Ocho Años de Prisión a los que Robaron Joyería en Conocido Centro Comercial

    0

    Como se recordará Fernando Horta Luna, dijo ante el representante social y luego ante el juzgador de la causa, que habían llegado a esta ciudad capital unos días antes de cometer el asalto a la joyería, esto con la finalidad de estudiar muy bien los tiempos y movimientos que cada uno de los miembros de la banda abrían de realizar para evitar ser detenidos por las autoridades.

    Señaló que su llegada a la entidad la hicieron en varios vehículos que previamente se habían robado en la ciudad de México, hospedándose en la casa de un amigo, donde se pusieron de acuerdo lo que realizaría cada quien una vez en el lugar de los hechos, por lo que a él le correspondió el sometimiento de los guardias de la plaza y para ello llevó consigo un par de esposas que adquirió en la capital delpaís..

    Manifestó que uno de sus cómplices al que según él le decían jefe de la banda (prófugo), que se omite su nombre por razones obvias, lo llevó hasta el segundo piso donde esta el cuarto de los controles de las cámaras, sentándose en una mesa que estaba cerca del mencionado lugar en compañía de otro de sus cómplices, para que en cuanto comenzaran a cerrar la joyería y a una seña ellos entrarían en acción.

    Dijo que a la señal entraron al cuarto de monitoreo y su cómplice con pistola en mano les ordenó a los jóvenes que dejaran de gravar mientras él se acercaba y les colocaba  las esposas.

    Añadió que de inmediato, de acuerdo a lo planeado  salió del centro comercial y se dirigió a donde habían dejado los vehículos y a los pocos minutos llegaron sus cómplices con bolsas de plástico en las manos  y se subieron a un automóvil Nissan ya que comenzaron a escuchar gritos que se detuvieran y de inmediato se dieron a la fuga y al cabo de algunas cuadras cambiaron de vehículo a un Platina mientras los demás abordaron la camioneta roja para dirigirse a la colonia de La Albarrada.

     Una vez ahí comenzaron a repartirse el botín haciendo esto uno de los cómplices quien le entregó una bolsa con algunas joyas, luego se regresó a la ciudad de México.
     
    Mariano Blancas dijo que  se conocieron en el Cereso de Saltillo, donde él y Fernando, purgaron una condena de 7 años por asalto bancario, acordando que una vez que estuvieran libres se llamarían para dedicarse a robar, como lo han venido haciendo en el último año y medio.

    Agregó que en una ocasión vinieron a Colima para ver que tipo de negocios había en esta ciudad para poder robar.

    Dijo que en esa visita lo acompañó  otro de sus cómplices visitando desde la primera ocasión el centro comercial Plaza Country donde se ubicó la joyería y después inspeccionar el lugar en más de tres ocasiones que regresaron acordando llevar a cabo el robo en noviembre.

    Explicó que el día de los hechos se reunieron en el Jardín Núñez donde ultimaron detalles, saliendo al centro comercial a las 19:30 horas, quedándose en  el lugar primeramente citado dos damas

    Manifestó que dos compañeros se encargaron del personal de seguridad que controlaba los monitores y cámaras; dos de sus compañeros someterían a los responsables de la joyería, otro estaría en la entrada vigilando, mientras que él en otra entrada lateral.

    Dijo que los dos cómplices  restantes a los cuales les tocó realizar el apoderamiento de las joyas iban armados uno con una pistola 22 y el otro con una pistola tipo escuadra 380, e igualmente llevaban varias bolsas color negro de las que se utilizan para la basura en la que echarían lo robado como así ocurrió, para luego dirigirse a la casa de Raúl donde se repartieron el botín pero luego se lo regresaron al jefe para que las vendiera en otro estado y les girara el dinero.

    Asimismo Mariano expresó que las alhajas que le correspondieron a él las vendió en la ciudad de México en 15 mil pesos, dinero que ya se gasto.
        
    El Gobierno del Estado a través de la Procuraduría General de Justicia, continuará  trabajando todos los días para lograr capturar a quienes en el pasado o presente han cometido hechos delictivos que vulneren los valores fundamentales de las sociedad en que vivimos, con ello damos muestra  de que en Colima, no habrá impunidad.

    Se hace un llamado a la población en general para que denuncie de manera anónima hechos delictivos a la PGJ a los teléfonos gratuitos; 01-800-581-1770 y al 01-800-506-8360.

    Compartir