Guerra Sucia y Agresiones

    0

     

    Que se recuerde, de acuerdo a la historia de los últimos dos decenios en Colima, si algo destacó el sábado pasado en esta ciudad capital, fue la multitudinaria participación masiva de ciudadanos en la marcha y mitin para respaldar al candidato priísta Mario Anguiano Moreno.

    Ante ellos Anguiano Moreno indicó que, en el proyecto que encabeza, todos los colimenses tendrán un espacio para manifestarse, para crecer, para hacer que su opinión se escuche y se tome en cuenta a fin de conservar lo mejor que ya existe y alcanzar más desarrollo, crecimiento, seguridad y bienestar para todos. “Por supuesto –abundó- que no estamos satisfechos, queremos y podemos dar más de nosotros mismos, para abrir un nuevo ciclo de crecimiento y desarrollo para Colima. Vamos a crecer de la mano de la sociedad a la que servimos”. Y esta sociedad, agregó, merece un gobierno estatal cada vez más atento a sus necesidades y cada vez más dispuesto a tomar en cuenta sus opiniones.

    Refirió así sus propuestas en materia de generación de empleo, salud y seguridad, el desarrollo y la justicia social, siendo prioridades en el campo, y mencionó su deseo por “alejar a los jóvenes de la tentación de las adicciones, porque yo sé lo que duele tener a un ser querido en manos del vicio, transitando por los rumbos de la ilegalidad y el peligro”. Después, en reunión con jóvenes priístas del estado de Colima, el candidato a gobernador del PRI-Panal, Mario Anguiano Moreno, reiteró su compromiso de promover más programas sociales en beneficio de la juventud. Y destacó que su proyecto crecerá, porque es de todos y no de unos cuantos, y con quienes “proviniendo de otros partidos, se han integrado en esta propuesta, sumando emoción, decisión, experiencia y propuestas”.

    Para él los proyectos que realmente valen la pena, son los que se defienden solos, porque los acompaña la verdad y la justicia. “Los buenos proyectos tienen de inmediato el respaldo de la sociedad, como se demuestra cuando miles se integran a sus filas, cuando miles se suman y se multiplican. Así pasa con nosotros. Hoy ya somos miles y a partir de mañana seremos muchos más”.
     “Tenemos la fuerza, la estructura, las alianzas, la convicción, la humildad y el liderazgo que se necesitan”, acotó. Y añadió: “Las encuestas señalan con claridad lo que a diario nos encontramos en la calle: que nuestro proyecto ya llegó al corazón de la gente y que tenemos el respaldo mayoritario”.

    Ello lo trajo a memoria, porque recientemente en encuesta Eficaz, como candidato a gobernador Mario Anguiano obtuvo un 9 por ciento más de preferencias ciudadanas que la nominada panista Martha Sosa Govea.
    A su vez, el domingo 19, Martha Leticia Sosa Govea encabezó en la ciudad de Manzanillo una marcha de arranque de campaña, desde la unidad habitacional Padre Hidalgo para concluir en mitin frente al edificio del Ayuntamiento porteño. Ahí Sosa manifestó que su anhelo es encabezar un gobierno donde la sociedad, los ciudadanos y las ciudadanas sin distingos partidistas, puedan tener la aplicación oportuna de los recursos públicos, la transparencia, las finanzas sanas y la rendición de cuentas. Ofreció que desechará el autoritarismo, el compadrazgo y el amiguismo, pues, dijo, “exigimos una visión de Estado, y la conformación de equipos enfocados a resultados, con el apoyo y la consulta constante de los expertos en cada materia”.

    Definió como ejes prioritarios de su gobierno la satisfacción de las necesidades fundamentales de cada persona en educación, salud, alimentación, vivienda y la protección de sus derechos humanos, así como la ampliación de sus oportunidades y capacidades”. También el Estado de derecho y seguridad, la economía competitiva y el desarrollo económico integral, igualdad de oportunidades, sustentabilidad ambiental y democracia efectiva y políticas responsables. Y es que para ella urge detonar el desarrollo económico de lo que llamó “gigante dormido”, refiriéndose a Colima.

    Y bien, esto es, en síntesis, lo que propusieron los candidatos del PRI y del  PAN, en sus respectivos actos de inicio de campaña. En tanto, el martes 21, lo más relevante del candidato perredista al gobierno del estado, Alberto Ochoa Manzur, fue convocar a los demás contendientes a participar en un debate público.

