AMLO EMULANDO A FRANCISCO I. MADERO

0

Hay cuatro cosas que ponen al hombre

en acción: interés, amor, miedo y fe.

Napoleón Bonaparte.

Por: Manuel Olvera Sánchez.

Indudablemente que de los presidentes de nuestro país en los cuales se han fincado mayores expectativas han sido  Francisco I Madero y  Andrés Manuel López Obrador (AMLO); en el caso del primero por surgir de uno de los movimientos más emblemáticos sociales que ha sufrido el pueblo de México como lo fue la Revolución Mexicana y el segundo por las expectativas fincadas en su movimiento social ante el descontento del pueblo por promesas de cambio que indudablemente fueron sueños efímeros .

En la lucha revolucionaria encabezada por Francisco I. Madero, andamiada por Emiliano Zapata, Pancho Villa, Álvaro Obregón,  José María Pino Suárez, los hermanos Flores Magón, por mencionar algunos, las diferencias no tardaron en surgir ante un Francisco I. Madero que resulta electo ante una ínfima participación ciudadana de solo 20 mil votos, los cuales representaban tan solo el 0.1 % del total de la población con derecho o votar, lo cual, a decir por parte de los acérrimos rivales de Madero era un gobierno antidemocrático.

Vale señalar que Francisco I. Madero provenía de una familia pudiente, lo cual,  lo ligaba de manera directa con la clase burgués, situación que lo colocó en una situación más incómoda; , lo anterior derivado a que al no poder cumplir con sus compromisos contraídos con los campesinos de restituirles sus tierras  las cuales habían sido despojados por la dictadura de Porfirio Díaz, y que fueron unos de los muchos acuerdos pactados con Emiliano Zapata, el sector campesino se resistía a dejar las armas hasta que les cumplieran sus demandas; todo esta problemática derivó que la clase burgués presionara a Madero con la finalidad de acabar con la lucha social campesina de liderada por Emiliano Zapata un hombre cercano y de las confianzas de Madero .

Todo lo anterior revela que si bien es cierto que el movimiento revolucionario buscaba terminar con la dictadura de Porfirio Díaz, también es cierto que se utilizó a diferentes sectores de la sociedad,  incluyendo a los campesinos con el único objetivo de ser los líderes que encabezaban la revolución quienes accedieran al poder y una vez logrando su objetivo procurar cumplir la infinidad de acuerdos pactados con el pueblo mexicano.

Sin embargo, algo que caracterizó al gobierno del presidente Francisco I. Madero fue la tibieza con la cual se tomaban decisiones o en su caso, no se tomaban,  actuando de manera omisa ante la infinidad de necesidades que padecía en su momento el pueblo mexicano, derivado de la dictadura padecida durante la administración de Porfirio Díaz, todo eso desencadenó en una infinidad de descontentos no solo con Emiliano Zapata, también por parte del gobierno norteamericano ya que veían un Presidente de la República débil y comprometía los intereses de la élite estadounidense.

Con relación AMLO todo parece indicar que el común denominador y que lo une de manera directa con Francisco I Madero es la tibieza con la cual actúa ante problemas que le surgen a diario y su proceder revela su falta de carácter .

Vemos cómo dos de los grandes problemas que ha enfrentado, como lo es la inseguridad y la pobreza,  que si bien es cierto le fueron endosados, también es cierto qué le ha faltado ese poder de decisión a través del cual se inicie una serie de acciones de gobierno encaminadas a combatirlas.

Vale recordar en lo relacionada a la inseguridad que se vive a lo largo y ancho del país uno de los acontecimientos que más evidenció la pasividad con la cual ha actuado el presidente fue en la detención de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán Loera; no valió todo un operativo desplegado por las fuerzas federales en la cual fueron agredidos por los criminales con armas de grueso calibre, ante lo cual la orden del gobierno federal fue la de liberarlo con el argumento de privilegiar la vida de ciudadanos inocentes , sin embargo, el estado de derecho fue encerrado en la celda de la impunidad.

Indudablemente que una de las acciones mayúsculas de inmoralidad y que han dañado de manera significativa la calidad de vida de los mexicanos es la corrupción, un cáncer que ha carcomido a las instituciones de todos los niveles de gobierno; AMLO conoce a cabalidad el sistema político mexicano y consciente está de lo dañino que ha sido la corrupción al grado de ser una bandera que de manera permanente ha usado, primero como candidato en su lucha por ser presidente de México y hoy en día ya en funciones, sin embargo, observamos dos cosas: la primera es en el sentido de que a dos años de su administración no se ha juzgado ningún funcionario que en infinidad de sus mañaneras ha mencionado como infractores de la ley al cometer actos de corrupción; y la segunda es que haya nombrado a personajes desfasados y que no encajan en el discurso presidencial de cero corrupción, como lo es Manuel Bartlett, por mencionar sólo algunos.

Su proyecto de gobierno enmarcado dentro la cuarta transformación corre el riesgo de fracturarse, el cambio de régimen que prometió hoy más que nunca se visualiza que fue un sueño efímero, la luna de miel del presidente ha concluido y las últimas mediciones así lo revelan, de haber contado con una aprobación del 81%, hoy en día oscila entre un 53% y un 58%; lo anterior es un testimonio de que precisamente la tibieza con la que ha actuado el Presidente de la República no es bien vista por el pueblo.

La tibieza con la cual se ha conducido el Presidente de la República ha sido tal, que ha derivado que un grupo de 10 gobernadores se conduzcan de manera arrogante e incluso de falta de respeto ante la investidura presidencial; indudablemente que le han tomado la medida al presidente: gobernadores que sobre su gestión pesan denuncias de corrupción contundentes y que el proceder del presidente es faltar a su discurso de privilegiar el estado de derecho o peor aún, a los dictados del presidente Benito Juárez de todo por la razón y el derecho.

El más reciente caso es el relacionado con el General Salvador Cienfuegos, AMLO al conocer de la situación jurídica del ex secretario de la defensa nacional en la gestión del ex presidente Enrique Peña Nieto al ser detenido por el gobierno norteamericano mencionó que se haría una limpia al interior de las fuerzas armadas, el general Cienfuegos hoy en día está de regreso en nuestro país sin que a la fecha haya sido destituido ningún mando militar.

En lo relacionado al tema educativo se presume el cumplimiento de promesa de campaña de derogar la Ley de educación promulgada en el gobierno de Peña Nieto, sin embargo, lo más relevante es la abolición de la evaluación a los docentes que determinaba su permanencia, pero mantiene la estructura de la reforma anterior, ambas reformas se han enfocado a temas exclusivamente de los docentes, sin considerar la realidad que se vive en los centros escolares, el compromiso contraído con la coordinadora nacional de trabajadores de la educación en el sentido de no dejar ni una sola coma de la ley de Peña Nieto fue solo una estrategia mediática, el destino de la educación de nuestros niños continua en la incertidumbre.


Todos estos eventos en los cuales lo que ha prevalecido es la tibieza con la cual se ha conducido el Presidente de la República se asemejan y pareciera que será el común denominador de este gobierno a la tibieza con la cual actuó Francisco I Madero al grado de que muchos de sus compañeros de batalla optaron por sublevarse y convertirse en sus más acérrimos opositores.


¡MÉXICO, HAZ MEMORIA!

La visión que tenías sobre mí, no la defraudare, eso me fortalece aún más, serás ese impulso para lograrlo.

[email protected]

Facebook: Manuel Olvera Sánchez

Twiter:@manolsa

Compartir