Pagué como aval y ahora cómo puedo recuperar mi dinero

0

Por: Ángel Durán Pérez

En ocasiones, las personas se encuentran en una situación incómoda cuando han actuado como aval en un préstamo y el deudor principal no cumple con su compromiso de pago y ya lo obligaron a que él pague.

Ante esta situación, es natural preguntarse: ¿Qué puedo hacer para recuperar mi dinero? En este artículo, exploraremos los pasos que puedes seguir para tener éxito y los derechos que tienes como avalista.

Lo primero que debes hacer es analizar la situación y buscar una estrategia adecuada para iniciar acciones tendentes a recuperar lo que pagaste.

 

Y es que esto ocurre cuando firmamos respondiendo compromiso de otros y no actuamos a conciencia o no prevemos problemas a futuro.

Pero si ya te encuentras en esta situación, es crucial que comprendas las condiciones económicas y la voluntad del deudor directo, ya que ahora él te debe a ti.

En un primer intento por resolver el problema, es recomendable hablar directamente con el deudor, haciéndolo ver que debe asumir su responsabilidad y que la falta de compromiso a sus obligaciones, ahora está ocasionando problemas económicos y personales que tienes como avalista; es ocasiones funciona y dependiendo de sus condiciones económicas, es muy común que llegue a un acuerdo de pago.

Y es que a veces, una conversación franca puede resolver el problema sin necesidad de recurrir a cuestiones legales.

Es importante que en esa plática que tengas, vayas preparado con una propuesta viable de pago y también que, en ese mismo momento si tienes éxito, firmen al acuerdo al que lleguen; por lo que, también es recomendable, que antes de esa reunión te asesores legalmente, no es muy recomendable que asistas con abogado, pues, en la práctica real, ese acompañamiento sin aviso previo, el deudor principal al no estar preparado con el suyo, puede generarle condiciones de desconfianza y pueda impedir una plática sincera.

Eso no significa que, en el momento de llegar a un convenio, y de proponerse la firma de un acuerdo, ambos pidan la asesoría y el apoyo de un abogado o abogada, para que las cosas queden conforme a lo hayan acordado y también para que responda cualquier duda que tengan los firmantes.

Si tus esfuerzos por recuperar tu dinero de manera amigable, no tienen éxito, es hora de considerar la asesoría legal.

La ley establece que, si como avalista has pagado la deuda, tienes el derecho de iniciar un juicio (mercantil ejecutivo en la vía de regreso).

En este supuesto, con los documentos que te entregó el acreedor, a quien le pagaste, puedes acudir en demanda ante un juez mercantil de primera instancia, reclamando el dinero que has cubierto como aval. También puedes pedir todas las prestaciones que se hayan derivado del pago que hiciste, cómo son: adeudo principal, intereses, honorarios, gastos de juicio, gastos de cobranza, todo lo que hayas cubierto, ahora tú se lo reclamarás a la persona que te pidió firmaras como su aval, y el juez emitirá una orden de cobro y si no te paga en el momento que le notifiquen la demanda, podrás embargarle vienes y con eso garantizar lo que te adeuda.

Sin embargo, también es común que, uno de los motivos por los cuales el deudor directo, no le pagó al acreedor, sea por dos razones: porque no cuenta con los recursos suficientes o porque simple y sencillamente, nunca tuvo la intención de pagar.

Ante esta circunstancia, es importante que el avalista haga una estrategia, pues dependiendo de la primera o la segunda; su forma de actuar, es diferente.

En el primer supuesto, es más sencillo, pues bastará entablar plática y llegar a una forma que se acomode ambas partes, la conciliación seguramente será favorable, pues el deudor directo no pudo enfrentar sus problemas financieros, por la falta de liquidez y seguramente su avalista está en las mejores condiciones de entender la causa de impago.

En el segundo supuesto, es más complejo y requiere de una estrategia especial; pues, seguramente el avalista ya se dio cuenta, que el deudor principal, no querrá pagar, y entonces aquí es donde resulta indispensable la asesoría legal y buscar la mejor forma de llegar a un acuerdo; por supuesto, que para evitar una falla en el cumplimiento de este nuevo pacto en caso de conseguirlo, es importante que haya de por medio una garantía de pago, incluso, acompañado de alguna otra persona que pueda incidir en él, para que cumpla.

Sin embargo, si el deudor principal no puede o no quisiera pagar y este fuera insolvente, es decir, si carece de bienes o recursos para cumplir con la deuda; aun así, se recomienda presentar la demanda a los tribunales y trabajar con un abogado o abogada, para encontrar estrategias que permitan recuperar tu dinero.

Director de Asesor Jurídico de Víctimas por la Violación a Derechos Humanos ASVI

[email protected]

312 31 71307

*Las opiniones expresadas en este texto de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles CN COLIMANOTICIAS.