    No obstante, aunque se había afirmado ante los medios que los partidos procurarían no incurrir en la continuación de las “guerras sucias”. Y a pesar de que la candidata del PAN pronunció su deseo de “un gobierno de oídos y manos abiertos”, ofreciendo “cero tolerancia a la corrupción”, poniendo contra ella “la más filosa de las espadas: la transparencia”, sin embargo hubo ya hechos que denotan falta de congruencia, porque contradicen por completo esos planteamientos. Y es que, en conferencia de prensa, el panista ex titular de Gobernación y actual senador, Santiago Creel Miranda, arremetió aquí en contra del candidato del PRI a gobernador, acusándolo primero de no ser un hombre de familia, y luego de no tener una familia transparente. Pero de repente tronó Creel cuando reporteros de distintos medios le cuestionaron acerca de si puede afectar a los candidatos del PAN la no aprobación de dos cuentas públicas del gobierno de Vicente Fox, o el doble discurso del dirigente del PAN, Germán Martínez Cázares.

    Esto último, porque mientras en Colima se critica al candidato del PRI por estar detenido un familiar por delitos contra la salud, en cambio, en Baja California, el Comité Ejecutivo Nacional del PAN le ofreció y otorgó la candidatura a diputado federal, por la vía plurinominal, a quien es padre de un narcotraficante: Valdemar Gutiérrez Fragoso, actual dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS).

    Cuando a Creel se le preguntó: “¿Esa va a ser la actitud de Acción Nacional, va a ser una actitud de choque, va a ser una campaña de denuestos, de descalificaciones, de ofensas?”. Furioso les respondió: “En este momento estoy viendo, promoviendo y apoyando a nuestra compañera (…) es momento de todos nosotros de una unidad y esa unidad está por encima de cualquier diferencia”. Y como le pidieron que expresara específicamente qué opinión le merece dar la candidatura al papá de un narcotraficante detenido y consignado en España, que purga condena en México, mientras en Colima dejaron fuera de candidatura a militantes distinguidos del PAN, por ejemplo, como Esmeralda Cárdenas, muy visiblemente molesto Creel Miranda, pedante y reacio, afirmó: “los asuntos de mi partido los dirimimos adentro del partido, ahí tenemos el espacio para poder hacer las opiniones y los señalamientos”.

    Los reporteros, frente a un Creel impávido, vieron entonces cómo Martha Sosa los cortó, diciéndoles: “Muchísimas gracias. Creo que aquí no se ha acusado a nadie”. Ese mismo día, cuando el presidente nacional del PAN, Germán Martínez Cázares, hacía mutis, pues evadía responder a los cuestionamientos respecto de esa postulación de Valdemar Martínez, de pronto, el equipo de seguridad que acompañaba al líder blanquiazul arremetió a golpes, empujones, gritos e insultos en contra de un grupo de reporteros, fotógrafos y camarógrafos que cubrieron ese arranque de campaña de Martha Sosa. Incluso, Martínez después negó que fueran sus escoltas los agresores, con un despótico “yo no tengo gente”. Pero testimonios recabados, señalan que, hasta el coordinador de campaña de Martha Sosa, Leoncio Morán Sánchez, dan prueba de tales excesos, porque él se pronunció en contra de la actitud del cuerpo de seguridad del panista Germán Martínez, pues Leoncio dijo: “Ni los conozco a los cabrones. ¡Pero ya ni la chingan, así no son las cosas, ese no debe ser el trato!”. En tanto, el líder nacional del PAN guardo silencio a la pregunta de los reporteros: ¿así va a ser el trato con la prensa?

    En cambio, el líder estatal del PAN, Fernando Antero dijo: “yo respaldo en todo a mi jefe nacional (…) yo respeto a los medios de comunicación y así lo he hecho siempre patente”. Pero ese día, Antero, también la regó. Y digo también, porque basta leer el artículo “PAN: inconformidades e inconsistencias”, de Ignacio García Ponce, quien, aún siendo panista, reconoce y se deslinda de la manera de proceder del dirigente Fernando Antero para la postulación de los candidatos del blanquiazul a los cargos de elección política. (Ver Avanzada, 18/04/09.)

    Definitivamente, este es un mal y reprobable comienzo de campaña de la candidata panista a la gubernatura. Por esos hechos, en mi condición de periodista, me uno a la protesta por la agresión habida contra compañeros del gremio. Es inaceptable que, de tal forma, intenten coartar, tergiversar o traicionar el ejercicio constitucional de la libertad de expresión y el derecho a la información que merece ser garantizado para la población. Y más aún, que, en tiempos de elecciones, la labor profesional del reportero o el periodista de opinión se ponga en riesgo. De por sí, en los últimos años de gobiernos federales panistas, se han registrado tantas acciones autoritarias y vejaciones a los trabajadores de los medios de comunicación.

    Por eso me solidarizo con los compañeros agredidos, y exijo a las autoridades correspondientes, que procedan a investigar, analizar y disponer de los castigos necesarios para los responsables  de estos hechos. Y esto, independientemente de que Germán Martínez intente pedir disculpas a los reporteros agredidos de Ecos de la Costa, Milenio, Colima Noticias, Ángel Guardián y la Mejor FM Noticias.
     

     

    Compartir