FMP Tiene su Favorito Para la Gubernatura

    0

    Y durante una extensa entrevista con Avanzada, en la que respondió a preguntas relacionadas con el proceso electoral que se avecina y la situación interna tanto de su partido, el PRI, como del PAN, Moreno Peña dice estar extrañado de las declaraciones de Anguiano, quien es mencionado como uno de los aspirantes del tricolor al Gobierno del Estado.

    El exmandatario sostiene que su compañero de partido “está en un error” y ofrece una serie de ejemplos para sustentar su afirmación de que el tricolor estuvo fuerte durante su sexenio.

    En torno a la selección de candidato priísta a la gubernatura, Fernando Moreno se resiste a dar a dar a conocer el nombre de su “favorito”, con el argumento de que esperará a que se conozca el nombre del preferido del gobernador, Silverio Cavazos Ceballos, quien es “mano” en la contienda y el responsable de conducir el proceso.

    A la vez, niega que exista dentro del PRI una corriente encabezada por Fernando Moreno Peña y atribuye la especie a “una invención” de algunos medios de difusión. “Yo no veo más corrientes dentro del partido más que la que encabeza el señor gobernador, no veo otra, sería ficción, es argumento a veces para la confrontación interna”.
    A continuación, se presenta la primera parte de la entrevista.
    —¿Qué opina de las recientes declaraciones que se atribuyen al alcalde Mario Anguiano Moreno?
    —En primer lugar yo creo que no había necesidad de que me metiera a mí. Entonces vuelvo a lo que he dicho: no es que yo sea figura: a mí me quieren hacer figura. Qué necesidad de que me metan en una entrevista a ocho columnas, cuando pueden meter otra cosa. O qué, si no entro yo no les dan ocho columnas.

    Tengo que entrar yo, verdad. Y no porque yo quiera meterme, me meten. Alguien me dice y por qué está en los medios, pues porque me meten a los medios. En ocho columnas aparece mi nombre y yo no le he dedicado ninguna columna (en el Diario de Colima) a Mario. Es una gente que yo respeto, entonces no sé por qué meterme. Es una aspiración que él tiene, no ocupa meterme a mí.

    —¿Cómo es su relación con Mario Anguiano?

    —Cordial, yo creo que tenemos casi un año que no platicamos en corto, pero siempre que nos vemos nos saludamos cordialmente. Yo no tengo nada que sentir de él. Yo no sé si él tenga algo, yo no tengo nada. Cada que lo veo, lo veo cordialmente y lo saludo. No platico con él cosas de la política del municipio o del estado, por eso me extraña que me meta en ese asunto. Voy a hacer unas precisiones sobre unas cosas que dice en las cuales está equivocado, no tiene razón.

    —¿Qué opina de la administración que lleva actualmente Mario Anguiano en la presidencia municipal?

    —Hasta el momento no ha merecido ninguna crítica ni tampoco un reconocimiento en mi columna. Ni lo he criticado ni lo he adulado. Yo he preferido reservarme mi opinión en cuanto a su administración, por eso me extraña que me incluya a mí en sus declaraciones. Yo no me he metido con su administración, pero voy a hacer unas precisiones nada más de unas críticas que él me hace respecto al partido (PRI), de que se debilitó durante mi gobierno.

    —¿Y se debilitó o no?

    ¿Ganamos las elecciones o no las ganamos? ¿Perdimos la gubernatura o no la perdimos? Está en un error. El ganó también de mayoría su elección, Gustavo (Vázquez) ganó dos elecciones, Silverio (Cavazos) ganó la que siguió. Si hubiera habido un partido dividido, hubiéramos perdido las elecciones. Ganamos tres, increíble, ganamos tres, no una, tres. Tuvimos el temblor, hubo una crisis en el estado y ganamos. Nos anularon la elección, no hubo crisis política por la anulación, ganamos otra vez. Falleció el gobernador trágicamente, no hubo crisis política, tan estuvo fuerte el PRI en todo ese periodo, que soportó todo. Un partido débil, con el temblor pierde las elecciones, pero hubo capacidad de respuesta y de liderazgo para atender las consecuencias del sismo.

    —¿Actualmente el PRI se encuentra en crisis o en un buen momento?
    —Yo lo veo bien. La última elección local la ganó el partido. Perdimos lo federal, ganamos lo local. Así sucede en Colima. El balance es bueno. Yo también perdí lo federal y ganamos lo local, recuperamos la mayoría del Congreso. Yo al partido lo veo bien, no lo veo dividido. Nomás que la elección no va a ser ahorita, va a ser en 2009 y con otros actores.

