Huracán «Jimena» Sube a Categoría 4; Está Frente a Colima

    0
    El huracán «Jimena», el primero de la actual temporada de ciclones en el Pacífico que se acerca a costas mexicanas, ha obligado a las autoridades a emitir una alerta por su alta peligrosidad, pero también está bañando hoy al sediento interior del país, que padece una severa sequía.

    El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) lo clasificó hoy como «peligroso huracán» al subir a la categoría 4 de la escala Saffir-Simpson (de 1 a 5), e indicó que va con rumbo a impactar la península de Baja California en las próximas 72 horas.

    A las 10.00 hora local de hoy (15.00 GMT) «Jimena» se localizaba a 370 kilómetros al suroeste de Manzanillo y a 375 kilómetros al sur-suroeste de Cihuatlán, en los estados de Colima y Jalisco, respectivamente, indicó el SMN.

    El diámetro del ojo del huracán es de 20 kilómetros, indicó el SMN al señalar que «Jimena» mantiene fuerte convección sobre las costas de los estados de Michoacán, Colima y Jalisco, además del occidente de Guerrero.

    El meteorólogo mexicano Jaime Albarrán dijo a Efe que este es el primer huracán, de las once tormentas que se han formado en la actual temporada, que se acerca a las costas mexicanas del Pacífico.

    El beneficio es «total», ya que se trata de «un sistema muy húmedo, que trae muchos aguaceros al interior de México», agregó el experto.

    Albarrán, del SMN, pronosticó que «Jimena» estará costeando el Pacífico mexicano unos tres días más antes de impactar territorio nacional, lo que seguirá causando lluvias en el centro, sur y occidente de México.

    En estas regiones del país habrá de fuertes a intensas lluvias indicó el SMN, pero alertó que provocarán «inundaciones en partes bajas y deslaves (corrimientos de tierra) en zonas de montaña».

    Los aguaceros traerán un alivio al campo mexicano, afectado por una severa sequía que golpea algunas regiones y amenaza con echar a perder 7 millones de hectáreas de tierra cultivada, según ha alertado la Confederación Nacional Campesina (CNC), organización que dice representar a cinco millones de productores del campo.

    La sequía que enfrenta el campo mexicano es «la peor en 70 años» y pone en peligro una «cosecha de 20 millones de toneladas en granos básicos» del ciclo agrícola primavera-verano, afirma la CNC, organismo campesino vinculado al opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI).

    Pero también la capital del país, con unos 19 millones de habitantes en la zona metropolitana, está padeciendo por la escasez de lluvias y decretado una alerta por el bajo nivel en los embalses que abastecen de agua a la urbe.

    La Comisión Nacional del Agua explicó en días pasados que en julio se registraron en México «lluvias muy escasas, alcanzando ese mes el segundo lugar de menor lluvia en el período 1941-2009» y aseguró que se prevé que durante el verano de este año continué un patrón de precipitaciones menores al promedio histórico.

    Ante esta situación de escasez de lluvias, la presencia de «Jimena» da un respiro y el mapa del Servicio Meteorológico Nacional se ha llenado de avisos de lluvias en casi todo el territorio, con excepción de estados del norte, como Sonora y Baja California, fronterizos con Estados Unidos.

    Aunque en estados como Guerrero (sur) «Jimena» solo ha dejado lluvias ligeras en el 50 por ciento de la región, dijo a Efe Roel Ayala, de Protección Civil de ese estado.

    «Jimena» es un meteoro que ha evolucionado rápidamente, ya que el sábado pasó de tormenta tropical a huracán categoría de peligrosidad uno, en la escala de cinco Saffir-Simpson, por la tarde subió a dos, la madrugada de hoy creció a tres y horas más tarde alcanzó el nivel cuatro, por lo que se le considera ya peligroso.

    Huracán «JIMENA» del Océano Pacífico

    El día 25 de agosto se formó la depresión tropical N°. 12-E de la temporada en el Pacífico, con vientos máximos sostenidos de 55 km/h y rachas de 75 km/h a 2645 km al oeste-suroeste de Isla Socorro, Col., trayectoria predominante hacia el Pacífico Central.

    Por la mañana del día 26, la depresión tropical 12-e se desarrolló a la tormenta tropical con nombre «Jimena» presentando vientos máximos de 65 km/h y rachas de 85 km/h a 2730 km al oeste-suroeste de Isla Socorro, Col., en donde por la tarde de este mismo día, la tormenta tropical «Jimena» se intensificó a huracán, el cual registró vientos máximos de 185 km/h y rachas de 220 km/h.

    El día 27, el huracán «Jimena» alcanzó vientos máximos sostenidos de 215 km/h y rachas de 260 km/h, clasificándose en la categoría 4 de la escala de intensidad Saffir-Simpson, aproximadamente a 2715 km al oeste de Isla Socorro, Col., donde más tarde empezó a debilitarse, llegando a tener vientos máximos de 195 km/h y rachas de 240 km/h.

    El día 28, «Jimena» se reintensificó, alcanzando vientos máximos sostenidos de 212 km/h y rachas de 260 km/h, a 2655 km al oeste-suroeste de Rosarito, B.C. con desplazamiento hacia el nor-noroeste.

    El día 29 por la mañana, el huracán «Jimena» se degradó a tormenta tropical con vientos máximos de 100 km/h y rachas de 120 km/h a 2700 km al osete-suroeste de Rosarito, BC., debilitándose más tarde a depresión tropical con vientos máximos de 55 km/h y rachas de 75 km/h a 2800 km de Rosarito, BC. con desplazamiento predominante hacia el oeste.

    Debido a su lejanía y dirección de trayectoria, a partir de esta fecha el sistema quedó bajo la vigilancia del Centro de Huracanes del Pacífico Central, en Honolulu, Hawai.

    Desde su formación «Jimena» mantuvo una trayectoria con dirección predominante hacia el Pacífico central, por lo que no afectó las costas nacionales.

    Compartir