América golea al León

0

*El cuadro americanista consigue abultado marcador ante La Fiera. Goltz, Aguilar, Benedetto y Arroyo, los verdugos

ADRENALINA 360

Ciudad de México.- El América reclamó el Estadio Azteca (donde sumó cuatro derrotas a lo largo del torneo) con una de sus victorias mejor elaboradas a lo largo del torneo Apertura, de 4-1 sobre el León, que le pone muy cuesta arriba la serie al equipo esmeralda.

El árbitro César Arturo Ramos ayudó con un penalti inexistente de William Yarbrough sobre Andrés Andrade, aprovechado por Darío Benedetto, aunque eso apenas empañó uno de los partidos más completos del once azulcrema.

Fue un partido con distintos matices con su dosis de polémica incluida: Primero, la Fiera logró desplegar un futbol brillante que le sirvió para tomar la ventaja empujada por el ingenio de Carlos Peña, Luis Montes y Elías Hernández, quienes se combinaron para generar dos buenas opciones de las cuales fue aprovechada una en el minuto 12, en el que Ignacio González empujó un balón que se encontró después de que Paul Aguilar hiciera cimbrar el travesaño. En la segunda, Guillermo Burdisso estrelló un testarazo en el arco.

Entonces, el rico ataque americanista se sacudió de su letargo para recuperar las buenas sensaciones que dejó el sábado pasado frente a Pumas con un rendimiento de alto calibre que confirma a su club como un contendiente al cetro.

El América empezó a circular el esférico a placer, en el Azteca, y con mucha velocidad sin prestárselo más a los esmeraldas que, inermes, terminaron arrollados dentro del campo.

La metralla en el arco de William Yarbrough la inició Paolo Goltz en el minuto 22, tras tomar un balón que se paseó por el área grande en una jugada derivada de un tiro de esquina. Al verse solo tiró y aunque Aldo Rocha intentó desviar el cuero, la fuerza con la que iba se lo impidió.  Igual, tras otro cobro de córner, 12 minutos después, Paul Aguilar pudo poner el 2-1 con un tiro potente para aprovechar el mal rechace de Carlos Peña, quien dejó el balón en el centro del área.

La falla de la noche llegó para que las Águilas marcaran el tercer tanto por culpa del silbante César Arturo Ramos, quien marcó  un penalti inexistente por un derribo a Andrade.

Darío  Benedetto puso el 3-1 en el cobro, ya en el minuto 43, para matar cualquier intento de reacción esmerada y que le sirvió a su club para tomar con tranquilidad la segunda parte, en la que Michael Arroyo logró el 4-1 definitivo, al minuto 74, el que casi mata a el León, con un tiro libre que se comió el portero esmeralda.

El partido de vuelta será el sábado, en el Nou Camp.

Anuncios
Compartir