    —¿Qué papel espera jugar usted en los próximos comicios que se avecinan?
    —Yo espero participar como lo estoy haciendo actualmente, cerca de la presidenta del PRI, Beatriz Paredes Rancel. S

    oy miembro del CEN y con ese carácter de secretario regional tengo a mi cargo la actividad política del PRI en Tlaxcala, Veracruz y Tabasco, además como coordinador de giras de la presidenta, si todavía estoy en ese cargo el próximo año, seguiré desempeñando esas actividades, programando sus visitas a los estados de la república y atendiendo los estados que me tocan.
    —¿Buscará usted algún espacio para contender en la elección de 2009?
    —Sólo busca algo el que se le perdió, a mí no se me ha perdido nada.
    —Sin embargo, en este momento no tiene un puesto de elección popular

    —No lo tengo, no lo requiero… no sé de eso todavía, no depende de uno… la política es de circunstancias, la política tiene diversas facetas y sobre todo diversos medios de participación. Yo en los últimos años he participado en el comité nacional sin estar en un cargo de representación. Hay quienes han estado en un cargo de representación, yo no, no ha sido mi caso ni es tampoco una necesidad que tenga yo para estar inserto en la política nacional.

    Yo he estado en la política nacional, en dos comités, en el de Mariano Palacios y el de Beatriz, de hecho soy el único secretario que ha repetido y no necesariamente tiene que ser así, estar en un cargo de representación, no está en mi afán estar en un cargo de representación.

    —El que aspira suspira y demás, todo lo que ya sabemos, pero…
    —El que no aspira se muere, porque es parte del proceso respiratorio para vivir…
    —Oiga licenciado, entonces con esto usted deja una puerta abierta…
    —No… no la dejo ni la abro, yo no ando promoviéndome ni provocando eso tampoco, por esa razón te digo no, no está en mi expectativa eso… mi expectativa está en colaborar para que el PRI tenga mayoría en el Congreso en el 2009, que es una elección importante, y lo que Beatriz Paredes considere que debemos hacer eso es lo que vamos a hacer.

    “No hay corriente de Fernando”

    —La corriente política de Fernando Moreno tiene un peso y un arraigo en el estado… entiendo yo entonces que posiblemente habría usted de apoyar a otro actor político, que igual pudiera ser la señora Hilda (Ceballos)…
    —Nooo… no, no, no, tampoco. No hay corriente local de Fernando Moreno, eh, es una invención de algunos, de algunos medios. Yo creo que la corriente política que hay en Colima es la que encabeza el señor gobernador, las demás pueden ser expresiones, pueden ser personalidades, pero yo no veo más corrientes dentro del partido que la que encabeza el señor gobernador, no veo otra, sería ficción, es argumento a veces para la confrontación interna. Yo no veo corrientes… las corrientes son las que se disputan el poder, las que compiten por él al interior de un partido. Aquí no veo eso, aquí no hay competencia, definitivamente aquí no hay competencia.

    —Alguna vez dijo usted que hay una “mano”, el que es gobernador tiene la “mano”… ¿hasta dónde considera usted que la “mano” de un gobernador debe designar a un candidato rumbo a la gubernatura? ¿Hasta dónde llega la injerencia del gobernador en turno?

    —Bueno… el gobernador es “mano” si sabe moverse, si sabe asumir esa responsabilidad, si no le quitan la “mano”, porque también se la pueden quitar grupos o gentes… pero el gobernador es “mano”, de él depende… que lo haga, lo ha venido haciendo, de hecho no ha habido elecciones internas en el partido para elegir candidatos como las hubo cuando yo fui gobernador. Ahora han sido designados en asambleas ni chicas ni grandes, han sido con la “mano” del señor gobernador, yo creo que de eso no hay ninguna duda…
    —Dice usted que tiene la “mano” el gobernador y se la pueden arrebatar… ¿quién pudiera tener el nivel para arrebatarle la “mano”?
    —No, pues cuando no se ejerce el poder, alguien lo asume.

    —¿Se ejerce el poder actualmente?

    —Yo tengo entendido que ahorita hay ejercicio del poder. Yo no digo que no hay ejercicio del poder. Ahorita hay ejercicio del poder, sí, el poder se pierde por exceso de su ejercicio o por no ejercerlo, verdad. A veces se ejerce bien, a veces se ejerce mal, pero incluso si no ejerce el gobernante sus atribuciones políticas que tiene, también la oposición le quita la oportunidad de conducir la política del estado. Ahorita la conduce el gobernador, pero si no la ejerce, a la hora de la hora le pueden quitar la “mano”, y puede ser un partido de oposición quien se la quite, ¿no? Eso está claro. Pero para mí el gobernador es mano en el sentido de que él tiene dentro del partido un liderazgo, un respeto de la gente al interior, tiene el pulso, la facultad de dar o la facultad de quitar. Eso le permite a él ir midiendo tiempos, midiendo el crecimiento de la gente. En ese sentido es “mano”.

