Colimenses Protestan Contra la Inseguridad

    0

    REACCIONES CONTRA LA INSEGURIDAD EN COLIMA

    Condena PRI Ejecución de Mando Policial de Manzanillo.- Al referirse a la ejecución del director operativo de seguridad pública del Ayuntamiento de Manzanillo, José Ángel Ceballos Macías, el dirigente estatal del PRI Martín Flores Castañeda, sostuvo que su partido condena estos actos generados por la delincuencia organizada, y expresa sus más sentidas condolencias a la viuda, hijos y demás familiares del servidor público que perdiera la vida en el cumplimiento de su deber.

    Indicó que este hecho no debe doblegar a las autoridades en su lucha permanente contra la delincuencia organizada, “sino que debe motivar y fortalecer la unidad de todos para trabajar por una mejor seguridad”.

    Martín Flores agregó que este tipo de acontecimientos “son el resultado de una estrategia fallida que el gobierno federal ha implementado a partir de que se le declara la guerra al crimen organizado”.

    Gobierno dejó crecer inseguridad: Naranjo
    Luego de los últimos hechos delictivos que han ocurrido en la entidad, el presidente del Comité de Derechos Humanos no Gubernamental, Efraín Naranjo Cortés, aseguró que el gobierno ha dejado crecer la inseguridad en Colima, “ha seguido siendo incapaz el estado, como municipio, entidad y federación, y es obvio que la violencia ha rebasado la seguridad estatal y nos ha puesto en peligro a la ciudadanía”.

    En entrevista que destaca hoy el diario Ecos de la Costa, aseguró que mientras no se hagan acciones de inteligencia con resultados positivos, incrementándolo con nuevas tácticas, estrategias, sistemas de comparación, cruzamiento de datos y llegando al meollo del asunto en toda esta madeja, “obviamente que el estado mismo nos pone en peligro a nosotros como sociedad”.

    Naranjo Cortés señaló que, “me parece que si se siguen dando estos hechos delictivos, queda claro que lo que va a funcionar es la prevención y si se sigue dando y han incrementado la estrategia para evitar que se den este tipo de hechos, ¿por qué siguen sucediendo? y no podemos decir que ha triunfado o que ha sido exitosa esta estrategia, porque sigue habiendo hechos de violencia”.

    CRONICA DE UN COLIMA SECUSTRADO
    Miguel Ángel Sánchez Romero

    El pasado fin de semana, Laura Ramírez Madujano se sumó a una larga lista de misteriosas desapariciones e intentos de presumibles secuestros que se han venido perpetrando en contra de funcionarios públicos, empresarios y ciudadanos colimenses; los cuales, han sido víctimas directas de la ola de violencia que en últimas fechas ha invadido nuestra entidad, desafortunadamente, la información oficial dada a conocer por el procurador del Estado, Arturo Díaz Rivera, minimiza los hechos delictivos que se han registrado desde hace ya varios meses; sin embargo, y pese a todo lo que pueda argumentar, la violencia lo ha superado. Los crímenes, las ejecuciones y los enfrentamientos cada vez alarman más a los ciudadanos.

     

    Las personas que últimamente han sido víctimas de intentos de secuestro o secuestradas, en gran número son mujeres que han sido sorprendidas por sus captores al abordar sus vehículos o en sus inmediaciones, donde con lujo de violencia son privadas de su libertad, afortunadamente, para algunas de ellas, gracias a su pericia han logrado evadir a los delincuentes, sin importar poner en riesgo su vida; sin embargo, para otras como Laura Ramírez, que no han corrido con la misma fortuna, ahora se encuentran desaparecidas. Lamentablemente, el secuestro en la entidad cada día toma mayores dimensiones, lo que definitivamente ha alterado la paz y la tranquilidad de la que gozaba Colima en otros tiempos, quizá el procurador no se ha dado cuenta, pero ya nadie se siente tranquilo ni dentro ni fuera de su hogar. La violencia ha trastocado todos los estratos sociales convirtiéndolos en víctimas o victimarios. Los secuestros, las ejecuciones, los robos, las violaciones y el narcomenudeo no son más que una radiografía de las ineficientes políticas públicas que se han implementado a nivel estatal y federal y que más que combatir a la delincuencia la han reproducido a dimensiones incontrolables.

    En Colima, la violencia ha superado a los cuerpos de seguridad pública. La radicalización de la ley y las medidas tomadas por las autoridades locales en nada han disminuido la delincuencia y prueba de ello es la violenta desaparición de Laura Ramírez Madujano, de la que sólo se encontró su automóvil totalmente calcinado en un paraje de la carretera Comala-San Antonio. Este hecho, sin duda pone en tela de juicio la teoría del procurador de que los anteriores intentos de secuestro sólo se habían tratado de un presunto robo del vehículo a las víctimas y no de un secuestro.

    La sociedad está cansada de mentiras y falsas esperanzas, por lo que exige se le hable con la verdad, es momento de que los responsables de brindar la seguridad pública a los ciudadanos den los resultados esperados y restituyan la paz y la tranquilidad que Colima y sus habitantes se merecen y si no pueden que renuncien, porque no queremos que la seguridad se convierta en un artículo de lujo o que la gente se haga justicia por su propia cuenta. No queremos que nuestro estado se convierta en otro Chihuahua o Tamaulipas, donde la delincuencia de un solo tiro eliminó la paz y la tranquilidad de los ciudadanos. (Ecos de la Costa)

    [email protected]

    Compartir