Colima, Segundo Lugar en Divorcios

    0

    Sucesos como la crisis económica, la infidelidad, la monotonía y el individualismo han puesto en evidencia que dicha oración es más que un simple proverbio, lo cual se ve reflejado en el creciente número de divorcios en México.

    De acuerdo con los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), los procesos de separación concluidos sumaron 81 mil 851 en 2008, cifra que representó un incremento de cuatro mil 596 respecto a 2007, es decir, un aumento de 5.9 por ciento.
    En tanto, se contabilizaron 589 mil 352 matrimonios en el país. La edad promedio al momento de contraer nupcias en los hombres fue de 28.3 años por 25.5 de las mujeres.

    Lo interesante es cuando observamos la relación que existe entre el número de matrimonios y el de divorcios.

    De acuerdo con las Estadísticas Vitales de 2008, en el país se registraron 13.9 separaciones legales por cada 100 matrimonios. En 2007 y 2006 la relación fue de 13 y 12.3, respectivamente.

    En opinión de María Isabel Gutiérrez, académica de la Universidad Panamericana, una de las principales causas de que un hombre y una mujer decidan divorciarse, es el fenómeno de la individualización, y es que, explicó, en muchos de los casos, ambas partes sólo buscan satisfacer sus intereses personales y no los de la pareja. “Pretenden tener todas sus necesidades cubiertas y se les olvida que existe la otra parte y que el compromiso es en todos los aspectos”, comentó.

    Comúnmente, dijo, las parejas contran nupcias sin conocer los derechos y obligaciones que genera un matrimonio, lo cual, aunado a las “altas expectativas” que tienen de éste, termina por generar un “rápido desencanto”, que, a su vez, se traduce en monotonía e infidelidad.

    La académica reconoció que la crisis económica es un factor que afecta los matrimonios.

    Señaló que es muy cierto ese dicho que dice: “Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana”.

    Entre las entidades del país que mayor número de separaciones registraron se encuentran: Chihuahua (26.9 divorcios por cada 100 enlaces matrimoniales); Colima (26.7) y Nuevo León (24.4). En contraste, las proporciones menores se mostraron en Oaxaca (2.9), Guerrero (4.9) y Tlaxcala (6.4).

    De acuerdo con un breve sondeo realizado por Excélsior, los cinco elementos que más laceran la convivencia de una pareja son la monotonía, la infidelidad, el factor económico, la diferencia en los objetivos personales y profesionales, así como la religión.
    En México, la edad promedio de los hombres al momento de divorciarse es de 38 años y de las mujeres de 35.4 años.

    En el caso particular del Distrito Federal, en 2008 se registraron 23 divorcios por cada 100 matrimonios, es decir, una tasa por arriba del promedio nacional.

    De las parejas que optaron por separarse, 54.7 por ciento duraron diez años o más juntos y 28 por ciento cinco años o menos.

    Sicólogos señalan que es muy cierta la frase que dice “cuando el hambre entra por la puerta el amor sale por la ventana”“El amor no es para siempre”. ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? Pareciera que sólo es un dicho trillado, pero las estadísticas nos indican lo contrario.

    Sucesos como la crisis económica, la infidelidad, la monotonía y el individualismo han puesto en evidencia que dicha oración es más que un simple proverbio, lo cual se ve reflejado en el creciente número de divorcios en México.

    De acuerdo con los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), los procesos de separación concluidos sumaron 81 mil 851 en 2008, cifra que representó un incremento de cuatro mil 596 respecto a 2007, es decir, un aumento de 5.9 por ciento.

    En tanto, se contabilizaron 589 mil 352 matrimonios en el país. La edad promedio al momento de contraer nupcias en los hombres fue de 28.3 años por 25.5 de las mujeres.

    Lo interesante es cuando observamos la relación que existe entre el número de matrimonios y el de divorcios.

    De acuerdo con las Estadísticas Vitales de 2008, en el país se registraron 13.9 separaciones legales por cada 100 matrimonios. En 2007 y 2006 la relación fue de 13 y 12.3, respectivamente.

    En opinión de María Isabel Gutiérrez, académica de la Universidad Panamericana, una de las principales causas de que un hombre y una mujer decidan divorciarse, es el fenómeno de la individualización, y es que, explicó, en muchos de los casos, ambas partes sólo buscan satisfacer sus intereses personales y no los de la pareja. “Pretenden tener todas sus necesidades cubiertas y se les olvida que existe la otra parte y que el compromiso es en todos los aspectos”, comentó.

    Comúnmente, dijo, las parejas contran nupcias sin conocer los derechos y obligaciones que genera un matrimonio, lo cual, aunado a las “altas expectativas” que tienen de éste, termina por generar un “rápido desencanto”, que, a su vez, se traduce en monotonía e infidelidad.

    La académica reconoció que la crisis económica es un factor que afecta los matrimonios.

    Compartir