LO APROBADO Y LO RECHAZADO DE LA REFORMA POLÍTICA EN COMISIONES

    0

    Justamente el tema de la reelección fue uno de los puntos del pre dictamen de Reforma Política que la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados no aprobó. ¿Los “culpables”? El PRI, el PVEM y la diputada perredista Dina Herrera, quien anteriormente se había pronunciado a favor de esta reforma y después cambió de opinión.

    De los 11 puntos que conforman el pre dictamen de Reforma Política –el cual fue enviado por el Senado-, sólo se aprobaron ocho. Es decir, los diputados, además de rechazar el tema de la reelección legislativa, también se negaron a aprobar el veto del presidente al Presupuesto de Egresos de la Federación y la reconducción presupuestal.

    Para Alberto Serdán, la reelección legislativa es importante porque “es un arma que tienen los ciudadanos para poder premiar, pero sobre todo, castigar a los legisladores”, es decir, es una especie de instrumento que “permite evaluar el desempeño de los diputados”. Un candidato a diputado llega a un distrito, promete que realizará ciertas acciones, después gana la elección y al terminar su periodo de tres años se va. Ya no regresa. Sin embargo, vendrá otro diputado que volverá a prometer, a ganar la elección, a irse de su distrito, y así sucesivamente.

    ¿Qué hicieron los diputados, qué NO hicieron? “Con la reelección podríamos saber qué es lo que hicieron y, sobre todo, qué es lo que hicieron mal, de eso se ocuparía la oposición, que como no querrá que se reelija el diputado en turno, va a revelar qué es lo que hizo mal”, explica Serdán. Sin embargo, para el politólogo el balconeo de los diputados no es el único punto a favor que tiene la reelección. Otro es que el 30% de los diputados ya tiene experiencia legislativa previa, entonces “lo que ya aprendieron en tres años, lo van a poder aplicar en sus siguientes tres años”.

    Serdán acusa que hoy, los aspirantes a diputados tienen que quedar bien con las dirigencias partidistas para poder ser elegidos. Si en México existiera la reelección legislativa, explica el politólogo, los candidatos dirían algo así: “Aunque la dirigencia no quiere que yo sea candidato, mi gente, mi distrito, sí quiere, o dicen, voy a trabajar para que mi distrito me reelija”.

    Si esto sucediera, las dirigencias partidistas perderían el total control sobre sus diputados, “y justo por eso el PRI aprobó la no reelección legislativa en 1973, porque eso le permitía que el Presidente de la República tuviera el control sobre todas las candidaturas (…) Fue un tema del PRI para mantener el control de todos los liderazgos locales”, explica Serdán. Aunque el PRI dijo “no” a este apartado, se comprometió a impulsar que sea el primer punto que se someta a una consulta popular –que sí fue aprobada- y aseguró que respaldará la decisión de la ciudadanía.

     

    Compartir