MIL MILLONES DE DÓLARES: LA PARTIDA SECRETA DEL GOBIERNO MEXICANO

    0

     

    Tras el escudo del secreto de Estado, el gobierno de Felipe Calderón ha destinado a lo largo del sexenio hasta 12 mil millones de pesos para financiar “gastos confidenciales” en el combate al crimen organizado, dinero que habría sido empleado en distintos rubros clasificados, desde pagar operaciones encubiertas y rentar casas de seguridad, hasta preparar operativos sorpresa para capturar a capos del narcotráfico.

    Una investigación de MILENIO en torno a algunos de los programas más sensibles del gobierno mexicano revela que la administración calderonista ha echado mano de una partida presupuestal poco conocida, reservada por ley para “gastos de seguridad pública y nacional”, para complementar con dinero duro las partes más reservadas de su estrategia antidelincuencia.

    Se le conoce como la partida 33701 y opera bajo la más estricta reserva del Estado Mexicano. Su uso es tan confidencial que, por ley, sólo algunos secretarios, el procurador General de la República y el titular del CISEN tienen autorización para activarla. Y sólo ellos saben a qué exactamente ha sido destinada.

    Pero si bien es secreta, su uso ha sido extenso y millonario: 9 dependencias del gobierno federal, incluidas las Fuerzas Armadas y los servicios de inteligencia, se han visto beneficiadas con acceso a cientos de millones de pesos provenientes de la partida, que pueden ser empleados para financiar una amplia gama de acciones, según se desprende de informes de la Auditoría Superior de la Federación, el Diario Oficial de la Federación y reglamentos internos gubernamentales. En realidad, es un gasto que queda a la libre interpretación de cada dependencia.

    Según distintos registros, para la Policía Federal y la Secretaría de Seguridad Pública la partida 33701 cubre los gastos en operaciones encubiertas y con usuarios simulados, además de financiar el costo de infiltrar agentes en redes criminales. Para la Presidencia de la República, conlleva la adquisición de equipo de seguridad adicional para la protección del presidente Felipe Calderón. En cambio, la PGR la emplea para el pago de recompensas por información que lleve a la captura de delincuentes y el mantenimiento de su programa de testigos protegidos.

    Aun así, en otras áreas es aún más secreta. No existen registros públicos de cómo los recursos de la partida 33701 son empleados por el CISEN, la Marina y el Ejército, por ejemplo.

    ***

    Luego de la intervención del pleno del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública Gubernamental y Protección a Datos Personales, MILENIO obtuvo vía la Ley Federal de Transparencia los únicos datos que existen públicamente en torno a la partida: una relación actualizada de los gastos que han sido asignados bajo su auspicio.

    La descripción oficial de la Secretaría de Hacienda sobre la partida da una idea general de su uso y de cómo puede ser empleada en la contratación. Sus recursos, establece el Clasificador por Objeto de Gasto Gubernamental, “serán destinados a la realización de programas, investigaciones, acciones y actividades en materia de seguridad pública y nacional (…) cuya realización implique riesgo, urgencia y confidencialidad extrema. Incluye los recursos para la contratación temporal de personas y la adquisición de materiales y servicios necesarios para tales efectos”.

    La cifra del gasto ejercido dentro de esta partida es mayúscula. Tanto como difícil es definir en qué se invierten sus recursos por obvias razones: un cálculo realizado por este diario detalla que el monto asignado a erogaciones confidenciales desde 2006 es casi once veces el presupuesto de la Presidencia de la República (mil 700 millones) o dos veces más que el programa Oportunidades (5 mil millones de pesos).

    Algunas cifras adicionales evidencian el tamaño de los gastos de seguridad nacional de la actual administración. Superan al presupuesto asignado en 2010 a dependencias enteras como la PGR (11 mil millones de pesos), Energía (3 mil millones de pesos), Turismo (3 mil 953 millones de pesos), Reforma Agraria (5 mil millones de pesos), Función Pública (mil 284 millones de pesos) y hasta el presupuesto global de la Cámara de Diputados y el Senado, con cuatro mil 753 millones y tres mil millones de pesos, respectivamente.

