Rodrigo Prieto, el mexicano que pasó de una fábrica textil al banquillo del Midtjylland de Dinamarca

0

CN COLIMANOTICIAS

México.- Las oportunidades que Rodrigo Prieto anhelaba no llegaron en el futbol mexicano, pero el dominio de tres idiomas y su corazón aventurero le permitieron brillar en Malasia y Venezuela cuando era delantero en activo. Hoy es auxiliar técnico en el Midtjylland de Dinamarca y cumplió el sueño de estar en una Europa League.

“Nunca le tuve miedo a la aventura“, aseguró el otrora ariete. “Hablo inglés, francés, español y estoy aprendiendo danés”, agregó entre risas al compartir las dificultades de un idioma que tiene cinco vocales más de las que se conocen en México y palabras que “si quieres leer, no entiendes nada”.

La carrera de Prieto fue la de un “trotamundos”, término que se utiliza en el futbol para alguien que cambió constantemente de equipos, no solamente en una liga, sino en diferentes países. México, Malasia, Venezuela y Dinamarca fueron parte de su crecimiento profesional, sin embargo, el creciente número de delanteros en los clubes de la Liga MX hicieron que su retiro fuera inminente. Rodrigo no culpa a nadie, es feliz con su trayectoria, “No me puedo quejar de nada”.

Cuando llegó el momento de retirarse, Rodrigo Prieto recibió la invitación de un viejo amigo que tiene una empresa de textiles en Dinamarca. La compañía puso una fábrica en México y necesitaban un enlace. El exdelantero aceptó el empleo para que su familia tuviera la experiencia de vivir en Europa y él podría aprender algo totalmente nuevo. “Yo estudié comunicación, pero siempre me gustó el tema de los negocios“.

La empresa de su amigo lo llevó de vuelta al futbol y en cuestión de tres semanas ya se había incorporado al Midtjylland como auxiliar técnico. “Yo no me imaginé regresar tan rápido al futbol“.

“La fábrica de mi amigo es patrocinador del equipo, él les mandó mi currículum. Para no hacerte el cuento largo, empecé a entrenar a los delanteros de la sub-15, después me preguntaron si podía ser traductor de los jugadores brasileños que estaban en el equipo, así comenzó mi andar en el primer equipo, a las tres semanas estaba con el cuerpo técnico en la Europa League“.

Rodrigo Prieto vive en Ikast, un pueblo de aproximadamente 100 mil habitantes que destaca por su tranquilidad. El bullicio y el tráfico es algo desconocido ahí, al grado que la puerta de su hogar está abierta todo el tiempo, incluso en las noches. La cercanía del lugar con las ciudades aledañas es tanta que sus hijos se van en bicicleta a la escuela y él puede irse en el mismo medio de transporte al club que se ubica en Herning. Para llegar al estadio en coche hace 10 minutos, “si me voy en bici hago tres o cuatro minutos más”.

Con información de ESTO