Atrapó la PGJE a «El Betón»: Mató a su Propio Hijo

    0

    Cabe señalar que inicialmente la central de emergencias había reportado vía telefónica que cercas de la población del Agua de la Virgen, se había registrado un accidente y que había una persona lesionada, por lo que de inmediato se trasladaron agentes de la PPJE, pero al llegar se percataron que no había tal accidente, sino un menor sin vida, por lo que se iniciaron las investigaciones.

    En dicha población localizaron la casa paterna del probable, y previa identificación preguntaron a la mamá de Gilberto sobre su paradero, informándoles la señora que minutos antes había llegado su hijo y le había dicho que había hecho algo malo, que no le podía decir, y que si llegaba la policía los mandara a la iglesia del pueblo, donde estaría pidiendo perdón por lo que había hecho y de ahí se daría a la fuga con rumbo a Michoacán.

    Minutos después los agentes llegaron al lugar en cuestión logrando la detención del probable responsable.

    En su confesión Gilberto manifestó ser originario de El Algodón, del municipio de Aquila, Michoacán, de ocupación peón de albañil, con domicilio en Agua de la Virgen, quien vivió en unión libre con la mamá del menor con quien procreo tres hijos, quienes actualmente tienen 16, 13 y el finado de once años.

    De igualo forma explicó que estuvo internado en el Cereso de la capital por 4 años 3 meses, por los delitos de robo, saliendo el pasado mes de octubre del 2007, y durante este tiempo no perdió contacto con su familia ya que su concubina lo visitaba y llevaba a sus hijos.

    Dijo que unos días antes de salir del Cereso, tuvo unas diferencias con su mujer quien se fue de su casa y se fue a vivir a la población de La Tunita, en Ixtlahuacán, con sus papás, llevándose a los hijos, más sin embargo seguía viéndolos, pero ya no había una relación de pareja.

    El homicida señaló que días después se enteró que la madre de sus hijos se vino a vivir a la ciudad capital, ya que el hijo más grande había ingresado al bachillerato, quedándose con su abuela materna únicamente su hijo Ramón.

    Explicó que ante ello decidió ocasionarle un daño que le doliera toda a su vid a su esposa, por lo que planeo la muerte de su hijo el más pequeño, ya que sería el más fácil de manipular y además era el “chiqueado” de ella, por lo que tenía más de cinco días analizando la forma de cómo llevar a cabo el homicidio.

    Dijo que una vez que decidió que el pasado miércoles 21 de los corrientes era el día indicado, luego de terminar sus labores del día como peón de albañil, en la construcción del puente donde ocurrieron los hechos y que se ubica a la entrada de la población Agua de la Virgen, decidió esperar al menor desde las cuatro de la tarde, ya que a diario pasaba por dicho lugar a la escuela de dicha comunidad.

    Manifestó que observó que su hijo se acercaba hasta donde estaba él, a bordo de su bicicleta color azul, misma que utilizaba a diario para ir desde La Tunita a la escuela, al llegar le dijo “hijo te tengo un regalito, pero te voy a tapar los ojos con un pañuelo blanco para que sea una sorpresa”.

    Luego tomó una piedra de tamaño considerable para golpearlo con la misma en varias ocasiones en la cabeza, cayendo el menor al suelo, después lo tomó en brazos y lo llevó hasta donde estaba un árbol de guamuchil donde lo escondió para que no fuera descubierto el cuerpo.

    Después se fue por el río llegando hasta la casa de sus papás, informándole a su progenitora que había hecho algo malo, que iría a la iglesia a pedir perdón y de ahí se daría a la fuga rumbo a Michoacán, pero los agentes de la Policía de Procuración de Justicia lograron su detención.

    Una vez que el ministerio público de Ixtlahuacán, agote la integración de la averiguación previa, pondrá a disposición del juez de lo penal en turno, al probable responsable Gilberto Chávez Corona, por su probable responsabilidad penal en la comisión del delito de homicidio calificado, en agravio de su hijo de once años, Ramón Guadalupe Chávez Navarro.

    El Gobierno del Estado a través de la Procuraduría General de Justicia, continuará trabajando todos los días para lograr la captura de quienes en el pasado o el presente han cometido hechos delictivos que vulneren los valores fundamentales de la sociedad en que vivimos, dando con ello muestra de que en Colima, no habrá impunidad.

    Se hace un llamado a la población en general para que denuncie de manera anónima hechos delictivos a la PGJ a los teléfonos gratuitos: 01 800 581 l770, 01 800 506 8360, así como al 01 800 830 6415 de atención a víctimas y prevención del delito.

    Compartir