La Desigualdad Imperante, Germen de la Revolución: Guerra

    0

     

    Continuamos con esta serie de entrevistas, “Pensar la historia”, que es un esfuerzo para convocar a la sociedad a la meditación profunda sobre esa epopeya gigantesca que construyó el pueblo de México; invitar al pueblo a  la reflexión más que a los fastos y el falso oropel, y juegos pirotécnicos, al estilo deslavado de Hollywood  que nos propone la ultraderecha.  Continuamos con la segunda parte de la entrevista con Noé Guerra.

    LA DESIGUALDAD EN MÉXICO, PEOR QUE EN EL PORFIRIATO

    EC. Porfirio Díaz se eterniza en el poder, impide los mecanismos de sucesión, impide la rotación de las élites y eso genera inconformidad, además de cuestiones económicas, entonces, estalla la revolución ¿cuál es tu opinión?

    NGP. Obviamente, la enorme desigualdad imperante que no es muy diferente al México de hoy, en aquella época eran 100 las familias que tenían la mayor parte de la riqueza de los mexicanos, en este momento son 30 y tenemos al hombre más rico del mundo como mexicano, una iniciativa privada a la que se le ha permitido todo, esos excesos, hay un quinto poder que lo representan las televisoras y esos monopolios de la información, que nos dan una información viciada, adulterada, modificada, en la que nos imponen como ver, cómo analizar y reflexionar la vida, que nos presentan a un México que no se ve en la realidad, en ese entonces la iglesia jugaba este mismo rol, cuando Porfirio Díaz llega al poder después de la muerte de Benito Juárez, este se alía por cuestiones muy personales con la iglesia católica, va a morir Delfina pide la intervención del obispo de Puebla, Antonio Pelayo Labastida, y Labastida le condiciona, le dice: “¿como le voy a dar la extremaunción si no está bautizada?”, “si no están casados, viven en pecado”, y con ese temor -que aún lo vemos en la mayoría de los mexicanos- Porfirio Díaz dobla las manos llevándose a la Constitución de 1857 entre los pies, la desconoce, es letra muerta, en reciprocidad, el clero lo protege desde el púlpito y lo pone “como el gran padre de todos los mexicanos”, luego de gobernar a un país con enormes diferencias sociales, que tenía que tener un estallido, un país en que el gobierno de Díaz había metido un esquema de progreso, la electricidad, el teléfono, los ferrocarriles, si tenía un alto grado de marginación a amplios sectores sociales, y hablamos de los obreros con sus horarios inhumanos, de campesinos asalariados que llegaba el sábado nomás para pagar a las tiendas de raya, los campesinos en que las cosechas ya estaban comprometidas y que ya no tenían ninguna garantía, que estaban vendidos con familias hasta la tercera generación, era  difícil sostener una propuesta de cambio, y no podría ser otra persona que no fuera Madero que también tenía el capital para poderlo hacer, los Madero no solo eran dueños de Coahuila sino de gran parte del norte de lo que es hoy  la república mexicana.

    PLUTARCO ELÍAS CALLES, EL GRAN ESTADISTA

    EC.  Madero, tuvo a su favor la visión de la democracia, pero considero que los estadistas  son  Carranza y Plutarco Elías Calles que consolidan al Estado mexicano.

    NGP. Yo, más que Carranza me quedo con Elías Calles,¿ por qué no Carranza?, lo que sería Madero en su momento y lo que buscó Carranza después, porque traicionó sus propuestas originales, pues era, perpetuarse en el poder, hacer un Estado mexicano a modo de  ellos, con el esquema porfirista todavía,- finalmente Carranza fue gobierno con Porfirio Díaz-, si bien la historia le es favorable en esa decisión que tomó de rebelarse contra Huerta en razón del asesinato de Madero-, que fue un asesinato injusto, fue un  magnicidio porque coartaron no solamente el ideario de un hombre, sino la vida de muchas generaciones que, iban a seguir los pasos de Madero.

    OBREGÓN REPLANTEA LA SEPARACIÓN IGLESIA- ESTADO

    EC. Tú te quedas como estadista con  Elías Calles, a Álvaro Obregón lo omites totalmente?

    NGP. No fíjate, Álvaro Obregón fundamenta o replantea la separación de la iglesia y Estado cada uno con sus límites, viene Calles y fortalece esa condición a tal grado que es acusado de “Demonio”, pero Calles tiene la gran visión de  Estado y de generar las instituciones que hoy permiten la pertinencia del Estado mexicano.

    EC. Calles es importante también porque les vendió la gran idea fundadora a las élites revolucionarias, de que el poder se podría disputar de forma pacífica…

    NGP. Definitivo, Amador, sentar en la mesa a los actores, a los grandes caciques regionales y a los generales, que sentían con derecho a suceder les dice no: “podemos dialogar, y podemos ir alternándonos en el mando para llevar una corriente que fortalezca a instituciones más que a hombres”, con  él se empieza a generar el esquema de eliminación de los caudillos, que viene finalmente, a fructificar con Lázaro Cárdenas, ahí veo que Lázaro Cárdenas es el gran consumador de la revolución mexicana.

