¿Quieres pasar a una vida libre de plástico pero no sabes cómo? Checa estos tips

0

CN COLIMANOTICIAS

México.- Cada vez es más común ver varios botes de basura juntos con diferentes colores, para así poder separar los residuos y reciclar. Hacerlo puede hacerte sentir mejor, sin embargo, sólo el 9% del plástico en circulación se recicla, un número que pocas veces se informa y que fue calificado como «estadística del año» por la Royal Statistical Society de Gran Bretaña el año pasado.

Este tipo de datos, al igual que el del daño que el esmog plástico le hace a los océanos, puede hacerte sentir tristeza o enojo, o en el mejor de los casos, puede impulsarte a minimizar tu contribución a este desperdicio.

Sin embargo, pasar a una vida libre de plástico no es fácil. La sociedad ha creado una dependencia a este material para tantas cosas, que puedes encontrarlo en prácticamente todos lados. Por lo tanto, erradicarlo de tu vida requiere no solamente unos pocos pasos fáciles sino, más bien, una revisión importante de tu estilo de vida.

Para no dejar que la abrumadora situación te paralice, comienza con una acción libre de plástico y construye desde allí. Pero, ¿qué cambios puedes hacer para tener un mayor impacto positivo en el medioambiente?

Perry Wheeler, especialista senior en comunicaciones de Greenpeace USA insiste en que además de realizar acciones individuales y cambios de hábitos, las personas deben pedir a las compañías que cambien. «Puedo decir que la única acción que tendrá el mayor impacto es pedirle a supermercados, negocios y restaurantes locales que dejen de depender de tanto plástico de un solo uso».

Esta respuesta puede sorprenderte, porque hasta ahora lo que te han dicho es que cada individuo es responsable de reducir o dejar de usar las botellas de plástico. Wheeler explica: 

Muchos de nosotros hemos hecho todo lo posible para evitar los envases de plástico durante años, pero están en todas partes. Es casi imposible vivir una vida libre de plásticos, y las compañías quieren que la responsabilidad sea de todos nosotros en lugar de ellos. Creemos que es hora de presionar nuevamente a las corporaciones para que muestren cierta responsabilidad por sus empaques.

Jackie Núñez, gerente de programa de la Plastic Pollution Coalition y fundadora de la plataforma de educación pública The Last Plastic Straw, lo explica de otra manera. Ella señala que las empresas «nos transfieren sus desechos tóxicos, lo hacen nuestro problema. No podemos resolver todo esto como consumidores».

Ella dice que, si bien el plástico es «barato» para quienes lo usan en sus productos y empaques, esto es sólo porque pasan su «costo real» a los consumidores, quienes deben encontrar formas de reciclarlo, desecharlo y limpiarlo del medioambiente.

Dianna Cohen, CEO de Plastic Pollution Coalition, comenta que los costos pueden ser bajos, pero no así la atención médica que resulta de los efectos negativos en la salud. «Los productos químicos que se utilizan para las botellas de plástico se conocen como disuptores endocrinos, por lo que activan y desactivan el sistema endocrino».

Cohen comenta que esos productos químicos se han relacionado con una función sexual más baja, infertilidad, esterilidad, diabetes, obesidad, cáncer de mama, cáncer de cerebro y cáncer de próstata. El costo para los consumidores aumenta, lo que hace que el plástico sea todo menos económico en última instancia.

Lo que puedes hacer para ayudar

Hay diversos movimientos en todo el mundo para crear conciencia y así reducir el uso del plástico, pero también está el esfuerzo de otras organizaciones que enfrentan a las grandes empresas para que asuman la responsabilidad que les corresponde.

Mientras las cifras disminuyen, no se puede negar que es necesario poner tu granito de arena. Las siguientes son propuestas que pueden ayudar a dar el paso hacia una vida sin plástico. 

  • Taza o botella para rellenar. Llévala a las cafeterías, al trabajo, al gimnasio, a la escuela. Ahora hay más lugares con bebederos de agua, como centros comerciales.
  • Popotes de acero inoxidable o bambú. Ya sabes que uno de los enemigos es el popote de plástico. Puedes usar uno hecho de plástico reciclado que puedes utilizar varias veces, uno de bambú o de acero inoxidable. No te cuesta nada echarlo en tu bolsa o mochila y tenerlo listo para cualquier momento. Llévalo al cine (junto con tu vaso), al teatro o conciertos. 
  • Pañuelo o servilleta de tela. Un pequeñito pedazo de tela que no te estorbará y que podrás lavar y volver a usar en cualquier momento. 
  • Recipiente para llevar comida. Puedes llevar comida de casa pero también usarlo para pedir tu comida para llevar. No es una locura ir al puesto de tacos o quesadillas y pedir que en tu traste pongan tu comida. Esos recipientes suelen ser de unicel, y además lo envuelven en bolsa de plástico. Evítalo.
  • Bolsas de tela. Éstas fueron las que iniciaron la revolución de reducir-reciclar-reusar. Casi todos tienen una, así que no olvides cargar la tuya cuando sales. Hay unas versión bolsillo que puedes llevar siempre o si utilizas coche, siempre llevalas ahí. 

Con esto harás un gran cambio porque es lo que más hay en la basura, pues en todos lados ofrecen productos de plástico. Puedes armar un kit y llevarlo siempre contigo, y utilízalos sin pena; al contrario, puedes hacerlo con mucho orgullo, y además motivarás a más personas para animarse a dar el gran paso verde para reducir su huella ecológica.

Fuente: HARMONIA

Anuncios