PENSIÓN EN UMA

0

La mentira gana partidas,

pero la verdad gana el juego.

Sócrates.

Por: Manuel Olvera Sánchez

La historia del salario mínimo se remonta al año de 1935, año en el cual siendo Presidente de México, Abelardo Rodríguez, quien en un mensaje a la Nación a través de la radio informa sobre la importancia de implementar la modalidad del salario con la finalidad de que todos los trabajadores disfrutaran de un salario digno a través de la cual se satisfagan las necesidades más apremiantes como lo son la vivienda y alimentación.

El periodo en el cual el salario mínimo cumplió a cabalidad con su cometido fue en el año de 1970, año en el cual el poder adquisitivo fue de los más altos, la inflación se mantuvo bajo control, sin embargo, gobiernos populistas como los de José López Portillo hicieron perder lo ganado cerrando su sexenio con una pérdida del poder adquisitivo al presentar una pérdida del 11.57% comparado al inicio de su sexenio.

Hablar de la pérdida del poder adquisitivo del salario mínimo a través de las ultimas ocho administraciones federales nos revela en realidad lo desastrosa que ha sido manejada la economía en nuestro país, lo anterior debido a las políticas populistas implementadas por presidentes que descuidaron el tema del control de la inflación.

Otra de las razones por la cuales el salario mínimo perdió su poder adquisitivo invariablemente obedece a la nula visión por presidentes poco comprometidos con el pueblo, presidentes que olvidaron incrementar de manera gradual el salario mínimo con la finalidad de privilegiar el consumo interno, situación que pudieran lograr incrementando sus percepciones por trabajo realizado y no por dádivas, dádivas que solo fueron estrategias mediáticas con fines electoreros, pero con nulo crecimiento económico.

De nada sirve incrementar los salarios mínimos si la riqueza se reparte en un grupúsculo que han mantenido secuestrada la economía de nuestro país sin que los beneficios aterricen a quienes realmente lo necesitan, grupúsculo que ha endeudado a nuestro país, que si bien es cierto han existido incrementos en el salario mínimo se pierde de manera significativa al mantener de manera considerable los precios de las gasolinas.

En la semana fuimos testigos de una resolución por parte de los ministros integrantes de  la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en el sentido de que las pensiones otorgadas a trabajadores al servicio del Estado Mexicano deberán calcularse con base  a la Unidad de Medida y Actualización (UMA), lo cual invariablemente pasa a perjudicar a la clase trabajadora  ya que el valor de la UMA hoy en día es de $89.60 y el del salario mínimo en $141.70 por lo tanto al determinarse que deberán ser con base en UMA lastima de manera considerable los ingresos de los trabajadores.

Lo anterior fomenta que muchos trabajadores opten por continuar activos laboralmente hablando e impiden que se generen plazas laborales para los jóvenes egresados que vendrían a oxigenar la gran demanda de jóvenes entusiastas con vocación de servicio.

Los ministros integrantes de la SCJN actuaron sin conocer a cabalidad las grandes demandas que enfrenta la sociedad mexicana, máxime en las condiciones de salud que estamos viviendo, actuaron bajo posturas indolentes al aprobar un proyecto en el cual se perjudica a la clase trabajadora, pero es entendible su proceder ya que su visión es completamente ajena a la realidad, ellos cuentas con ingresos nada despreciables que ofenden al pueblo mexicano.

Los ministros de la corte procedieron de manera cruel, despiadados , infames, perversos y viles ante una clase trabajadora a la cual el poder judicial les está faltando al respeto; su compromiso de procurar condiciones favorables para el pueblo han sido traicionadas por este grupúsculo que pasaron a perjudicar de manera importante a la clase trabajadora.

La patética justicia selectiva ejercida por los innombrables ministros de la corte evidencia un total desconocimiento de las grandes necesidades que enfrenta hoy en día la sociedad Mexicana en la cual la brecha entre la pobreza y pobreza extrema ha crecido de manera considerable .

Hoy en día hemos sido testigos de un linchamiento por parte de los ministros de la SCJN , se unieron con el único objetivo de castigar la de por si lastimada económica del pueblo mexicano ante la pérdida del poder adquisitivo del salario mínimo, han traicionado a lo más valioso que tiene un país como lo es la clase trabajadora que dio su vida para el estado mexicano.

Si bien es cierto que a partir del año 2018 México está siendo gobernado por un gobierno de izquierda que ha prometido muchos cambios, acciones que tienden a darle algo a la sociedad, pero a cambio de nada, no debemos perder de vista que el común denominador de ellos es el paternalismo, un paternalismo protector que fomenta el conformismo; nuestro país requiere de un gobierno generador de riqueza para su pueblo y no para sus gobernantes.

La visión que tenías sobre mí, no la defraudare, eso me fortalece aún más, serás ese impulso para lograrlo.

[email protected]

Facebook: manuel Olvera sanchez

Twiter:@manolsa

Compartir