Cada vez más varones se sienten insatisfechos con su cuerpo: profesora de la UNAM

0

COLIMANOTICIAS

México.- Aunque la bulimia y la anorexia son menos frecuentes en hombres que en mujeres, cada vez más varones se sienten insatisfechos con su cuerpo y cambian su comportamiento, señaló la profesora de la Facultad de Psicología de la UNAM, Cecilia Silva.

La investigadora indicó que en México uno de cada 10 pacientes con trastornos de la conducta alimentaria es hombre y ante la falta de criterios diagnósticos apropiados para esta población, la tasa de incidencia puede ser mayor.

A diferencia de ellas, precisó, ellos suelen llevar a cabo conductas que socialmente son más aceptadas, como hacer ejercicio en lugar de dejar de comer o vomitar tras la ingesta.

Silva destacó que el problema inicia si lo hacen de manera compulsiva o compensatoria por la necesidad que tienen de modificar su figura, lo que también los lleva a cambiar sus patrones de nutrición y no necesariamente de manera saludable.

Por ejemplo, ingieren prácticamente sólo proteínas y dejan de lado otros grupos de alimentos, consumen suplementos, recurren a medicamentos de distintos tipos, laxantes o diuréticos, así como a hormonas como esteroides, que altera sus condiciones nutricias y metabólicas.

Al presentar un trastorno de la conducta alimentaria empiezan con una sintomatología similar a la de las mujeres: comienzan a sentirse incómodos con su figura e inician dietas o rutinas físicas que aparentemente están dentro de la «regularidad».

No obstante con el paso del tiempo las dietas se convierten en persistentes y restrictivas, y las rutinas compulsivas y compensatorias, de manera que la finalidad no suele ser la delgadez, sino desarrollar musculatura.

Uno de los grandes inconvenientes en cuanto al diagnóstico y tratamiento es que, por lo regular, los pacientes buscan ayuda hasta que su salud ha sufrido un deterioro importante, abundó.

La atención debe ser multidisciplinaria dado que suelen tener comorbilidad (presencia de uno o más trastornos además de la enfermedad primaria) con sintomatología ansiosa y depresiva, principalmente, se requieren cuidados psiquiátricos, además del tratamiento psicológico y nutricional.

Fuente: EL INFORMADOR