    ***

    De la información obtenida vía la Ley de Transparencia se desprende que una de las agencias más beneficiadas con fondos confidenciales ha sido la Policía Federal, que incluso trató en un principio de clasificar por seis años toda la información relativa a cuánto le ha sido presupuestado como parte de la partida 33701.

    En sus argumentos en contra de la solicitud de información 0413100034811 presentada por este diario, la Policía Federal advirtió que dar a conocer la cifra de lo recibido y gastado en la partida 33701 pondría en riesgo la seguridad nacional, al revelar el estado de fuerza de la agrupación y dar una idea general al crimen organizado sobre cómo defenderse de sus operativos.

    En su negativa la PF dio algunos detalles adicionales de lo que se hace con gasto a la partida más secreta del gobierno: “El presupuesto ejercido en Gastos de Seguridad Pública y Nacional es utilizado para atender los requerimientos de los diversos operativos confidenciales (…) a través de operaciones encubiertas, trabajo de inteligencia, intercambio de información con otras instituciones de Seguridad Nacional y corporaciones policiales del ámbito estatal y municipal”.

    Conocidas comúnmente como “operaciones negras”, en la PF este tipo de actividades están a cargo de la Coordinación de Operaciones Encubiertas, un área que de acuerdo a su reglamento interno puede trabajar con “usuarios simulados” y obtener información por vías diversas, como la infiltración de agentes encubiertos en estructuras criminales. Es decir, de la partida se pagan los salarios de un número altamente secreto de hombres y mujeres que han logrado infiltrar a las redes criminales del país.

    MILENIO recurrió la decisión de la Policía Federal ante el pleno del IFAI, al considerar que una cifra global no tendría por qué poner en riesgo la seguridad de las operaciones encubiertas en curso. Tras tres meses de deliberación, los comisionados del instituto ratificaron de forma unánime ese punto de vista y ordenaron a la PF revelar el monto de lo recibido.

    En consecuencia, la Policía Federal desclasificó la información y reveló que desde el 2006 se han transferido a sus operaciones confidenciales más de 5 mil 300 millones pesos, equivalente a casi 400 millones de dólares al tipo de cambio actual.

    En una solicitud por separado, la Secretaría de Seguridad Pública informó –sin hacer uso del recurso de clasificación—que ha recibido también fuertes transferencias de fondos confidenciales: alcanzan los 5 mil 859 millones de pesos, o 438 millones de dólares.

    De manera pública, la PF sólo ha informado de dos operaciones encubiertas que han sido sufragadas con cargo a la partida confidencial. Una de ellas, con nombre clave “Colmena”, permitió en marzo pasado la captura de Víctor Manuel Félix, compadre de Joaquín el Chapo Guzmán y cabeza de una célula dedicada al tráfico de drogas entre Sudamérica y México.

    En 2010, otra operación encubierta –mediante la cual se crearon cuentas bancarias ficticias—llevó a la caída de Javier López Medina, lugarteniente de la Familia Michoacana.

    RECUADRO

    Recursos asignados por dependencia dentro de la partida 33701 a lo largo del sexenio:

    *Secretaría de Gobernación: 642 millones 280 mil pesos

    *Secretaría de la Defensa Nacional: 57 millones 608 mil pesos

    *Secretaría de Marina: 29 millones 505 mil pesos

    *Presidencia de la República: 11 millones 941 mil pesos

    *CISEN: 563 millones 984 mil pesos

    *SAT: 30 millones 819 mil pesos

    *SSP: 5 mil 859 millones de pesos

    *Policía Federal: 4 mil 294 millones 173 mil pesos

    *INM: 119 millones 948 mil pesos

    fuente: http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/3f5ce2ec6a51f065551801c200a64f15

    Compartir