Kellogg’s eliminó hierro, calcio y ácido fólico de sus cereales; ‘vende calorías vacías en lugar de desayunos nutritivos’: estudio

0

CN COLIMANOTICIAS

México.- Las organizaciones Fundación Changing Markets, Just Economics, ContraPeso, Proyecto Alimente y SumofUs dieron a conocer los resultados de su más reciente reporte, en el que se señala que la empresa multinacional Kellogg’s eliminó micronutrientes esenciales en los cereales más populares de venta en el país.

El reporte Corn Fakes: Los costos sociales y económicos de la eliminación de micronutrientes de los cereales Kellogg’s, estima las consecuencias económicas de reducir el contenido de micronutrientes en los productos que se venden como cereales para el desayuno, y revela que Kellogg’s ahorró millones de dólares con esta práctica con un grave costo para la salud de los mexicanos y la economía del país.

Según una publicación en el medio digital ARISTEGUI NOTICIAS, previamente, la Fundación Changing Markets publicó un informe titulado Compromisos nutricionales de Kellogg’s ¿promesas en el aire?, que reveló que, desde 2013, Kellogg’s ha eliminado dos tercios de las vitaminas y minerales esenciales de sus marcas más populares de cereales de venta en México, violando el compromiso de la empresa de fortificar sus marcas de cereales con los “nutrientes específicos para las necesidades” de la población local.

De acuerdo con el más reciente informe se calcula que Kellogg’s ha ahorrado 85 millones de dólares en los cinco años transcurridos desde que comenzó la práctica de ir eliminando micronutrientes de sus productos más populares para el desayuno. En contraste, los costos para la población mexicana que consume los productos de la empresa son por lo menos tres veces mayores que las ganancias a corto plazo: Al eliminar tan sólo tres de los micronutrientes esenciales de los cereales para el desayuno de Kellogg’s –hierro, calcio y ácido fólico–, los costos sociales para México ascienden a 250 millones de dólares en cinco años.

Esto significa -señalaron- que por cada dólar que Kellogg’s ahorra al disminuir la cantidad de micronutrientes esenciales en sus marcas de cereal más populares, le cuesta al menos tres dólares a la sociedad mexicana.

“Nuestra más reciente investigación revela el motivo detrás de la irresponsable eliminación de nutrientes esenciales de los productos de Kellogg’s: enormes ganancias a expensas de niños y familias mexicanos que consumen las marcas de cereales de la compañía”, explicó Alice Delemare, Asesora Senior de Campañas de Fundación Changing Markets. “Sus prácticas pueden estar aumentando las finanzas de la compañía a corto plazo, pero tarde o temprano los consumidores se darán cuenta de que están siendo engañados y se les están vendiendo calorías vacías en lugar de desayunos nutritivos. Es tiempo de que la compañía actúe de acuerdo a su compromiso de ofrecer productos más saludables, en línea con su promesa para el desayuno”.

“La fortificación de alimentos es una de las estrategias más costo-efectivas a nivel internacional para la promoción de la salud. La investigación presentada evidencia las prácticas sesgadas de la industria para maximizar ganancias a corto plazo”, afirmó la Dra. Eilís Lawlor, Directora de la organización Just Economics. “La prosperidad de las sociedades en las que opera como empresa representan una inversión para Kellogg’s. Esta inversión incluye el desarrollo económico en dichos países, los salarios de los consumidores que compran sus productos, y la productividad de sus trabajadores, quienes son, al final de cuentas, consumidores. Las prácticas de Kellogg’s no están funcionando en el mejor interés de sus inversionistas, los consumidores y la sociedad en general”.

La fundación Changing Markets recordó que Kellogg’s es un líder de mercado en México y cuatro de las cinco marcas más populares de cereales para el desayuno que las familias mexicanas compran para sus hijos son producidas por Kellogg’s. De acuerdo a un estudio de la Procuraduría Federal del Consumidor, 50% de los menores de 3 a 12 años consumen marcas de cereales de caja “para el desayuno” al menos 2 o 3 veces por semana, y 37% de este sector de la población come cereal de caja todos los días.

