Cómo prevenir la conjuntivitis

0

CN COLIMANOTICIAS

México.- En invierno, temporada de frío, la conjuntivitis puede aparecer con mayor frecuencia, ya que las vías respiratorias se conectan con las órbitas oculares. Al presentarse una infección en estas vías, puede llegar hasta los ojos.

Antes, un caso de conjuntivitis, también conocida como ojos irritados, solía requerir una visita al médico, tomar antibióticos y quedarte en casa; pero ese ya no es el caso, y además puedes evitarlo.

«El virus que produce la conjuntivitis, básicamente, es el mismo que causa la gripe común», señala la doctora Marcie Billings, pediatra de la Clínica Mayo. La especialista explica lo que hay que saber acerca de esta infección viral para que no se interponga en la felicidad de las fiestas decembrinas.

¿Qué es y cuáles son los síntomas?

La conjuntivitis es una inflamación o una infección en la membrana transparente (conjuntiva) que recubre el párpado y la parte blanca del globo ocular. Cuando los pequeños vasos sanguíneos de la conjuntiva se inflaman, se hacen más visibles. Esto es lo que hace que la parte blanca del ojo se torne rojiza o de color rosa.

La causa más frecuente de la conjuntivitis es una infección bacteriana o viral, una reacción alérgica o, en bebés, un conducto lagrimal parcialmente abierto.

Si bien la conjuntivitis puede ser molesta, rara vez afecta la visión. Los tratamientos pueden ayudar a aliviar las molestias de la conjuntivitis. Como la conjuntivitis puede ser contagiosa, su diagnóstico y su tratamiento tempranos limitan el contagio a otros.

Los síntomas más frecuentes de la conjuntivitis (en uno o en ambos ojos) son los siguientes:

  • Enrojecimiento.
  • Comezón.
  • Sensación arenosa.
  • Secreción que forma una costra durante la noche, la cual puede impedir que abras un ojo o ambos en la mañana.
  • Lagrimeo.

Prevención del contagio

La higiene es necesaria para controlar el contagio del ojo rojo. Por ejemplo:

  • No te toques los ojos con las manos.
  • Lávate las manos con frecuencia.
  • Usa una toalla y pañuelo limpios cada día.
  • No compartas las toallas y los pañuelos.
  • Cambia la funda de la almohada a menudo.
  • Desecha los cosméticos para los ojos, como la máscara.
  • No compartas los cosméticos para los ojos ni los elementos personales de cuidado ocular.

Ten en cuenta que el ojo rojo no es más contagioso que el resfrío común. Si no puedes tomarte un tiempo de descanso, está bien que regreses al trabajo o a la escuela o que retomes el cuidado de los niños siempre y cuando seas consistente y mantengas una buena higiene.

Fuente: HARMONIA

Anuncios
Compartir