TONALTEPETL

0

Por:  Gustavo L. Solórzano.

Aprenderás que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detendrá para que lo arregles. William Shakespeare.

Nuestra composición integral se basa en 84 minerales, 23 elementos y 8 galones de agua repartidos a través de 38 billones de células. Desde la perspectiva filosófica-religiosa de diferentes corrientes descendemos de una pareja creada por alguien superior. Omecihuatl y Ometechutli, nacidos de Ometeotl. Adán y Eva nacidos de Dios y así, las historia de la vida se llena de personajes significativos.

La realidad, nadie la sabe, pero intuyo que estamos hechos del polvo de las estrellas, viento, plumas y la savia de la vida, el agua. No somos parte de la tierra, somos la tierra misma en constante expansión y por consiguiente, cuando le hacemos algo a la tierra nos lo hacemos a nosotros mismos.

Llegamos al mundo como una hoja de papel en blanco; luego la familia, los amigos, la calle y las circunstancias a nuestro alrededor empiezan a rivalizar entre sí, para ensuciar esta hoja y cubrirla con escritos. Descubrimos ya, que la tierra no nos necesita, los demás seres de la creación tampoco, libremente mejoraron su calidad de vida y se multiplicaron con el respiro que le dimos al mundo derivado de la pandemia. Al día de hoy, la realidad no ha sido suficiente para que las ciudadanos que poblamos el planeta, podamos dimensionar la realidad que estamos viviendo. Cada persona “vive” ocupada en lo suyo, el poder, el dinero, la política, el carro nuevo, la casa, el terreno, el trabajo, la ropa, las joyas, etc.

¿Qué haremos cuando la tierra y sus recursos naturales se agoten? ¿Para qué servirán las propiedades y el dinero? Se lo dejo de tarea.

Otro tema:

A las 00 horas del seis de julio del presente, se tenía ya una panorámica de quienes habrían de ser los próximos administradores de nuestro estado y sus municipios, políticamente hablando. Naturalmente, días previos a ello las campañas terminaron, en consecuencia, los participantes que resultaron ganadores están sanamente obligados a trabajar unidos por un bien común.  A partir de que un servidor público asume su responsabilidad, asume un compromiso constitucional para servir sin distingos y en igualdad de condiciones, a todos los ciudadanos. Si el diputado del “pum” presenta una iniciativa que va a beneficiar a cientos o miles de colimenses sin detrimento de terceros, el diputado del “pin” está también, sanamente obligado a secundar esa propuesta.

Al menos eso es lo que espera cualquier ciudadano. Si entre quienes administran la vida institucional de nuestro hermoso Colima, existen diferencias, ese es un problema de ellos y no de la sociedad. Insisto, los electores solo aspiramos a que las promesas o compromisos se cumplan humanamente para beneficio de todos. Pienso que no es mucho pedir,  ¿o si?

ABUELITAS

Pensar en la unidad de nuestros políticos más allá de sus colores, para algunos puede ser algo utópico, para muchos, es la esperanza de recibir una solución a sus necesidades y en consecuencia la suma de voluntades en pro del desarrollo de nuestro estado. Prueba de oro para ellos y un punto más de referencia para la sociedad. El pueblo está harto de diferencias que generan no solamente obstrucción y lentitud, sino atraso y falta de atención. Es necesario convocar a la madurez humana y a la sensibilidad política, para que Colima florezca. Es cuánto.

 

Publicidad