EVITAN DAÑOS A LA SALUD Y AL MEDIO AMBIENTE

    0

    En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado indicó que desde el 2007 al 2011 se han recolectado 207 toneladas de materiales que se encuentran contaminados por agentes biológico-infecciosos, generados en los establecimientos que ofrecen servicios de atención médica a humanos o animales y que por el contenido de sus componentes puedan representar un riesgo para la salud y el ambiente.

    De acuerdo al historial del volumen de dichos residuos, se generaron 41 mil kilos en 2007,53 mil 700 en 2008, 42 mil 900 en 2009, 30 mil 400 en 2010 y 39 mil 222 kilos en 2011, mismos que han sido recolectados y transportados por una empresa de Guadalajara que da el destino final adecuado a estos materiales, con sistemas de tratamiento debidamente autorizados, así como con centros de acopio autorizados para el almacenamiento temporal en los estados de Aguascalientes, Michoacán y Nayarit.

    Actualmente, la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COESPRIS) cuenta con un padrón de 133 unidades de salud registradas que cada mes informan la cantidad de residuos peligrosos biológicos infecciosos que generan y entre las cuales se encuentran los centros de salud, los hospitales y sus respectivos laboratorios de análisis clínicos, así como el Laboratorio Estatal de Salud Pública, el Centro Estatal de Transfusión Sanguínea, el Instituto Estatal de Cancerología y unidades de atención médica privadas.

    La normatividad vigente en materia de estos materiales, la Norma 087SEMARNAT, clasifica a estos residuos en cinco tipos: sangre; cepas y cultivos; residuos atológicos (órganos, tejidos y partes del cuerpo que no estén en formol y todas la muestras de análisis clínicos empleadas en el laboratorio, excepto orina y excremento); residuos no anatómicos (materiales de curación que contengan sangre líquida y materiales que contengan secreciones pulmonares) y materiales punzocortantes (tubos capilares, navajas, lancetas, agujas de jeringas desechables, agujas hipodérmicas, de sutura, de acupuntura y para tatuajes, bisturís y estiletes de catéter).

    La COESPRIS informa y capacita al personal laboralmente expuesto en la identificación, clasificación, envasado y disposición final de los residuos generados en las unidades de servicios médicos, además de realizar acciones de vinculación con los sectores que generan residuos peligrosos como el mercurio, derivado de la práctica odontológica, el cual es un neurotóxico con importantes repercusiones tanto a la salud como al medio ambiente.

     

     

     

     

     

     

    Compartir