    CÁRDENAS FUNDA EL IPN Y LA UNIVERSIDAD DE COLIMA

    EC. Cárdenas,  crea el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Popular de Colima, y tiene esa visión de estadista,  elimina a  Elías Calles pero no mandándolo asesinar, lo elimina con el destierro, que es una forma civilizada de procesar el poder…

    NGP. Bueno, después de Cárdenas, se abre una tercera opción porque antes era “entierro” o “encierro” y con  Cárdenas se suma el ”destierro” que finalmente es lo más civilizado, en este momento con los antagónicos al poder que representa al presidente de la república se van de embajadores, que es una forma de destierro finalmente, o esas voces incómodas que de pronto tienen  cierto peso, pues se van al destierro o bien son sumados a la corte que son los secretarios de estado, como ministros.

    EXCESOS DE LA DERECHA, DESDE QUE LLEGARON AL PODER CON  DE LA MADRID

    EC. En tu opinión ya el gran consumador de la revolución mexicana es Lázaro Cárdenas.

    NGP. Yo, de alguna manera lamento los excesos de la derecha, y lamento los excesos de los  neoliberales desde que Miguel de la Madrid llegó al poder se asentaron ahí y no lo han dejado, ya sea presidentes emanados del  PRI o del PAN; es la misma política económica que deriva de los grandes grupos sociales y la concentración ofensivamente abrumadora del ingreso nacional en muy pocas manos, creo que tenemos que replantearnos como país como nación, vernos como un todo que somos y que cada quien desde su perspectiva puede generar producción,  capital y la riqueza pueda distribuirse de mejor manera; a mi me preocupa mucho la sucesión que se vaya a dar en el 2012, en razón de que todo apunta a que la tecnocracia de los neoliberales va a continuar ahí con esta oligarquía que nada más han heredado el poder, sin importar partidos políticos, el gran anhelo de cambio, que en su momento pudo ser representado Vicente Fox Quezada lo vemos  destripado en este momento, lamentablemente hay un desencanto, una frustración de que pudo haberse dado, otro hubiera sido el resultado final que pudiera haber concretado las aspiraciones de gente como un Cuauhtémoc Cárdenas que lo hemos visto consecuente, congruente, o de un Andrés Manuel López Obrador que sigue con esa bandera social, integradora de una sociedad dispersa apabullada por las políticas neoliberales.

    NO HAY MUCHO QUE CELEBRAR

    EC. A 200 años de la independencia y a 100 años de la revolución viendo la inequidad, injusticia social, tanta concentración del ingreso, pareciera, honradamente que no hay mucho que celebrar?

    NGP. Coincido plenamente contigo, en razón que efectivamente no hay mucho que celebrar, solamente te voy a dar un dato, a 200 años del inicio de lo que después devino la independencia de este territorio que luego se llamó México porque era la Nueva España, nos encontramos con menos territorio, la Nueva España tenía casi 7 millones Km2. Tiene en este momento 1´964,375 Kms2., cuando tenía 6.9 millones de Km2. Hace 200 años, Estados Unidos en contraparte de tener, 1.5 millones, es decir  millón y medio de  Km2., en las 13 colonias británicas,  en este momento tiene más de 5 millones de km2. Más que reportarnos dividendos,  el movimiento de independencia nos dejó grandes mermas, yo insisto mucho en que no brinquemos 300 años de historia que significó el virreinato, porque finalmente Amador, todos los que nos conocemos y los que  habitamos este territorio, somos producto de esos 300 años, somos el producto venturoso o desaventurado de esos 300 años que no debemos borrar, me parece inconcebible que de la conquista nos pongan en la Independencia, es un enorme salto,  omiten una gran cultura, una generación de instituciones, la creación de una moneda, el peso,  que tenía una liquidez extraordinaria a nivel mundial; nosotros éramos proveedores de riqueza  de la Península Ibérica, era una moneda en oro que valía lo que hoy lamentablemente no vale nuestro peso, entonces creo que hay que retomar esto, más que festejar, le pido a la gente que rememore, que recuerde en razón de las vidas que se perdieron por sus ideales, que se perdieron por dejar a sus hijos, a sus nietos y a las generaciones sucesoras con un mejor lugar donde vivir.

    LA IMAGINACIÓN AL PODER

    EC. ¿Cuál sería tu mensaje a los lectores?

    NGP. Creo que entre todos podemos aportar algo, no todo está perdido finalmente amanecemos, y tenemos ante nosotros expectativas de vida, hay que sentarnos a reflexionarnos si en este momento nos encontramos desempleados hay que buscar alternativas, algo muy valioso de los mexicanos y producto de este mestizaje es que somos emprendedores, creativos, hay que ver en donde no hemos visto para encontrar la solución a esas carencias que seguramente tenemos y que podemos subsanar de esa forma, en  mi caso personal, los momentos más creativos que he tenido, ha sido cuando me he encontrado desempleado, y uno encuentra alternativas de solución a nuestra condición personal.

    EC. Sigue vigente el pensamiento de los jóvenes estudiantes de Francia de mayo del 68, que escribieron en los muros de París: “la imaginación al poder”.

    NGP. Definitivo Amador, y la imaginación a partir de la realidad, porque es como podemos darle forma a lo que pensamos, si no ubicamos la imaginación en contraste con la realidad, pues nuestras ideas se van a perder en la nada.  Hidalgo jamás dijo “viva México” , la proclama de Hidalgo fue “Viva la religión, viva nuestra madre santísima de Guadalupe, viva Fernando VII, viva América y muera el mal gobierno”.

    Compartir