México se pinta de negro

0

Diario de un Centenials.

Por: Consuelo Araujo.

México, desafortunadamente, es uno de los países que a lo largo de los años ha incrementado en gran medida en casos de violencia contra la mujer. Este tipo de violencia proviene principalmente del sexo opuesto, ya sea  de manera física, sexual, económica, verbal o emocional; la cual es manifestada en diversos lugares o momentos circunstanciales como dentro del hogar, en el ámbito laboral, transporte público, calles, escuelas, gimnasios, bares, clubes, etc. En conjunto, nos refleja una de las grandes problemáticas que envuelven al pueblo mexicano y que pintan de negro a nuestro país: el machismo.

La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (2016) define el machismo como el conjunto de actitudes y comportamientos que violentan injustamente la dignidad de la mujer en comparación con el varón. Este concepto se ha convertido en un estereotipo para el género masculino, es decir, un modelo que han empleado para dirigir sus acciones y pensamientos en contra de la mujer. Es común escuchar frases machistas, en la vida cotidiana, como “tenías que ser mujer”, “los hombres son más racionales y las mujeres más emocionales”, “los hombres son más fuertes”, etc., las cuáles hacen sentir inferior al género femenino.

Según datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh) 2016, realizada por el INEGI, en el paísdos de cada tres mujeres residentes en México —concretamente 66.1%—, han sido víctimas de algún tipo de violencia o discriminación. No me extrañaría que en este año, dadas las circunstancias que vivimos por la pandemia de COVID-19, aumenten las cifras de violencia doméstica, ya que por el hecho de estar en casa y mantenernos en estado de estrés por la enfermedad, la pérdida de ingresos y el menor acceso a servicios; produzcan efectos negativos en las mujeres y muchas de ellas se vean involucradas en el aumento de cifras por maltrato y feminicidios.

Por ello, me gustaría que hoy, tu que me estás leyendo mi querido lector. Te invito, a que actuemos de manera colaborativa, para que este tipo de acciones desaparezcan a nivel nacional. Creo que un factor importante, para que se genere un cambio, más que una ley que defienda a la mujer, es la práctica de los valores y sobre todo del respeto (el cual se ha ido perdiendo).  Como joven y sobre todo como mujer, me preocupa el tener que vivir con miedo de salir a la calle y ser intimidada por miradas perversas, comentarios hirientes o la inseguridad, de si vuelves o no, asalvo a tu hogar. 

Es momento que entre hombres y mujeres la convivencia sea de manera sana, para que futuras generaciones no tengan que sufrir dichos abusos. México hoy se pinta de negro por dichas problemáticas y por todo lo que se vive. Tengo fe que en un futuro nuestro país se pintará de paz y esperanza.

Compartir