2020: Un año para recordar

0

Diario de un Centenials.

Por: Consuelo Araujo.

Iniciamos un año con la alegría y esperanza de que nuestros sueños y metas puedan realizarse con éxito y dejar atrás los errores del pasado. Con frecuencia damos por hecho de que todo lo tenemos seguro: seres queridos, escuela, amigos, proyectos, etc. Sin embargo a mediados de marzo de 2020, un virus vino a cambiar todas nuestras expectativas y nos hizo valorar un sin fin de cosas que antes no le dábamos la importancia que se merecen y desafortunadamente la desesperación se hizo presente en cada una de las familias mexicanas.

Que nostalgia es recordar aquellos días de escuela, donde tenías que madrugar para tomar el transporte escolar y lograr llegar a tiempo al salón de clases, cumplir con el horario para cada una de nuestras asignaturas, saludar a tus maestros y compañeros de clases y convivir con ellos todas las mañanas de lunes a viernes, entregar tareas y proyectos (o en algunos casos los contrario), cargar la pesada mochila sobre la espalda, ponerte el uniforme, etc. ¡Hay que nostalgia! Quien diría que extrañaríamos tanto las clases presenciales y que sería tanto el deseo de volver a la escuela.

Este virus  no solo trajo consigo una enfermedad terrible sino que también una nueva modalidad de enseñanza llamada “Educación a distancia”. Dicha modalidad fue algo distinto para el sector educativo y complicada para llevarla a cabo tanto para directivos, maestros, alumnos y padres de familia, sin embargo pudo desarrollarse de la mejor manera en la medida de las posibilidades de cada uno. Ninguno estábamos preparados para algo así y por ende implica una adaptación por parte de todos los involucrados.

El término “Educación a distancia” hace referencia a clases en línea frente a una computadora por varias horas,  trabajar por medio de plataformas digitales para la entrega de tareas, video conferencias, organización del trabajo por equipos a distancia, el distanciamiento con nuestros compañeros de escuela y maestros, etc. Como resultado, esto provocó que se vivieran meses complicados, tanto por la precaución de la enfermedad o situación económica y por otra parte la de cumplir con los deberes de la escuela.

Este año 2020 vino a darnos una gran lección y a que no demos todo por seguro. El hecho de poder asistir a la escuela y sentarte en tu lugar dentro del salón de clases, de ahora en adelante será algo valorado por los estudiantes tanto de las jardines de niños, primarias, secundarias, bachilleratos y facultades, y porque no también los maestros valoraran más su profesión y las necesidades de cada uno de sus estudiantes. Después de todo lo recorrido a lo largo de esta pandemia será imposible seguir igual a como iniciamos y sin importar de todo lo malo que se vivió pronto llegará el día en que podremos volver a nuestras anheladas escuelas.

Anuncios
Compartir