RINDE HOMENAJE LOTERÍA NACIONAL A TERESA POMAR, EN SORTEO DE HOY

    0

    En el billete del sorteo número 145 de esta noche, con un premio de 25 millones de pesos en dos series, aparece la maestra María Teresa Pomar, en blanco y negro, sonriente y enfundada en un rebozo de telar; al fondo, diluida, las imágenes de una virgen y su hijo hecha por artesanos.

    Teresa Pomar, antropóloga, coleccionista y promotora cultural, fundó y dirigió por veinte años el Museo Universitario de Artes Populares (MUAP) de la Universidad de Colima, desde el cual gestionó y promovió el arte local y nacional, y donó al patrimonio universitario una valiosa colección de cerca de cuatro mil piezas que actualmente se exhiben en él.

    Artesanos de la región como José Bernabé Campechano, dedicado a la cerámica de petatillo; Nicasio Pajarito González, ceramista nacido en Tonalá y famoso por sus botellones de loza, y Guillermo Ríos Alcalá, artesano de los famosos perritos colimotes de cerámica, han reconocido la gran labor de doña Teresa Pomar para apoyarlos a desarrollar y promover su oficio y sus obras.

    El museo que ella fundó, actualmente dirigido por José Antonio Enciso Núñez, lleva su nombre como una forma mínima de reconocer la enorme e incansable labor que realizó doña Teresa Pomar para mejorar las condiciones de trabajo y vida de los artesanos del país.

    Antonio Enciso dijo que la maestra Pomar Aguilar luchó para que se admiraran y reconocieran los valores de nuestra cultura y de quienes la crearon y crean. “Se involucró en múltiples proyectos donde recopiló, a lo largo y ancho del país, una acervo que entregó a diferentes museos. También logró amplios reconocimiento para el trabajo de los artistas populares mexicanos, en un programa inédito a través del Museo Universitario de Artes Populares, al realizar homenajes a una veintena de ellos”.

    Entre los rescates del arte mexicano que promovió Doña Teresa Pomar se encuentra el uso de la pasta de caña de maíz, la utilización racional de la tinta del caracol púrpura para teñir algodón, el uso del añil, los criaderos de cochinilla para obtener el rojo carmín, la aplicación de esmaltes sin plomo en la alfarería, el rebozo de aroma y el tejido del rebozo en telar de cintura.

    También promovió los tejidos de alfombras anudadas a mano que se conocen como alfombras de Temoaya y rescató técnicas tradicionales heredadas en Santa Clara del Cobre, Michoacán, además de la fabricación de gigantescos arboles de la vida y la alfarería de Temascalcingo con los hornos de gas.

    Fundó también la Casa del Artesano en Santa Clara del Cobre, la Casa del Tejido en los Altos de Chiapas, el Centro Ceramista de Valle de Bravo y el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (FONART).

    En el tema académico aportó sus conocimientos en la primera propuesta integral de fomento a las artesanías en todo el país y fue coordinadora del área de investigaciones del Centro de Investigación y Fomento Artesanal del Estado de México (CIDAEM), institución dedicada a la preservación de las técnicas artesanales en América Latina, a finales de los setenta.

    Pomar Aguilar solía decir: “Hay que darles su lugar a los artesanos; son auténticos artistas, elaboran sus piezas a mano y desafortunadamente están muy desprotegidos. Son depositarios de toda la tradición de su cultura, misma que exaltan a través de su creatividad manual”.

    {Jathumbnail off}

    Compartir