“El alto contenido de azúcar de los cereales Kellogg’s es ya de por sí un problema para determinar el valor de estos productos ultraprocesados, y si se eliminan nutrientes de los cereales para el desayuno, Kellogg’s está reduciendo deliberadamente el valor nutritivo de sus productos”, expuso Doré Castillo, de la Coalición ContraPESO. “Con nuestro país al borde de una crisis de malnutrición, es inaceptable que Kellogg’s esté sumando a esta carga de salud pública al mismo tiempo que promueve públicamente sus productos como nutricionalmente beneficiosos. Los consumidores tienen el derecho de ser informados sobre el contenido de micronutrientes en sus alimentos. Es tiempo de que los consumidores mexicanos se den cuenta del costo real de estos productos para nuestra salud y nuestra sociedad”.

Ante un panorama en el que más de 1.6 millones de niños en México sufren de malnutrición crónica, las organizaciones urgieron a la empresa Kellogg’s a dar explicaciones sobre su decisión de priorizar ganancias monetarias sobre la salud y seguridad alimentaria de los niños y las familias mexicanas que consumen sus productos.

Changing Markets envió cartas a ocho de los inversionistas más responsables de Kellogg’s, entre los que están Aviva, Black Rock, California Public Employees Retirement System (CalPERS), California State Teachers Retirement System (CalSTRS), Nordea, Norges Bank Investment Management (NBIM), Robeco, y Teachers Insurance & Annuity Association (TIAA), urgiéndolos a que reconsideren sus inversiones en la empresa.

Hasta ahora, Kellogg’s no se ha pronunciado sobre este estudio, pero en su página de internet tiene un apartado dedicado a sus nutrientes; parte de lo que expone es lo siguiente: Nuestro propósito en Kellogg Company es nutrir a las familias para que se desarrollen y prosperen, y eso mismo hemos estado haciendo durante más de 110 años. A lo largo de nuestra larga historia de innovación, se pueden encontrar ejemplos de nuestro compromiso con el bienestar de las personas desde la introducción de uno de los primeros cereales ricos en fibra en 1915, hasta ser uno de los primeros en la industria en contratar a un dietista en 1923. Y en 1938, Kellogg reconoció que la fortificación con micronutrientes jugó un papel vital para lograr una salud óptima para toda la familia y ha estado agregando voluntariamente vitaminas y minerales a los cereales para el desayuno, lanzando ‘Pep’, el primer cereal fortificado con vitaminas B y vitamina D… Hoy en día, los cereales para el desayuno son alimentos fortificados comunes en todo el mundo. Los perfiles de fortificación se ven a menudo diferentes de un mercado a otro, ya que las regulaciones locales, las necesidades de nutrientes y las demandas de los consumidores varían. Aunque la fortificación no es un requisito obligatorio para el cereal, Kellogg sigue creyendo en el impacto que puede tener en la ingesta de nutrientes, especialmente en aquellos de requerimientos de salud pública.  Teniendo esto en cuenta, fortificamos con niveles bajos pero significativos de vitaminas y minerales, lo suficiente como para marcar una diferencia en la ingesta de nutrientes y el estado, pero lo suficientemente bajos como para no correr el riesgo de consumir demasiado…

“América Latina

Al igual que en los EE. UU., El equipo de Kellogg en América Latina considera los datos de salud locales y las necesidades de los consumidores, tal como se define a través de la investigación y los datos de tendencias al revisar los perfiles nutricionales de sus cereales. En 2011, ENSANUT México identificó la vitamina D como un nutriente críticamente deficiente. Para 2013, incluimos la vitamina D en nuestra cartera de alimentos en esta región, así como la vitamina B12, el ácido fólico y el hierro, entre otros. Los valores diarios de vitaminas y minerales son diferentes para cada país y algunos tienen restricciones de fortificación, por ejemplo, en Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile, el límite de Hierro y Zinc es del 25 por ciento del Valor Diario. Esta región es diversa en sus necesidades, por lo que nuestros productos abordan ambos como una excelente opción como parte de una dieta saludable”. 

Aquí el referido estudio:

Estudio by Aristegui Noticias on Scribd

Anuncios