TONALTEPETL

0

Por: Gustavo L. Solórzano

Apreciable leyente, ¿ha escuchado hablar o ha leído sobre los ríos atmosféricos? Algo sumamente interesante y por demás misterioso. Los ríos atmosféricos son regiones relativamente largas y estrechas en la atmósfera, como ríos en el cielo, que transportan la mayor parte del vapor de agua fuera de los trópicos. Cuando estos tocan tierra, a menudo liberan este vapor de agua en forma de lluvia o nieve. De acuerdo con observaciones conjuntas de la NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), generalmente existen alrededor de 11 ríos atmosféricos (RA) presentes en todo el mundo al mismo tiempo; estos transportan vapor de agua desde los trópicos a latitudes medias y polares, en ocasiones tocan tierra en las costas occidentales de Norteamérica, Sudamérica y Europa.

Se estima que algunos RA transportan más agua que el doble de la cantidad descargada por el río Amazonas, lo que les da el potencial de arrojar niveles increíblemente altos de diferentes tipos de precipitación. Lamentablemente, gracias a efectos del cambio climático como el calentamiento global o calentamiento localizado y de acuerdo a un estudio publicado en la revista Nature, se dice que los niveles promedio de precipitación durante los eventos de RA podrían aumentar hasta 20 mm por mes.

La pregunta que yo me hice cuando investigué sobre el tema fue, ¿Cómo se forma un río atmosférico? Y más allá de ello, ¿cómo nos puede afectar? Generalmente comienzan sobre regiones tropicales, las temperaturas cálidas ahí hacen que el agua del océano se evapore y suba a la atmósfera. Los fuertes vientos ayudan a transportar el vapor de agua a través de la atmósfera. A medida que los ríos atmosféricos se mueven sobre la tierra, el vapor de agua se eleva hacia la atmósfera. Luego se enfría en gotas de agua, que caen como precipitación.

Es necesario entender que los ríos atmosféricos son regiones largas y fluidas de la atmósfera que transportan vapor de agua a través del cielo. Tienen alrededor de 402 a 605 km (250 a 375 millas) de ancho, y pueden tener más de 1,600 km (1,000 millas) de largo. Los ríos terrestres generalmente fluyen cuesta abajo; los ríos atmosféricos fluyen en la dirección del aire en movimiento creado por diferentes sistemas meteorológicos. Por ello, es importante mencionar que ocasionalmente una fuerte precipitación, puede estacionarse en una región durante varios días, y provocar inundaciones, deslizamientos de tierra, avalanchas y otros desastres.

Como ejemplo, le comento que existe un río atmosférico muy conocido llamado «Pineapple Express» recoge aire cálido y húmedo cerca de Hawái. Cuando el Pineapple Express toca tierra en el oeste de los Estados Unidos y Canadá, puede causar fuertes lluvias y nevadas. En California, puede incluso generar lluvias de hasta 5 pulgadas en un día. La investigación científica y el análisis de imágenes del satélite meteorológico GOES Oeste, permite que los pronosticadores podamos emitir advertencias con hasta cinco a siete días de anticipación y con ello, salvar vidas.

ABUELITAS:

A sus más de noventa años, la Maestra Leonor Pérez Carrillo, hija predilecta de Comala, lugar que amaba, cumplió su ciclo. Para quienes creemos en la vida que sigue, es sencillo entender que se ha reunido con el maestro Pablo Montes de Oca, su esposo y con su hija, la Dra. Mireya, finados. A lo largo de su trayectoria recibió muchos reconocimientos y fue la primer mujer regidora en su amado Comala. Maestra de muchas generaciones en los sistemas federal y estatal, dejó una profunda huella por su trayectoria laboral y humana. Desde estas líneas expreso mi acompañamiento a su hijo, el profesor y amigo René Montes de Oca Pérez. Descanse en paz la Güera, como afectuosamente se le conocía. Es cuánto.