Mueren 7 niños palestinos y 4 civiles israelíes en dos ataques

0

EL PAÍS

Gaza.- Siete niños palestinos y cuatro civiles israelíes han muerto este lunes en dos ataques. Una decena de palestinos —al menos siete menores— han perdido la vida y 40 han resultado heridos en una gran explosión en un jardín público situado al oeste del campo de refugiados de Shati, en el norte de Gaza, han informado fuentes médicas palestinas. Los palestinos culpan a Israel del ataque aéreo, mientras que Israel niega tener la responsabilidad y asegura que ha sido el lanzamiento fallido de un cohete por parte de Hamás el responsable de la explosión. Al mismo tiempo, otra explosión ha sacudido el hospital de Shifa, el principal de Gaza, sin causar víctimas, informa Reuters. Israel, que había acusado previamente a Hamás de ocultarse en dicho hospital, ha vuelto a situar el origen de la explosión en otro ataque fallido de Hamás.

Al menos cuatro civiles israelíes han fallecido en la región de Eshkol, cerca de la frontera, por un proyectil de mortero lanzado desde Gaza, y hay al menos cuatro más en estado grave, informa Carmen Rengel. Después del ataque, que ha sido reivindicado por Hamás, Israel ha advertido a los palestinos que viven cerca de la Ciudad de Gaza que evacúen sus casas. La advertencia afecta a los barrios de Shiyaiya, Zeitun y el este de Jabaliya. Esto pone fin a un periodo de calma relativa después de la festividad musulmana del Eid al Fitr. Por el momento, unos 1.050 palestinos han muerto en las tres semanas de ofensiva israelí, la mayoría civiles. Siete civiles y 43 soldados israelíes han perdido la vida.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha afirmado la tarde de este lunes en un discurso televisado que Israel está preparado para una operación prolongada en Gaza, con el ataque a los túneles como el primer y necesario paso para la desmilitarización de la Franja, informa el diario israelí Haaretz. «No hay guerra más justa que esta», ha indicado, antes de añadir que el de este lunes ha sido un día difícil. «Valentía y determinación son necesarias para combatir a un grupo terrorista que busca nuestra destrucción», ha indicado. «Tenemos que estar preparados para una ofensiva prolongada». El primer ministro ha señalado que cualquier solución a la crisis requeriría la desmilitarización de los territorios palestinos, algo que también ha reclamado este lunes John Kerry, secretario de Estado de EE UU, quien ha reclamado «el desarme de Hamás».

Netanyahu ha lamentado, también este lunes, en una conversación con el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, que el organismo no tenga en cuenta las necesidades de seguridad de Israel y que la declaración del Consejo de Seguridad en la que se reclama un “alto el fuego humanitario inmediato y sin condiciones” no mencione “los ataques contra la población civil israelí, así como el hecho de que Hamás use a los habitantes de Gaza como escudos humanos o las instalaciones de la ONU para atacar a civiles israelíes”.

El máximo órgano de decisión de Naciones Unidas, en una declaración acordada por todos sus miembros, ha llamado a las partes a trabajar para lograr un acuerdo que detenga la violencia de forma duradera basado en la propuesta de paz planteada por Egipto. Netanyahu ha trasladado a Ban que la petición de cese de las hostilidades responde a «las necesidades de un grupo terrorista asesino que ataca a civiles israelíes y no tiene respuestas para las necesidades de seguridad israelíes», según un comunicado de la oficina del jefe del Gobierno israelí.

En el terreno, las hostilidades en la franja de Gaza han amainado, según destacan varios medios y agencias de noticias. El diario israelí Yediot Aharonot informa este lunes de que las tropas desplegadas han recibido la orden de no llevar a cabo operaciones ofensivas, pero sí pueden defenderse cualquier ataque y seguir con la destrucción de los más de treinta túneles que Hamás ha construido en los últimos años entre Gaza e Israel. El movimiento islamista Hamás, que gobierna la franja desde 2007, aseguró el domingo que las milicias palestinas respetarán una tregua de 24 horas a partir de la una de la tarde de este lunes con motivo del arranque de la festividad de Eid al Fitr.

En una entrevista con la cadena estadounidense CBS, el líder de Hamás, Jaled Meshal, ha asegurado que su grupo está preparado para la coexistencia con «judíos, cristianos, árabes y no-árabes» pero descarta «coexistir con los ocupantes», informa Carmen Rengel.

El lunes por la mañana, un cohete palestino ha impactado en la ciudad israelí de Ashkelon, sin causar víctimas, y el Ejército israelí ha disparado hacia “el origen del lanzamiento” en Beit Lahia, en el norte de la franja, informa el Ejército. Salvo esta última excepción, no ha habido ningún ataque considerable desde las diez de la noche hora peninsular española del domingo, destaca France Presse.

El texto de las Naciones Unidas pide que se permita «el suministro inmediato de ayuda humanitaria a la población civil palestina», y llama a todas las partes a respetar la ley humanitaria internacional y a proteger a los civiles. Más de mil palestinos han muerto tras tres semanas del inicio de la operación israelí Margen Protector, mientras que el número de heridos supera los 6.200. Cerca del 80% de las víctimas son civiles, según datos facilitados por Naciones Unidas. Por otra parte, 43 soldados y dos civiles israelíes han fallecido, así como un civil de nacionalidad tailandesa. La muerte de todos los soldados israelíes se ha producido después de que Israel decidiera comenzar operaciones terrestres en la franja el 17 de julio.

La declaración subraya que «las instalaciones civiles y humanitarias, incluidas las de la ONU, deben ser respetadas y protegidas», después de que la semana pasada murieran 17 personas en el bombardeo de una escuela de Naciones Unidas en la localidad de Beit Janún, en el norte de Gaza. El Ejército israelí argumentó que sus investigaciones concluyeron que sus tropas participaron en combates con «milicianos de Hamás, que operaron en una zona adyacente a la escuela» y afirma que «un solo mortero errático cayó en el patio del colegio de la UNRWA [Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos], que estaba completamente vacío».

A más largo plazo, el Consejo de Seguridad llama a las partes a trabajar para lograr una «alto el fuego duradero y respetado totalmente, en base a la iniciativa egipcia», y recuerda la necesidad de lograr una solución basada en dos Estados.