EN PERSPECTIVA

    0

    Donde el rio suena es que agua lleva y en el Congreso Estatal se escucha un eco que rebota en la coordinación del cielo azul, que dice que urgen cambios a los ordenamientos que dan seguridad a los trabajadores al servicio del estado de Colima.

    Ojalá que otros diputados gocen de cordura y propongan a sus iguales dirigir la mirada de los cambios a otros rubros que pueden ser modificados para ahorrar los dineros de la colectividad, fondos que el Gobierno de Colima administra siempre con tanto esmero y cuidado.

    El servicio a la jubilación y a la salud como derechos constitucionales al igual que el bien merecido júbilo del retiro que por años de trabajo los servidores se han ganado, no deben ser modificados. Recordemos que el deber en el acto de legislar es una obligación de origen revolucionario, que un diputado tiene la representación de la gente y su fin como representante social es proteger legislando.

    “Los temas que refiero, son fibras sensibles que se entrelazan y son puntos medulares que deben considerar antes de querer hacer de este tema la nota y el protagonista mediático”.

    Las reformas se elaboran por los diputados en el Congreso del Estado, pero, los efectos de un posible error legislativo, lo vivirán en carne propia los Jubilados en la edad en que más lo necesiten”.

    ¡Si la palabra jubilación tiene su origen en el júbilo, en la alegría del bien cumplido, protejamos ese derecho.

    Compartir