Que se quede lo bueno, lo honesto, lo transparente, lo eficaz…

0

La Panga

Por Mayahuel Hurtado
Decidí escribir poco en el mes de diciembre, considerando los festejos, pero es necesario resaltar lo que debemos dejar en el 2021 e impedir a toda costa que durante el 2022 continúen en libre tránsito “los mismos de siempre”. Y es que si no han sido suficientes 90 años del PRI en el estado de Colima para darse paso a la alternancia, si no fue suficiente el endeudamiento actual, entonces no se qué más esperan para cuidar todas y cada una de las posiciones clave que se están otorgando. Por eso amable lector, lectora, que se quede lo bueno, lo honesto, lo transparente, lo eficaz.
En primer lugar quiero aclarar que no estoy en contra de los priistas honestos, de esos que hay muchos y que tras años de luchas, de movilizaciones políticas y de un trabajo en colonias, nunca fueron reconocidos y nunca tuvieron opción de aparecer en una boleta u ocupar un cargo, y un porcentaje muy escaso logró tener un trabajo en el gobierno, porque sus esfuerzos sirvieron para que otros llegaran.
Por eso la gente se hartó de lo mismo y en los vaivenes de la traición de cada trienio, vimos que el Partido Revolucionario Institucional, no logró cuajar su proyecto en Manzanillo después del último alcalde priísta, me refiero amable lector, lectora a Rogelio Rueda Sánchez. Las desuniones, la falta de abrirse a nuevos cuadros, el utilizar a la gente, y que “los mismos de siempre” (los hijos de Fernando Moreno y compañía), se repartieran el poder, trajo como consecuencia que la militancia volteara a ver otras opciones, otros colores y proyectos.
En esta última elección como en las otras, se equivocaron al elegir sus candidatos a la alcaldía, y nuevamente por decisión salomónica, alguien de otro partido distinto al PRI fue el candidato y le pasó lo mismo que a los anteriores, una derrota electoral anunciada con antelación, pero esta, la última oportunidad la perdieron por buscar ganar en la mesa lo que se perdió en las urnas y al final de los alegatos, el candidato que había impugnado la elección cedió y bajó la mano, dejando entre ver que estaba preparándose muy probablemente para dirigir los rumbos del PAN en la entidad, que a decir verdad, era un triunfo cantado para Julia Jiménez desde hace mucho tiempo.
En la elección a gobernador, desde el arranque hasta el final, Indira Vizcaíno Silva siempre encabezó las preferencias y a pesar de que la lluvia y el mega baile disipó a los participantes durante el cierre de campaña, el día más importante, la ciudadanía votó de forma consciente por la alternancia. No sólo Morena obtuvo un triunfo en las urnas, también otras fuerzas políticas aliadas a la Cuarta Transformación y la zona Norte del estado, en los municipios, la Alianza se ganó lo que consideraron sería un contrapeso, que a decir verdad, si no trabajan de forma adecuada, en los siguientes comicios se pintará el mapa político en Colima de guinda.
Quiero aclarar que lo único que busco es resarcir el daño que hice si alguna vez apoyé a los integrantes de la mafia del poder, con creces durante la pasada elección y hasta el día de hoy, he promovido la alternancia y no por buscar un puesto, como los que se incomodan con mi crítica aseguran; sino porque tenemos que garantizar que los funcionarios más honestos, capaces, comprometidos y sin lealtades al pasado, sean los que dirijan las diferentes oficinas, y en donde las personas identificadas con grupos políticos incrustados desde hace décadas en el poder, corten esas cadenas y permitan una oxigenación de las dependencias, contratando a personas que acrediten conocimientos y habilidades, pero además, valores, calidad y calidez humana y honestidad. Y pues me van a disculpar, pero los grupitos de Don Fernando y su ahijado Pico Zepeda, así como los de varios ex gobernadores, ni hicieron un buen papel, ni son modelo a seguir.
Dígame usted amable lector, lectora ¿Cuántas vidas tendríamos que trabajar para tener casas lujosas, ranchos, cabañas, plazas comerciales, cuentas bancarias, terrenos, franquicias, comercios diversos, concesiones y hasta membresías para jugar Golf? Es pregunta. ¿Qué debe hacer usted, para obtener una plaza bien remunerada en el gobierno del estado? De nuevo es pregunta, entonces, esto es precisamente lo que les incomoda a los integrantes de éste grupo que se ha beneficiado desde hace décadas y han hecho pequeños principados en el estado. Así que con el debido respeto, sigan ladrando, sigan revolcándose, sigan mandando al misógino leguleyo,  que la tarea final es garantizar que ninguno de ustedes se filtre a dirigir o trabajar en áreas financieras de ninguna dependencia. Solo eso, es el momento de cuidar a Colima y lanzar advertencias de quien es quien.
La alternancia en Colima esperó por lo menos treinta años para llegar al estado de Colima y quien la encabezó se llama Arnoldo Vizcaíno Rodríguez, padre de la gobernadora Indira Vizcaíno, es momento de cuidar los más mínimos detalles, para garantizar que los funcionarios que están al frente de las diferentes dependencias, sean leales al proyecto de gobierno estatal actual y sobre todo al proyecto de nación del presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien también ya resarcí con creces el haber estado ciega por el neoliberalismo que mantenía de rodillas a millones de mexicanos; de hecho el presidente algún día fue del PRI y al ver la corrupción y los grupos privilegiados que buscaban bienes particulares y no de todo el país, decidió iniciar una nueva etapa política. Si AMLO corrigió la plana, por qué yo y miles de personas no tendremos derecho de hacerlo, máxime que están consagradas nuestras libertades de expresión, asociación y manifestación en nuestra Constitución.
Así que a los incómodos por mi crítica les digo, que hablo con verdades y con datos, no como ustedes, con mitotes, agresiones y calumnias.
Deseo que este 2021 los proyectos a nivel nacional, estatal y municipal, traigan la justicia social al estado de Colima, ya le toca a su gente, ya nos toca a los pobladores, es el tiempo del florecimiento de esta bella tierra de arena y mar, de montañas, lagunas, grutas y del majestuoso volcán.
LOS REMOS DE LA PANGA:

REMITO: El que acusa y señala tiene la obligación de probar su dicho, más si de forma pública denosta, agrede y asegura la insalubridad de una persona que no sólo es reconocida socialmente, sino que además, su trabajo la lleva a estar en contacto directo con personas. En el horizonte hay una exigencia pública de demostrar con evidencias su dicho; que al estar segura que no lo harán, quedarán más expuestos que al principio; y posterior a ello, una denuncia por violencia de género y lo que resulte. Ya no tienen en la Fiscalía a quien les solape sus abusos y sus Trolls que inventan para cada elección, ya son más que conocidos quien los maneja.