Es tiempo de sentar bases para una nueva Universidad: RECTOR

    0

    Ante el pleno del Consejo Universitario reunido en el Teatro Universitario ayer por la tarde, Aguayo López habló de la gratitud y el afecto que tiene por la obra de quienes lo precedieron en el cargo, pero dijo que ya es tiempo de sentar las bases para una nueva universidad, “porque es imperativo mirar al futuro e insertarnos en el mundo con actitud humilde y de aprendizaje permanente”.

    Sobre la nueva estructura organizacional, que aprobó el Consejo Universitario este viernes diez, dijo que actuó “con respeto irrestricto a la comunidad y a sus trabajadores, pensando en la mejor formación de los estudiantes y en el mejor clima laboral”.

    Al rendir cuentas, explicó punto por punto en qué y cómo se invirtió el presupuesto total de este año, que ascendió a mil 372 millones 793 pesos y del que se gastaron mil 369 millones 582 mil pesos en sueldos, aportaciones, retenciones, asignaciones a planteles y a las dependencias, en estímulos al personal, fondos de ahorro, de estímulos por antigüedad, apoyo a pensionados y en la previsión social.

    Estos recursos, dijo, son para formar integralmente a los 26 mil 640 estudiantes de la institución y para cuidar y atender las necesidades de sus 3 mil 638 trabajadores.

    A lo largo de su informe, el rector explicó, de manera puntual y transparente, el fin de los recursos públicos que la sociedad destina para el funcionamiento de la institución. Habló de las 7 mil 857 becas con las que se apoyaron los estudios de los alumnos dedicados pero con bajos recursos, en las que se invirtieron 24 millones 617 mil pesos; habló del 80.8 por ciento logrado en la tasa de retención y del 68.2 por ciento en la eficiencia terminal.

    Dijo también que la U de C tiene el quinto lugar nacional entre las universidades públicas estatales con más profesores de tiempo completo con posgrado, que actualmente tiene 61 cuerpos académicos reconocidos por el PROMEP (Programa de Mejoramiento del Profesorado) y que este año se crearon 12 nuevas redes académicas.

    La Universidad, dijo, “incorporó la internacionalización como medio para avanzar hacia estándares universales de calidad, porque estamos conscientes de que la implantación del nuevo modelo educativo y el impulso a la investigación científica son proceso que responden a la nueva dinámica de las universidades en todo el mundo, y como tales deben acompañarse de un esfuerzo por articular el desarrollo institucional con nuestros pares académicos”.

    “Nunca antes —añadió el rector — hubo tanta inteligencia ni tanta experiencia en la Universidad como hoy. Nunca la Universidad fue tan productiva y tan abierta como hoy. Nunca fue más transparente y más libre en su clima académico como hoy”.

    Por eso, la Secretaría de Educación Pública, recordó, desde hace siete años y de forma consecutiva, ha reconocido a esta casa de estudios por ser “una institución ejemplar en los esfuerzos de evaluación externa y acreditación, que le han permitido lograr que el 98.1 por ciento de su matrícula a nivel licenciatura curse programas de buena calidad”.

    Para él es importante rendir cuentas del quehacer institucional porque tiene claro, dijo, que “la Universidad pertenece a la sociedad y, por lo tanto, debe actuar teniendo como meta el bien común, rendirle cuentas de su gestión y ser partícipe de su desarrollo”. Por eso la asignación de recursos, añadió, ordinarios y extraordinarios, “ha sido posible gracias a nuestros esfuerzos para asegurar la transparencia y rendición de cuentas a la sociedad con respecto del origen, destino y uso de los recursos públicos que administramos”.

    Para cerrar su discurso, Aguayo López refrendó la solidaridad de la comunidad universitaria con el gobierno de Mario Anguiano Moreno, “y la certidumbre de que nos guían los fines superiores del bienestar del estado. Porque la Universidad ha sido y será solidaria con los objetivos del gobierno estatal, ya que su misión se identifica con las causas sociales”.

    También reconoció, en el líder del Sindicato Único de Trabajadores de la U de C (SUTUC), Leonardo César Gutiérrez Chávez, “una actitud constructiva que ha permitido, mediante el diálogo y el consenso, la estabilidad de nuestra casa de estudio”.

    Por último, al hablar de los retos académicos y financieros que le esperan a esta casa de estudios en el futuro cercano, el rector se dijo convencido de que “juntos enfrentaremos la transformación institucional, los retos educativos y los derivados de las restricciones financieras contempladas para 2011, lo cual demandará posturas firmes y responsabilidades compartidas para que la Universidad esté a la altura de los tiempos que le han tocado vivir”.

    Compartir