Un juego bonito y ofensivo, lo que promete Zidane

0

*El francés tiene su primer entrenamiento con el Real Madrid. *En la conferencia de prensa, menciona que jugará con tres delanteros.

EFE

Madrid.- Zinedine Zidane, entrenador del Real Madrid presentado este martes de forma oficial, afirmó en rueda de prensa que una de las prioridades de su nueva etapa en el banquillo blanco será «estar cerca de los jugadores» y tener «una buena relación» con ellos.

Acompañado del director de relaciones institucionales del club madridista, Emilio Butragueño, y después de 60 minutos de retraso sobre la hora anunciada, Zidane trazó sus líneas maestras de un proyecto que comenzará el próximo sábado con el partido ante el Deportivo en el estadio Santiago Bernabéu.

«Hay que estar cerca de los jugadores. Lo más importante es tener una buena relación con todos los jugadores. Yo soy el responsable del equipo y me interesa que todo vaya bien y tener una buena relación con todos, los jugadores lo primero».

Esa será un punto clave para un equipo en el que, según aseguró, jugarán siempre Karim Benzema, Cristiano Ronaldo y Gareth Bale en una clara apuesta por el futbol de ataque y ofensivo pero respetando el equilibrio que tanto gustó al ex técnico del Real Madrid, Carlo Ancelotti.

«Sí. Voy a jugar con los tres atacantes, sí. Sí, claramente. Lo que voy a intentar es dar ilusión. Todos los partidos los podemos ganar con juego, entrega, esfuerzo y todos los valores del madridismo. Voy a intentar eso, que sea así, con buen juego», anunció.

 

Zidane ilusiona al madridismo en su primer entrenamiento

El francés Zinedine Zidane dirigió su primer entrenamiento al frente del conjunto blanco, que estuvo marcado por el abundante público, la mayoría infantil, que pobló las gradas del estadio Alfredo Di Stefano de Valdebebas, casi lleno.

La llegada de Zidane al banquillo del Real Madrid, en sustitución del destituido Rafa Benítez, parece que ha ilusionado a la afición, que acudió en masa a Valdebebas para presenciar el primer entrenamiento del francés al frente del primer equipo.

Media hora antes del inicio, el aparcamiento del estadio Alfredo Di Stefano ya estaba lleno y, ante la masiva llegada de coches que seguían entrando en las instalaciones, la seguridad del club comenzó a dirigir a los aficionados a otro estacionamiento que también se llenó.

Con cinco minutos de retraso sobre la hora prevista, a las 11:05, los jugadores madridistas, todos con sudadera amarilla, fueron saltando al césped ante los aplausos de la afición. La mayor ovación fue para el propio Zidane, que salió el último del túnel.

Tras una vuelta al terreno de juego corriendo, los jugadores fueron convocados por Zidane al centro del campo, donde habló con ellos durante medio minuto antes de comenzar un circuito físico y unos rondos con balón.

Posteriormente, el técnico francés mandó a sus tres porteros (Keylor Navas, Kiko Casilla y Rubén Yañez) a realizar trabajo específico y al resto los dividió en dos grupos.

Por un lado, con peto, formaron Karim Benzema, Nacho, Jesé, Arbeloa, Kovacic, Sergio Ramos, James, Kroos, Danilo, Lucas Vázquez y Borja Mayoral, mientras que con la sudadera amarilla siguieron Modric, Isco, Cheryshev, Casemiro, Pepe, Marcelo, Varane, Carvajal, Llorente, Odegaard y Cristiano Ronaldo.

El siguiente ejercicio fue otro partidillo en un cuarto de campo y en el otro una serie de centros desde la banda izquierda y remates que tuvieron inicialmente como protagonistas a Marcelo, Odegaard, Llorente, Isco, Varane, Jesé y Keylor Navas bajo palos.

En ninguno de esos dos ejercicios participaron Sergio Ramos, Danilo y Pepe, que, después de unos minutos estirando sobre el césped, se acercaron a la grada para regalar sus sudaderas, firmar unos autógrafos y saludar a la afición antes de marcharse a los vestidores.