    —¿El riesgo que tiene el PRI de perder la gubernatura en 2009, cómo lo ve usted, cómo lo mide?

    —Se ocupan tres cosas para ganar una elección cuando se es gobierno: que el gobierno sea bueno y que la gente aspire a que ese mismo partido siga gobernando porque lo está haciendo bien; se ocupa un partido que esté unido, y un buen candidato.

    —¿Se dan las condiciones aquí en Colima para estos tres factores?

    —Yo creo que el partido está unido, no veo que haya divisiones en el PRI, yo creo que hay expresiones diversas… así es un partido como el PRI, no somos como las tribus que hay en el PRD, ni como las capillas y las iglesias que tiene el PAN. Nosotros tenemos voces, expresiones y gente que es escuchada en diferentes ocasiones más que otras al interior del partido.

    Hay gente que crea opinión y hay gente que no crea opinión con lo que dice. Hay gente que está atenta de lo que alguien dice y no atentas de lo que otras gentes digan. Hay gente que son escuchadas y otras que no son escuchadas. Hay voces diversas dentro del partido, eso es lo que le da riqueza al PRI, ser diverso. La unidad trata de conservar, tiene una diversidad muy amplia y se expresa de una manera y de otra.

    A mí me pasó también eso, yo también (en mi gobierno) tuve voces diversas dentro del partido. Unas terminaron yéndose, otras no se fueron. Roberto Chapula fue siempre una voz discordante con el liderazgo del partido que yo ejercía, pero nunca se fue del partido, se quedó. Hubo quienes se fueron como Chucho (Jesús) Orozco, Socorro Díaz, pero lo único acreditado fue que discordaban por la ambición, por no darles lo que ellos creían que merecían, se fueron a otros partidos que les ofrecieron lo que el PRI no les ofreció.

    Voces fuera del coro

    “La unidad del partido está dada actualmente, hay voces que no son las mismas, hay voces que no forman parte del coro… hay un coro oficial, pero hay voces que no forman parte de ese coro, que son voces más independientes, son voces que para sobrevivir o para existir políticamente no ocupan ser parte del coro oficial, que como alguien escribió por ahí, el coro acompaña a otra voz, una voz más importante. Entonces el coro oficial del partido acompaña bien a quien ejerce el liderazgo y hay otras voces que tienen otras expresiones, pero eso no quiere decir que el partido esté dividido, son expresiones diversas.
    “Y el tercer factor, un buen candidato… yo creo que tenemos muchos candidatos. No se trata de que de varios hagamos uno, ni de que de tres blanditos hagamos un duro, porque eso no da. Tres blanditos dan un blandote a lo mejor, pero no dan un duro. No se trata de que de muchos candidatos los juntemos y hagamos uno, no, vamos a escoger al mejor”.

    —Faltó el primer punto, el relacionado con el buen gobierno…
    —Lo va a evaluar la gente, yo creo que eso también está sujeto a la subjetividad de la gente y eso se evalúa hasta el último instante, no antes. Hasta el último instante con el voto la gente define si le gustó o no le gustó.

    —¿Qué criterios debe seguir el PRI para seleccionar candidatos a gobernador, alcaldes y diputados?

    —Buscar un candidato ganador, que de entrada tenga el consenso de los grupos del partido, de las voces del partido, de las expresiones dentro del partido, porque ya nadie gana solo. Hace muchos años pasó eso. Ya ahora la corriente mayoritaria o dominante dentro del PRI, que es la que encabeza el señor gobernador, necesita sumar a otras voces más, o a los que no están. No a otras corrientes, porque no llegan a corrientes, sino sumar a otros que no están en esa corriente oficial o que no forman parte del coro oficial del partido.

    Sumar… con ellos solos no gana, no porque sean pocos o porque no cuenten, no, porque ya las elecciones son muy competidas, muy reñidas, se ocupa sumar a todos, a todos, eso pasa en todos los partidos, no nada más en el PRI, así como el PRI tiene un voto duro, también el liderazgo del partido tiene un voto duro, son los que trabajan en gobierno, los que tienen amistad con el señor gobernador, los que siguen su liderazgo muy bien, ese es el voto duro dentro del partido, pero se ocupa además los demás votos de otros priístas, no únicamente el voto duro de la corriente que gobierna.

