Descubren un camino de baldosas en el Océano Pacífico

0

CN COLIMANOTICIAS

Madrid.- El camino de las baldosas amarillas existe y está en el Océano Pacífico. Concretamente en el interior del Monumento Nacional Marino Papahānaumokuakea, en Hawái, donde los miembros de la tripulación Exploration Vessel Nautilus han hecho un hallazgo que ha fascinado a la comunidad científica a 600 metros bajo el mar.

No solo por el hecho de haberse encontrado una configuración geológica impropia de estas profundidades, que también, sino por lo mucho que puede aportar a la hora de entender de una manera más precisa la «geología oculta de la Tierra».

Según cuentan en su página web, la tripulación detectaba hace apenas unos días lo que parecía «un lecho de lago seco» tras alcanzar la cima del monte submarino Nutka. Después de analizar detenidamente el terreno, el equipo al frente de esta investigación llegaba a la conclusión de que se trataba un flujo fracturado de roca de hialoclastita.

Un tipo de roca volcánica, que se forma durante las erupciones de alta energía, que acabó desperdigada en el lecho marino dividido en múltiples fragmentos.

Sin embargo, llamaba la atención por un curioso patrón que se asemeja considerablemente al camino de baldosas amarillas sobre el que hemos escuchado hablar tantas veces.

Después de encontrarse lo que parecía una calzada romana, los científicos al frente de esta operación bromeaban entre ellos asegurando que era el camino que podría llevarles hasta la Atlántida: «Es un acontecimiento realmente único».

A pesar de que pueda parecer una vía realizada por el ser humano, los investigadores han dado a conocer que es el resultado de la geología volcánica, capaz de fracturar la roca de una forma curiosamente uniforme: «Es posible que se hayan formado costras de ferromanganeso gruesas en las superficies rocosas expuestas, especialmente en los flancos de los montes submarinos donde la sedimentación es mínima».

Respecto a lo perfectas que parecen las fracturas, los investigadores apuestan a que se han creado de esta manera como consecuencia del estrés por calentamiento y enfriamiento de las erupciones que han tenido lugar: «Las fracturas únicas de 90 grados probablemente estén relacionadas con el estrés por calentamiento y enfriamiento de las múltiples erupciones que han tenido lugar en esta zona».

Con información de SER