CLAUSURAN JUEGOS PARALÍMPICOS 2012

    0

    Ante 80,000 espectadores en el Estadio Olímpico, el grupo de pop británico Coldplay y la cantante Rihanna, así como el rapero Jay Z, se encargaron de ponerle ritmo a la gran fiesta, en la que fueron transportados a través de las cuatro estaciones, rindiendo homenaje a los muchos festivales musicales organizados en Gran Bretaña a lo largo del año.

    «La fiesta de la llama», como se le llamó, se realizó en presencia del príncipe Eduardo, el nieto menor de la reina Isabel II. En total participaron 4,200 atletas de 164 países, que dieron las gracias a los 70,000 voluntarios de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos que apoyaron todas las diferentes tareas.

    Asimismo, participaron ex soldados que resultaron heridos en conflictos bélicos recientes, en Irak y Afganistán, por ejemplo. Uno de ellos, el capitán Luke Sinnott, gravemente herido en el segundo de estos países, fue el encargado de llevar a lo alto de un mástil la Union Jack, la bandera británica.

    En especial estuvo presente la organización Help for Heroes, que apoya a los heridos de guerra. Y el ejército británico aportó también un insecto y una ballena gigantes fabricados con desechos de vehículos y aviones militares.

    La llama fue encendida el pasado 29 de agosto en el estadio de Stratford, al este de la capital británica y, en esta jornada la extinguieron dos jóvenes atletas paralímpicos británicos, la nadadora Ellie Simmonds y el velocista Jonnie Peacock. Su ocaso marca el final de un verano boreal dedicado al deporte al más alto nivel en la capital británica, que fue sede de los Juegos Olímpicos entre el 27 de julio y el 12 de agosto.

    «Estos Juegos pueden considerarse realmente únicos sin la menor duda (…) Los mejores jamás organizados», destacó Philip Craven, presidente del Comité Internacional Paralímpico. Efectivamente, pueden considerarse los más importantes hasta ahora organizados, puesto que también se agotaron las casi 2.700,000 entradas puestas a la venta.

    Después, como es habitual, se le pasó el testigo a la próxima ciudad olímpica y paralímpica, en este caso Rio de Janeiro (2016), que tuvo unos minutos para presentarse con un espectáculo sobre todo de danza, en el que participaron bailarines con minusvalías y estrellas a nivel mundial originarios del país sudamericano.

    Con la extinción del pebetero de la llama olímpica, al arriarse la bandera paralímpica, es costumbre desde 1996 que suenen los acordes del Himno al futuro, canción oficial de los Juegos.

    En total se batieron 251 récords mundiales, contra 279 en Pekín-2008, lo que no empaña para nada la brillantez de la edición de la ‘City’. China, con un total de 231 preseas, 95 de éstas de oro, dominó claramente el medallero de los Juegos, seguida por Rusia con 101 (35 de oro) y Gran Bretaña con 120 (34 de oro).

    Entre los países latinoamericanos destacaron Brasil, que logró 43 (21 de oro), Cuba 17 (9) y México 21 (6).

    Londres transmitió la bandera con las tres comas roja, azul y verde, símbolo del paralimpismo, a Rio, que albergará la próxima edición de cuatro años.

    {Jathumbnail off}

    Compartir