    —En estos momentos sabemos de los siete u ocho nombres que se manejan…
    —Ya no sabemos ni cuántos son, cada semana sacan más…
    —Diez o más… ¿ de todo este abanico de posibilidades que se presentan, cuál es su preferido?
    —No tengo preferido, porque no se trata de eso… yo esos procesos ya los pasé. Yo esperaría a que quien es “mano” vaya diciendo cómo van las cosas. A mí en lo particular si me agrada diré que está muy bien, y si no, únicamente votaré por él cuando tenga que votar. Hay que esperar a que quien es mano, a que quien es el líder del partido en Colima nos vaya diciendo cómo la va a jugar. El señor gobernador tiene, según lo que se ha publicado y lo que se da a entender y lo que uno supone, tiene algunos candidatos preferidos sobre otros. Pero no van a jugar todos en el mismo cargo, entonces hay que ver en cuál va a jugar primero, no, ahorita es adelantar tiempos, no hay razón ahorita, si hay tres o cuatro que dicen que son los candidatos del gobernador sobre otros que dicen que no lo son, hay que esperar por cuál va a jugar.

    La gallinita ciega

    —Entiendo entonces que usted no tiene como favorito a Arnoldo Ochoa…
    —No, no tengo a nadie como favorito, primero voy a ver por dónde va a jugar el señor gobernador, que es lo lógico en el partido, ver con cuál va a jugar, porque de lo contrario sí entramos a un conflicto de división del partido. Necesitamos ver con quién va a jugar él primero y no andar jugando a la gallinita ciega, ¿no? Dicen que tiene como tres o cuatro. Si se destapa un secretario del gabinete supongo que es un candidato de él, porque es un secretario de él y yo supongo que no se destapa sin su permiso y sin su consentimiento. Entonces hay que ver a la hora de la hora con quién va a jugar, a cuál le va a decir que no van a jugar, esos van a apoyar a éste… contra cuáles, contra los que no son sus preferidos dentro de los aspirantes, que los hay también. Entonces, ya valorar eso y tomar una decisión, hacerlo antes es adelantarse, no hay por qué adelantarse tanto, y no puede adelantarse tampoco el señor gobernador, en la ortodoxia del PRI.

    “El es ‘mano’, él que nos diga quién es su candidato y ya. De sus preferidos que nos diga éste es. Si nos parece bien nos sumamos a esa candidatura, o nos parece mejor este otro, verdad, y al último, al que quede como candidato como priístas tenemos que darle nuestro apoyo y nuestro respaldo. Ni modo que yo me vaya a ir del partido si no me gusta. No, daré mi voto y punto. Eso es lo que tenemos que hacer, pero hay que esperarnos, todavía es muy pronto. Todavía el gobernador no decide quién es su candidato o al menos no lo ha dicho públicamente.
    —¿Por qué no me responde usted quién es su preferido?
    —No, porque yo no soy el que tiene “mano”.

    —Independientemente de quien lleve la “mano”, una persona con una trayectoria política como la suya, es increíble que no tenga un preferido…
    —No, no, noooo, discúlpame, no, no, no… el que gana, el que tiene la posibilidad de ganar es el que cuenta con la preferencia del que es “mano”, no hay que confundirlo, eh. Esta es una decisión de quien tiene el liderazgo del partido, no yo.

    —Bueno, yo lo vengo a entrevistar a usted…
    —Pero yo sería un irreverente de mi parte de querer decir éste es mi preferido. Primero hay que ver quién es el preferido del que es “mano”. Es un principio de respeto, ¿o no? Vamos a ver también eso. Cómo legitima su preferencia quien es “mano”. Yo la legitimé a través de un proceso abierto, con mi simpatía, pero votaron 102 mil militantes y dijeron éste… mi simpatía pudo haber no prosperado y no haberse concretado en un candidato que coincidentemente era el que yo tenía la preferencia (Gustavo Vázquez). La gente pudo haber dicho, no, señor, el de nosotros es éste. No fue así. 102 mil gentes votaron. O no.

    Entonces, vamos a ver cómo lo van a legitimar hoy.

    “Si yo te digo, mira mi preferido es fulano de tal y a la hora de la hora no le entra porque no le gusta cómo se va a hacer la elección del candidato, para qué… ya que esté la posibilidad real de ver quiénes pueden competir, entonces yo digo… a lo mejor coincido con el candidato del gobernador, a lo mejor me gusta su preferencia también a mí. Pero todavía no sé cuál es el candidato del gobernador, es importante saberlo porque eso le va a dar a él la suma de todo su voto duro, como corriente mayoritaria dentro del PRI, como grupo que dirige, que ejerce un liderazgo, de ver cómo ellos unidos van a presentar candidato. Si me gusta a mí, para qué busco otro, me sumo a ese”. (Continuará en la edición de mañana)

    VER NOTA COMPLETA: http://www.diarioavanzada.com.mx/index.php?d=1&n=19114&f=2008-04-22

    Compartir