TERESA POMAR, HOMENAJEADA POR LA LOTERÍA NACIONAL

    0

    A partir de ese día, los billetes del sorteo especial número 145 que se ofrezcan al público, llevarán la imagen de la maestra Teresa Pomar enfundada en un rebozo de telar.

    Con experiencia como notable antropóloga, coleccionista y promotora cultural, Teresa Pomar tuvo una fructífera gestión en favor del arte popular a nivel nacional. Durante 20 años fue directora del MUAP de la Universidad de Colima porque valoró la importancia de un espacio que preservara y difundiera las manifestaciones culturales de la región.

    En este cargo gestionó y promovió el arte local y nacional; también donó al patrimonio universitario una valiosa colección de cerca de cuatro mil piezas que actualmente se exhiben.

    Artesanos de la región colimense como José Bernabé Campechano, dedicado a la cerámica de petatillo; Nicasio “Pajarito” González, ceramista nacido en Tonalá y famoso por sus botellones de loza y Guillermo Ríos Alcalá, artesano de los famosos perritos colimotes de cerámica, han reconocido el apoyo de doña Teresa Pomar para continuar ejerciendo su oficio heredado.

    Antonio Enciso, actual director del MUAP, quien trabajó al lado de la maestra Pomar durante muchos años, expresó que ella luchó por que se admiraran y reconocieran los valores de la cultura y de quienes la crean: “Se involucró en múltiples proyectos donde recopiló a lo largo y ancho del país una acervo que entregó para diferentes museos”, dijo.

    “De la misma manera, logró amplios reconocimientos para el trabajo de los artistas populares mexicanos mediante un programa inédito que consistía en realizar homenajes a través del Museo Universitario de Artes Populares”, recordó.

    Entre los rescates del arte mexicano que promovió Doña Teresa Pomar, se encuentran el uso de la pasta de caña de maíz, la utilización racional de la tinta del caracol púrpura para teñir algodón, el uso del añil, criaderos de cochinilla para obtener el rojo carmín, la aplicación de esmaltes sin plomo en la alfarería, del rebozo de aroma y el tejido del rebozo en telar de cintura.

    También realizó acciones que permanecen hasta nuestros días con respecto al traje tradicional de Santa Rosa de Lima, tejidos de alfombras anudadas a mano que se conocen como las hermosas alfombras de Temoaya. Rescató técnicas tradicionales heredadas en Santa Clara del Cobre, la fabricación de gigantescos árboles de la vida, la alfarería de Temascalcingo con los hornos de gas, etc.

    Fundó casas artesanales como la Casa del Artesano en Santa Clara del Cobre, Casa del Tejido en los Altos de Chiapas y el Centro Ceramista de Valle de Bravo. Como mujer sensible a la artesanía, formó varias colecciones con verdaderas joyas artesanales donadas a algunos recintos o museos con la finalidad de exponerlas al público y estudiar las técnicas.

    Entre ellos Museo del Pueblo en la Ciudad de Guanajuato, Museo Comunitario en San Bartolo Coyotepec, Museo “Rafael Coronel” en la Ciudad de Zacatecas, Museo de Vidrio en Monterrey y Papalote Museo del Niño en la Ciudad de México.

    La maestra Pomar, por su labor, estuvo a la cabeza de relevantes cargos en el tema de la cultura mexicana y fundó el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (FONART). Publicó para enriquecer la bibliografía sobre arte popular e hizo la curaduría de innumerables exposiciones a nivel internacional.

    En el tema académico aportó sus conocimientos en la primera propuesta integral de fomento a las artesanías en todo el país y fue coordinadora del área de Investigaciones del centro de Investigación y Fomento Artesanal del Estado de México (CIDAEM), institución para la preservación de las técnicas artesanales en América Latina, a finales de los setenta.

    Pomar Aguilar decía: “Hay que darles su lugar a los artesanos, son auténticos artistas, elaboran sus piezas a mano y desafortunadamente están muy desprotegidos; son los depositarios de toda la tradición de su cultura, misma que exaltan a través de su creatividad manual”. La amplia experiencia de la homenajeada en cuestión, en este campo, fue sustancial para crear y dirigir instituciones en pro de las creaciones populares de México.

     

    Compartir