CRÓNICA DEL ENFRENTAMIENTO ENTRE PRIÍSTAS Y MANIFESTANTES ANTIPEÑISTAS

    0

     

    La marcha comenzó alrededor de las 12:00 horas en el parque de la Piedra Lisa, donde los manifestantes, en su mayoría jóvenes, quienes se autodefinieron como estudiantes de la Universidad de Colima, elaboraron cartulinas de protesta y máscaras emulando a Carlos Salinas de Gortari.

    Muy cerca de ellos se reunió un grupo de simpatizantes priístas y una banda de música, pero no se registró ningún altercado.

    Mientras tanto, el PRI organiza su evento en el Jardín Libertad, donde espera una asistencia de más de 10 mil personas a favor de su candidato.

    INICIA LA MARCHA

    Los manifestantes caminaron por un carril de la Calzada Galván, aunque habían sugerido ir por la banqueta, ya que no hubo avanzada de la Dirección de Tránsito.

    Portaban cartulinas con las leyendas: “Yo no quiero un presidente guapo, quiero uno inteligente”, “Que no te gobierne Televisa”, “Apartidista, no panista ni perredista”, “El pueblo tiene el poder”, “Yo soy 132”, “No soy porro, no soy delincuente, soy estudiante”, “Televisa te idiotiza; exigimos información clara”, “Se te acabó tu tiempo Peña Nieto”, “Atenco no se olvida” y “No a la manipulación de encuestas”, entre otras.

    A la altura del Comité Estatal del PRI, una persona de la tercera edad se acercó a la marcha y le arrebató una cartulina a una joven y la hizo pedazos para luego salir corriendo rumbo a la glorieta de la Niños Héroes.

    Los manifestantes gritaban consignas a lo largo de su marcha contra el PRI y Peña Nieto, contra Televisa y Tv Azteca y contra “la prensa vendida”.

    GOLPES

    Aun cuando habían definido el Jardín Núñez como punto final de la marcha, a la mera hora decidieron seguir por la calle Madero, donde a la altura del Banco Santander, los esperaba un grupo de choque del PRI.

    Uno de los priístas tomó un letrero de latón y lo arrojó a los manifestantes, enseguida varios hombres corrieron y se abalanzaron contra los reporteros gráficos, uno de ellos Marcos Elizarrarás, de un conocido periódico local, a quien golpearon en la cara y arrojaron al suelo.

    El resto del grupo de choque les arrancaron de las manos las cartulinas a los jóvenes, quienes en lugar de responder a las agresiones se sentaron en la calle y comenzaron a gritar.

    Los priístas se retiraron media cuadra de los manifestantes desde donde gritaban a los manifestantes que se fueran. Esta situación tensa duró un rato, hasta que se hizo presente una patrulla de la Policía Estatal Preventiva, que se colocó a espaldas de los antipeñistas. Bajaron cuatro policías y les pidieron abrir paso a la patrulla; los jóvenes accedieron.

    La patrulla se interpuso entre ambos bandos y comenzó una aparente calma, en que ambos grupos gritaban sus consignas, unos a favor y otros en contra del candidato presidencial.

    En tanto, los comerciantes de la Madero optaron por bajar las cortinas de sus negocios y las familias se refugiaron en las farmacias que se encuentran en dos esquinas de este punto del centro.

    La empresaria de la Canadá dijo a los reporteros su inconformidad por este tipo de actos, ya que dijo afectan al comercio, asustan a la población y va en contra de la libertad de expresión.

    FOTÓGRAFOS GOLPEADOS

    Unos de los jóvenes golpeados, Oscar Adrián Galindo Luna, que dijo ser estudiante universitario y fotógrafo, mencionó que “los estudiantes tenemos libertad de expresarnos sea a favor o en contra; esta es una forma intolerante del PRI; lamentable para Colima, para el país”.

    Resaltó que tiene un blog de periodismo, está en contra de Peña Nieto pero “no es justificación para golpearme en la cara”. Indicó que tiene en fotografía la imagen de su agresor y posiblemente entable una demanda.

    Por su parte, el reportero gráfico, Marcos Elizarrarás, narró que estaba él tomando la foto “cuando llega el primer golpe, luego me aventaron al piso”.

    Señaló que alcanzó a tomar la foto del agresor y platicará con su medio para saber si entabla una demanda o no.

    ROMPIMIENTO

    La manifestación se rompió cuando se acercó una segunda marcha, esta de simpatizantes del PRI, con una banda tocando y más numerosa. El mismo grupo que se había reunido en la Piedra Lisa.

    Los jóvenes optaron por terminar su manifestación, se levantaron y avanzaron por la calle Obregón, entre gritos de ambos bandos y la música de la banda. Ya no se registró más violencia.

    {Jathumbnail off}

    Compartir