Iglesia de Colima deberá encontrar con empresarios, sociedad y gobierno, líneas para construir la paz: Obispo

0

Edgardo Zamora|CN COLIMANOTICIAS

Colima, Col.-  El Obispo de la Diócesis de Colima, Gerardo Díaz Vázquez, dio a conocer que en Colima se deberán encontrar líneas comunes de parte de la Iglesia para compartir con empresarios, instituciones de la sociedad civil y con el gobierno para la construcción de seguridad y la paz.

Y es que aseguró que hay dos expectativas que la sociedad ha expuesto: impulso de fe y renovación de la Iglesia y el tema social de seguridad y la paz.

Expresó que en el campo de seguridad y paz se debe pensar desde la Iglesia con los sectores de la sociedad y el mismo gobierno, cómo pueden ser constructores de paz en la colectividad.

“Hay que buscar experiencias que ayuden a crear conciencias y construir la paz, no la puede hacer una persona, construir la Paz es de todos”.

Aseguró que en el Gobierno de Colima existe el deseo de colaborar y unir fuerzas en el tema de construcción de paz.

Díaz Vázquez abundó que juntos podrán hacer mucho, ya que es un tema complejo sobre todo en el sentido de atender las situaciones de violencia y agresión en las familias.

Adelantó que la Iglesia Católica puede contribuir para la construcción de la paz, ya que a nivel nacional  se llevan conservatorios que tienen como objetivo crear conciencia de que todos pueden construir para llegar a dicho fin.

Ahondó que en septiembre se llevará a cabo en Puebla un Encuentro de Justicia y Paz para que sea escuchado todo México, instituciones eclesiales y no eclesiales, en el que participan Universidades, sector empresarial, congregaciones religiosas, que tiene como fin generar líneas de construcción de paz para todo México.

En torno al impulso de fe y renovación de la Iglesia dijo que debe ser más “viva” y comprometida.

En este sentido agregó que se trabaja en buscar cómo un pulsar a la evangelización en comunidades de cómo ayudar a la sociedad a vivir mejor la vida y la fe.

“Por eso luego se descompone el tejido social porque creemos que somos creyentes pero no corresponde la vida que tenemos como creyentes”.