MONSIVÁIS, AUTOR DIFÍCIL DE TRADUCIR: JEAN FRANCO

    0

    La ensayista y crítica literaria británica residente en Estados Unidos, quien es parte del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Columbia, en Nueva York, habló la víspera sobre Monsiváis, quien fuera su gran amigo.

    Al tomar parte en mesa “Monsiváis y sus amigos”, en el marco de la décima segunda Feria Internacional del libro en el Zócalo (FIL-Z), la especialista Franco aseguró que Monsiváis “renovó la crónica al conjugar en ella la divulgación y la diversión”.

    Jean: Monsiváis no es muy conocido fuera de México porque es casi imposible traducirlo. Existen algunas traducciones al inglés que son buenas, pero el grado de dificultad de traducción es insuperable por el uso genial de su lenguaje.

    “El juego de palabras que obviamente no se puede traducir a otras lenguas, el enorme ingenio de Carlos Monsiváis, la forma en que supo conjugar todos los verbos”, dijo, hacen de su obra un legado prácticamente sólo para el español.

    Agregó que lo echa mucho de menos, porque para ella, además de un amigo, era algo así como un “Barómetro de México”. “No hacía falta leer diarios ni escuchar a los eruditos. Bastaba oírlo a él, porque él lo sabía todo, de todo”.

    La crítica recordó que conoció a Carlos Monsiváis en 1968, cuando era la voz de la radio universitaria. “Nos hicimos amigos tras los acontecimientos de octubre de ese año y años después fue invitado a Inglaterra, conmigo”.

    Explicó que Monsiváis se pasó casi todo el año en Londres, donde asistió en numerosísimas ocasiones al cine. “Daban programas que iniciaban a la media noche y terminaban a las seis de la mañana y él los veía todos sin pestañear”.

    Desayunaba a las siete de la mañana después de haber visto las películas de Rita Hayworth, una de las actrices más emblemáticas de la época dorada del cine estadunidense y a quien el intelectual mexicano admiraba sobremanera.

    “Al mismo tiempo, por allá estaba una importante cantidad de mexicanos de gran valía, como Sergio Pitol y otros más, pertenecientes al grupo de artistas que desde entonces ya despuntaban para ser lo que a la postre son: Grandes”.

    A la mesa de trabajo que tuvo lugar con la presencia de un puñado de escuchas en el Museo del Estanquillo, asistió también Rafael Barajas “El Fisgón”, quien narró datos anecdóticos y algunas vivencias que tuvo con Carlos Monsiváis.

    Fuente: MILENIO

     

    Compartir