Tronó Fernando Contra Humberto

    0

    A PROPÓSITO:

    FERNANDO MORENO PEÑA

    RESPUESTA A JORGE HUMBERTO SILVA OCHOA
    EL pasado martes 28 de septiembre, publicaste en el periódico de tu propiedad, en la columna Interés público, la cual es de tu autoría, acusaciones sin fundamento sobre mi persona, las cuales me veo obligado a refutar y aclararte.
    Publicaste lo siguiente: “POR LOS CAMINOS DEL SUR:
    “Muchos lectores nos han estado llamando para preguntar si acaso el licenciado Fernando Moreno Peña, flamante delegado del CEN del PRI en Guerrero, tiene temor de lo que algunos perredistas colimenses, militantes de este PRI o integrante de cualquiera de los grupos políticos que fueron golpeados por Moreno Peña durante su periodo de gobierno e incluso después, hagan llegar a la clase política guerrerense los testimonios y documentales que relacionan al exgobernador con escándalos de narcotráfico”.
    Sobre esto, te aclaro lo siguiente:
    1.- Nunca he estado relacionado con el narcotráfico. Los testimonios y documentales a que te refieres, en su mayoría, han sido publicados en tu periódico y jamás se ha aportado prueba alguna de que yo haya tenido o tenga alguna vinculación con el narcotráfico.
    2.- Sobre el narcotráfico, siempre, y públicamente me he manifestado contra esta actividad ilícita. Como rector y como gobernador existen pruebas de ello, y como columnista político las pruebas son más abundantes todavía.
    3.- Tú fuiste secretario general de Gobierno durante los últimos 3 años de mi administración. Lo más lógico y decente es que si tú hubieras tenido conocimiento de mi relación con el narcotráfico, no hubieras aceptado ser mi colaborador, y lo más lógico, también, es que existiera una denuncia ante las autoridades competentes, ligándome con el narcotráfico.
    4.- Por el contrario, cuando dos diputados federales de Acción Nacional me acusaron ante la PGR y esta dependencia federal, bajo gobierno panista, inició averiguación en mi contra, la propia PGR resolvió que nunca he estado relacionado con ninguna actividad ilícita de ninguna naturaleza, y menos de narcotráfico, como consta en los documentos que emitió la Subprocuraduría que investiga a la delincuencia organizada, la Siedo.
    5.- La propia PGR hizo una amplia investigación sobre mis cuentas bancarias e ingresos, así como de mis propiedades, y según consta en su resolución, que la he publicado ya en varias ocasiones, no se detectó ninguna irregularidad en mis ingresos y propiedades.
    6.- Tú, Jorge Humberto Silva Ochoa, fuiste nombrado por mí como asesor los 8 años en que fui rector de la Universidad, si hubieras sabido de alguna relación mía con el narcotráfico, lo más decente es que hubieras renunciado a salario y cargo como asesor.
    7.- Y si antes de ser rector de la universidad tú hubieras sabido de alguna relación mía con el narcotráfico, lo más correcto y decente es que hubieras evitado que yo te sucediera en el cargo como rector.
    8.- Así que ya ves, Jorge Humberto Silva Ochoa: ni antes de ser rector, ni durante los 8 años que estuve al frente de la UdeC, ni durante los 6 años que fui gobernador, has podido acreditar que sean ciertos los testimonios y documentales que dices me relacionan con escándalos de narcotráfico.
    9.- Una vez que concluí mi responsabilidad como gobernador, fui invitado a integrarme al Comité Ejecutivo Nacional del PRI, donde he sido delegado en varios estados del país y, a la vez, he formado parte de tres Comités Ejecutivos Nacionales: con Roberto Madrazo, con Mariano Palacios y con Beatriz Paredes Rangel. Si, como tú afirmas, tuviera yo alguna relación con el narcotráfico, no habría sido incorporado y permanecido tantos años como miembro del Comité Nacional del PRI.
    En el año 2009, como coordinador de giras de Beatriz Paredes Rangel, durante la campaña federal le acompañé a casi todos los estados de la República, y en este año coordiné las elecciones para gobernador en Veracruz y Tlaxcala, en mi carácter de secretario regional, y fui delegado del PRI en el estado de Durango, para seleccionar a nuestro candidato a gobernador. En las tres elecciones el PRI resultó ganador.
    Y el pasado 15 de septiembre, la propia lideresa del PRI, Beatriz Paredes Rangel, me dio posesión como delegado en el estado de Guerrero. Si tuviera yo alguna relación con el narcotráfico, lo anterior no habría sido posible.
    10.- Como columnista escribo sobre el narcotráfico y sobre la ola de violencia que ha generado en el país. Analizo esa realidad y critico permanentemente la estrategia fallida del presidente Calderón, así como he destacado el incremento inusitado de la violencia en Colima.
    Que te quede claro, Jorge Humberto Silva Ochoa: sobre ese tema no tengo cola que me pisen y sí la suficiente experiencia política para abordarlo y además, algo que tú no tienes: autoridad moral y el valor de hacerlo.
    Por eso prefieres tratar de enlodarme haciendo afirmaciones falsas y sin fundamento, para desviar la atención y evitar hacer cualquier crítica al crecimiento del narcotráfico en Colima y la razón es obvia: en el sexenio que concluyó fuiste beneficiario del endeudamiento y funcionario importante de una administración gubernamental en la que se iniciaron en Colima los decapitados, levantados y el aumento de secuestros y ejecutados.
    Ésa fue la herencia que dejaron los integrantes de la administración pasada y ahí estabas tú como funcionario de primer nivel. Eso sí es objetivo y cierto.
    En la segunda parte de tu perverso comentario afirmas lo siguiente:
    “Lo paradójico de esta historia es que, en la etapa preelectoral y después en la electoral que acabamos de vivir en Colima, Moreno Peña calificaba de narcoperiodistas a quienes se oponían a su propósito de recuperar el poder, para instituir ese cacicazgo que él tanto ha anhelado.
    “Y miren cómo es la vida, quien resultó defensor de gente relacionada con la siembra de droga en maceta, fue él. Los narcoperiodistas no fueron entonces quienes simpatizaban con Mario Anguiano, sino el mismísimo acusador.
    “Aquí se cumplió el dicho: ‘Cae más pronto un hablador que un chaparrito’’, (Correo de Manzanillo, 28/09/2010).
    Sobre lo anterior, Jorge Humberto Silva Ochoa, te preciso lo siguiente:
    1.- Sostengo el calificativo de narcoperiodistas a quienes desde los medios de comunicación han defendido y justificado el narcotráfico.
    2.- Yo no he defendido a nadie que haya sembrado drogas. Está publicado, de manera muy clara, mi señalamiento de que, ante la siembra de dos plantas de marihuana, la Procuraduría hubiera armado una conferencia de prensa y sobredimensionado ese hecho, frente a un acto sangriento con saldo de cinco muertos y tres heridos en un negocio de venta de autos usados en Villa de Álvarez, y en la que no hubo conferencia de prensa por parte de la Procuraduría.
    Además, señalé que ante más de cien muertos y heridos en los últimos 4 meses, todos los hechos de sangre se han minimizado, con el argumento ya trillado de que los delincuentes son de fuera, o de que todas las víctimas lo son por ser delincuentes, etcétera.
    3.- Sobre referir lo que escribí en la etapa preelectoral, escrito está y no voy a caer en tu juego perverso de reeditarlo, pero repito: escrito está.
    Pregunto a René González si en su estrategia de comunicación está acordado que se reviva ese tema.
    Pregunto a Jorge Humberto Silva Ochoa: ¿quieres discutir este tema por cuenta propia o por consigna?

