FRANCISCO I. MADERO

0

Por: Manuel Olvera Sánchez

Corría el año de 1873, precisamente el día 30 de octubre, cuando en la ciudad de Coahuila nacía el infante Francisco I. Madero González, hijo de padres acaudalados que simpatizaban con ideales neoliberales; sus nombres fueron Francisco Madero y Mercedes González.

Francisco I. Madero fue educado en casas por maestros particulares hasta los doce años, posteriormente ingreso al Colegio Jesuita de San Juan Nepomuceno asentado en su natal Coahuila, hasta concluir sus Estudios en la Escuela de Alto Comercio en París, fue un personaje convencido de que a través de la democracia nuestro país obtendría mejores condiciones de vida, donde los gobiernos impuestos, de dictadores no eran lo mejor para el pueblo mexicano que día a día se acrecentaban la infinidad de carencias existentes en los hogares mexicanos.

Vale recordar que la dictadura llevada a cabo por Porfirio Diaz fue gracias a la anulación de la no reelección plasmada en la Constitución de 1857, situación que le permitió permanecer en el poder de 1873 a 1910; a Porfirio Diaz le fue posible permanecer en el poder durante ese periodo de tiempo gracias a una alianza pactada a través de la hacienda, la sacristía y cuartel.

Porfirio Diaz,  si bien es cierto generó condiciones de crecimiento para el país, también es cierto que las políticas públicas llevadas a cabo durante su dictadura solo beneficiaron a unos cuantos y el descontento de las mayorías fue incrementándose al grado de que las elites iniciaban a inconformarse, Porfirio Diaz al tener conocimiento del descontento manifestó a través de una entrevista a un medio de comunicación norteamericano su interés de convocar a elecciones  en la cual él no participaría, poniendo fin a la reelección.

Al tener conocimiento de la postura adoptada por Porfirio Diaz, Madero toma la determinación de participar en dichas elecciones, sin embargo al enterarse que dicho mensaje solo había sido una estrategia mediática del dictador, acentuó mas su lucha bajo una visión que perseguía lograr las libertades civiles y la real democratización del país, fue entonces que forma el Partido Nacional Antirreeleccionista y que en la convención llevada a cabo en abril del  año 1910   lo nombra su candidato a la presidencia.

Leal a su personalidad dictatorial, soberbia y arrogante, Porfirio Diaz al observar la gran popularidad de Madero y el descontento hacia su gobierno fallido, ordena acosarlo y en plena campaña presidencial un 07 de junio Madero es detenido en la ciudad de Monterrey y trasladado a San Luis Potosí, situación que derivó en su reelección avalada por el Congreso.

Todas las experiencias vividas por Madero con relación a Porfirio Díaz convencieron aun más a Madero de que solo a través del movimiento armado lograrían, ya que por la vía democrática iba ser bastante complejo lograr cambiar de régimen; una vez que logró burlar la vigilancia a la cual estaba siendo sometido, Madero logra su libertad y se refugia en los Estados Unidos especificamente en San Antonio (Texas).

Ya en el exilio, Francisco I. Madero elaboró el llamado Plan de San Luis, documento que básicamente convocaba a la sociedad para que se alzara en armas en contra de la dictadura de Porfirio Diaz y señalaba como fecha de inicio el 20 de noviembre, situación que así aconteció; fue en esa fecha cuando dio inicio la Revolución Mexicana y colocó a Madero como presidente de México durante el periodo de 1911 a 1913

Uno de los sectores en los cuales se apoyó Madero para dar inicio a la Revolución Mexicana fue el campesino, ya que durante el porfiriato les fueron arrebatadas sus tierras, y en el Plan de San Luis, Madero señalaba sobre la urgencia de restituírselas, lo cual derivó que al momento de iniciar la revolución fueron ellos quienes de manera unánime apoyaron el movimiento social.

Madero contó con el apoyo de personajes como Emiliano Zapata, Pancho Villa y Pascual Ortiz, caudillos que contribuyeron de manera significativa para que la lucha iniciada por Madero se concretara, no obstante que se presentaron fracasos, el movimiento revolucionario se extendió de manera significativa durante el territorio nacional logrando la renuncia de Porfirio Diaz a finales de mayo de 1911 y la asunción del poder de Francisco I. Madero el 07 de junio del mismo año.

Ya instalado en la presidencia, Madero dimite a dirigir al país con la idea de que fuese a través de una elección democrática ser presidente, elección en la cual salió triunfante, sin embargo, sus aspiraciones por lograr unificar la Revolución con los restos del anterior régimen no bastaron para aterrizar su visión de gobierno, lo anterior derivado a la descomposición existente entre los integrantes del bloque que logro el triunfo de la revolución.

Un personaje que contribuyo de manera significativa a Madero en la revolución lo fue Emiliano Zapata, sin embargo, Zapata al ver que los compromisos contraídos con el sector campesino no estaban siendo cumplidos se volvió, en su principal adversario al grado de pedir la renuncia de Madero y nombrar un presidente interino que recaería en la persona de Pascual Ortiz y en el supuesto de que este no aceptara fuese el mismo Zapata nombrado presidente.

Bajo una incertidumbre política total que imperaba en esos momentos, y al haber logrado derrotar a Pascual Orozco, Victoriano Huerta fue tramando traicionar a Madero, situación que contó con el aval del Gobierno de Estados Unidos.

 Fue en el año de 1913, un 23 de febrero cuando Madero muere fusilado  por Victoriano Huerta quien fuera su general de confianza, así fue como le quitaron la vida a un personaje empeñado en buscar el orden en el país, un hombre honesto, que a pesar de venir de una familia acaudalada enarbolo un movimiento social como lo fue la Revolución Mexicana en la cual se buscaba hacer justicia con los que menos tienen, que buscaba niveles de vida dignos y decorosos para la población mexicana.

————————————————————————————————————–¡Jóvenes, escriban su historia¡ ¡Todos estamos en el mismo barco, por un México libre de ignorancia y lleno de pensamiento crítico! Beatriz Gutiérrez Müller.

La visión que tenías sobre mí, no la defraudare, eso me fortalece aún más, serás ese impulso para lograrlo.

[email protected]

Facebook: manuel olvera

Twitter:@manolsa

Anuncios
Compartir