¿Qué es la pancreatitis y cómo puede afectarte?

0
3d rendering human digestive system stomach

COLIMANOTICIAS

México.- La pancreatitis es una enfermedad muy grave, principalmente causada por tener malos hábitos alimenticios y se caracteriza por la inflamación aguda del páncreas y del tejido alrededor de éste.

Y es que llevar una vida sedentaria hace que el páncreas comience a inflamarse, las enzimas que él mismo produce ataquen al tejido, el cual se daña y puede ser problema agudo o crónico, por eso es importante reconocer los síntomas lo antes posible, para reducir el riesgo de posibles complicaciones.

La pancreatitis aguda es más frecuente entre los 40 y 50 años de edad, y afecta más a hombres si se produce por ingesta abundante de alcohol y alimentos ricos en grasa, y mujeres si es complicación de tener cálculos en vesícula y vías biliares.

La pancreatitis puede ser:

Moderada: Esta se manifiesta por el aumento de volumen del páncreas y suele responder al tratamiento médico de apoyo.

Severa: la inflamación es acompañada por complicaciones debido a la liberación de enzimas pancreáticas, lo que provoca digestión del tejido y afectan la circulación sanguínea, generando colecciones líquidas alrededor del páncreas, que al infectarse crean pseudoquistes o abscesos que pueden llegar hasta la necrosis alrededor de la glándula y requieren cirugía para eliminarlas, así como tratamiento médico de apoyo en las unidades de terapia intensiva

Recuerda que el páncreas es una glándula que se encuentra detrás del estómago, que se encarga de producir insulina y glucagón, 2 hormonas que ayudan a controlar los niveles de azúcar en sangre, la principal fuente de energía del organismo, así como secretar sustancias o enzimas que ayudan a la degradación de carbohidratos, grasas y proteínas.

Otra de sus funciones son las digestivas y hormonales. Las enzimas que secreta favorecen el metabolismo de carbohidratos, grasas, proteínas y ácidos en el duodeno.

Cuando esta glándula sufre inflamación aumenta su volumen y, en los casos graves, hay destrucción del tejido pancreático, conocida como “necrosis pancreática”.

Si la necrosis pancreática se complica con infección, el individuo que la padece tiene alto riesgo de fallecimiento.

El tratamiento de esta enfermedad se realiza dentro de hospitales y, cuando es grave, siempre en terapia intensiva.

Prevención

Es más frecuente en personas con obesidad que consumen altas cantidades de alcohol y alimentos ricos en grasas. Existen factores de riesgo con los que se debe tener especial cuidado:

El sobrepeso y la obesidad.

El consumo de alcohol y alimentos ricos en grasas.

Padecer de cálculos en la vesícula y vías biliares.

Tener niveles de triglicéridos muy elevados en suero (mayor o igual a 1000mg/dl)

Conocer los síntomas de la pancreatitis aguda, puede ser de gran ayuda para identificar la enfermedad y recibir atención oportuna.

Síntomas

Los síntomas de pancreatitis inician con dolor en el centro del abdomen superior que puede empeorar al comer, así como náuseas, vómito, fiebre o coloración amarillenta en la piel.

El dolor puede correrse a la espalda y hombro izquierdo.

El dolor se acompaña de náuseas, vómito persistente y en ocasiones fiebre.

Distensión abdominal, dolor a la palpación abdominal y disminución de ruidos intestinales.

Síntomas de deshidratación severa, como confusión mental, piel seca y caliente, latidos cardiacos aumentados, respiración rápida y superficial, presión arterial baja, poca producción de orina.

Puede presentarse coloración amarillenta de conjuntivas y piel, así como orina muy oscura en caso de que la pancreatitis sea provocada por cálculos biliares.

Recomendaciones

Bajar de peso, en caso de obesidad y sobrepeso.

Suspender el consumo de alcohol.

Tener alimentación saludable rica en verduras, fibra, fruta y agua.

Evitar el consumo de alimentos ricos en grasas, así como alimentos “chatarra” y bebidas azucaradas.

Realizar ejercicio aeróbico de manera periódica por 30 minutos al día.

Acudir al médico para diagnóstico y tratamiento temprano de cálculos en la vesícula y vías biliares, sobre todo si se tiene antecedentes familiares de trastornos del metabolismo de grasas, enfermedades relacionadas con colesterol o triglicéridos elevados en sangre y/o problemas hormonales.

 

Fuente: EME DE MUJER

Anuncios