    A PROPÓSITO…
    Sobre el tema de la universidad y sus finanzas más vale, Jorge Humberto Silva Ochoa, que seas prudente en el manejo del tema.
    Cuando yo fui rector, adquirí para la Universidad de Colima la Hacienda del Cóbano, adquirí para la universidad la Hacienda de Nogueras y adquirí, también para la universidad, en compra al ayuntamiento de Colima, cinco hectáreas de terreno aledaño al campus Colima, y logré que el gobierno del estado escriturara a la Universidad de Colima el edificio de lo que es hoy el Museo de Historia, donde antes fue el Hotel Casino.
    Adquirí para la universidad cinco propiedades para construir el Complejo Cultural donde está la Pinacoteca Universitaria, ubicada en el centro de la ciudad. El costo de dichas propiedades fue de un millón de dólares.
    El Museo de Historia, la Hacienda de Nogueras y su Museo “Rangel Hidalgo”, así como las instalaciones de la Pinacoteca, son patrimonio de la Universidad de Colima y un orgullo cultural de Colima.
    Carlos Salazar Silva adquirió para la universidad una propiedad contigua a la Pinacoteca. Esa propiedad es patrimonio de la Universidad de Colima.
    Miguel Aguayo, como rector, adquirió una propiedad para la Universidad de Colima.
    Tú, Jorge Humberto Silva Ochoa, durante tus 10 años de rector, no compraste para la universidad ninguna propiedad. Compraste el Ecos de la Costa, pero no para la universidad, sino para ti.
    Así que si quieres que discutamos sobre las finanzas de la universidad, me parece buen tema. Cuando gustes.

    http://www.diariodecolima.com/newpage/antercola.php?c=7359

    Compartir