«Quien mucho abarca poco aprieta»; estos son los beneficios de bajar velocidad a tu día

0

CN COLIMANOTICIAS

México.- La idea de que realizar tus actividades cotidianas de manera rápida es sinónimo de eficacia y productividad suena bastante lógica. Sin embargo, cuando llenas tus jornadas de mil y un pendientes, incluyes interminables listas de cosas que hacer y cuando te das cuenta no has tenido tiempo ni de comer, es señal de que esta técnica podría tener alguno que otro fallo.

Ya sea que tu trabajo requiera que dediques todas las horas de tu día a completar tareas, o que seas tú mismo quien se imponga toda esa carga (si eres tu propio jefe, por ejemplo), puede que al final te sientas más estresado que aliviado. Es importante ser productivo, pero estar sometido a esa constante presión te puede causar un cansancio excesivo, e incluso hacer que te enfermes.

Hay veces en las que simplemente debes ir más despacio, para poder lograr todo lo que te propones. Algunos consejos para lograrlo son:

  • Pregúntate: ¿por qué? Antes de aceptar un proyecto o una responsabilidad nueva, cuestiónate si realmente es algo que quieres hacer. Si tu respuesta no te parece satisfactoria, o si empieza con un “Por quedar bien con fulanito…”, es probable que no valga tanto la pena.

 

  • Di “no” más seguido. Acepta sólo lo que sea verdaderamente importante para ti. Esto aplica para empleos, encargos, tareas y hasta convivencias sociales. Mientras más espacio liberes en tu agenda, más tranquilo te sentirás. Ahora tendrás más tiempo para seguir en el camino hacia las metas que más te inspiran.

 

  • Suelta la creencia de que el éxito es una lucha constante. Uno de los mitos más extendidos sobre el prestigio y el éxito económico es que el camino tiene que ser difícil. Si algo tienen en común personas como Richard Branson u Oprah Winfrey es que, aunque trabajan duro, también disfrutan mucho lo que hacen.

 

  • El secreto es divertirte. Si te dedicas a lo que más te gusta y aun así sientes estrés, es que le has quitado el factor de la diversión. No dejes que tu pasión se convierta en simple trabajo. Las mejores ideas nacen en ambientes donde hay risas y buena vibra en general.

 

  • Aprovecha el tiempo libre. Hasta el artista más talentoso necesita dar un paso hacia atrás para contemplar su obra. Tomar vacaciones o simples ratos para relajarte, pueden ser de gran ayuda para volver a tus labores con más energía que nunca.

 

  • Da rienda suelta a la inspiración. Una vez que has aprendido a decir “no” más seguido, a divertirte mientras trabajas y a dedicarte más horas para recargar las pilas, momentos tan sencillos como salir a dar un paseo, pasar tiempo con tu mascota o tomar un baño relajante pueden ser los catalizadores para que llegue esa ola de inspiración que tanto deseas.

 

  • Establece horas productivas. Si eres de los que se levantan al amanecer para hacer deporte y antes de las 9am ya leyeron tres periódicos y prepararon un delicioso smoothie, ya sabes que tus mejores horas son por la mañana. Exprime ese intervalo del día para llevar a cabo el mayor número de pendientes (dentro de lo razonable, claro). Así harás mucho más en menos tiempo y sin agobios.

 

Fuente: http://harmonia.la/