MANZANILLO: RIESGOS AL HACER VALER EL ESTADO DE DERECHO

0

Por: Manuel Olvera Sánchez

Nuestro país,  y en particular Colima,  no ha sido la excepción con relación a los ataques armados en contra de la clase política; la historia así lo registra. Desafortunadamente políticos como Francisco I Madero y Luis Donaldo Colosio que contaban con otra visión de la política existente en su momento,  sufrieron atentados donde  perdieron la vida a manos de cobardes y traidores a la patria.

La  guerra iniciada contra el crimen organizado iniciada en el gobierno de Felipe Calderón y continuada por Enrique Peña Nieto desataron un incremento en la violencia en la cual han fallecido cientos de miles de mexicanos donde en algunos casos las víctimas eran inocentes.

El fin de semana pasado la presidenta Municipal de Manzanillo, Griselda Martínez Martínez  fue objeto de un ataque armado por un comando,  quien pretendía privarla de la vida, situación que afortunadamente no logró concretarse, sin embargo uno de sus escoltas y una maestra fueron lesionados por los proyectiles de arma de fuego que buscaban hacer blanco en la alcaldesa.

La alcaldesa en sus primeras declaraciones ha argumentado que este incidente obedece a que ha emprendido un combate frontal a la corrupción, acciones de gobierno que ella de manera personal ha enarbolado con la finalidad de transformar el municipio que hoy en dia gobierna y que la sociedad le otorgó la confianza en el pasado proceso electoral.

Desafortunadamente dentro de la estructura gubernamental en cualquier nivel,  ya sea municipal, estatal o federal,  existen inercias negativas,  que si bien es cierto hacen que las administraciones funcionen, son inercias que se encuentran contaminadas por la corrupción y cuando se ven amenazadas por perder sus privilegios actúan en la mayoría de los casos de manera irracional,  sin importar las consecuencias de sus actos.

Vale reconocer que los resultados electorales del pasado proceso electoral nos sorprendieron a muchos por la contundencia con la cual el partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) se hizo de una mayoría en el Congreso del Estado y ganando municipios como Manzanillo donde en su momento la candidata Griselda Martínez Martínez no contaba con la experiencia política necesaria.

He venido observando el desempeño de la alcaldesa del municipio de Manzanillo y debo reconocer que en un principio no compartía su visión de gobierno, esto en virtud de que veía muy lejano que esa visión de gobierno la fuera a llevar a cabo debido a la infinidad de inercias negativas  que tendría que sortear, inercias que hoy en día están siendo combatidas bajo una congruencia personal de la alcaldesa y que está consciente de los riesgos que esto representa, sin embargo debo reconocer la valentía con la cual ha decidió enfrentar vicios que por años estaban arraigados en la estructura de gobierno, una estructura podrida por los alcances que ha logrado obtener la corrupción.

La alcaldesa deberá enfrentar con total inteligencia este atentado contra su vida y escuchar las recomendaciones que le brinden los expertos en seguridad, máxime que es la presidenta del municipio más importante del estado de Colima y que para el gobierno federal el  puerto representa vital importancia,  ya que obtiene una cantidad bastante significativa por los ingresos derivados por la carga marítima, pero no menos importante es que los manzanillences requieren una presidenta municipal que atienda las múltiples necesidades que tiene la sociedad porteña y que no debe estar distraída en situaciones extra gubernamentales que mermen su desempeño.

Lo delicado de todo esto es lo que día a día se está viviendo en el estado de Colima: diario leemos como asesinan gente y en la mayoría de los casos no detienen a los responsables y si los detienen posteriormente son liberados por los jueces, padecemos de un poder judicial que en nada contribuye para frenar este tipo de incidentes, hemos sido testigos de la facilidad con la que actúan los delincuentes, situación que para nada es gratificante.

Contrario a lo que hoy en día está recurriendo la sociedad, la alcaldesa realizó un llamado a la población con la finalidad de que no se hagan justicia por su propia mano, que dejen a las autoridades para que realicen su trabajo y sean ellas quienes apliquen el estado de derecho;  desafortunadamente la sociedad está harta de cómo ven afectado su patrimonio y en algunos casos arriesgando su vida y las autoridades no procedan aplicando la ley.

Independientemente de que la agredida haya sido la presidente municipal de Manzanillo, bajo ningún argumento se deben resolver los problemas a base de violencia y menos aun atentando contra la vida de un ser humano; si bien es cierto que la historia de México registra batallas violentas a base de movimientos armados en busca de obtener el poder, hoy en día la voluntad popular es el arma más valiosa con la cual contamos los mexicanos para elegir a nuestros gobernantes.

Si bien es cierto que algunos alcaldes  y legisladores locales que lograron el triunfo postulados por MORENA no contaban con la experiencia política requerida, también es cierto que esto no debiera ser una limitante para al menos desarrollar un papel digno en la tarea encomendada por la sociedad colimense y que algunos de ellos no han logrado dimensionar eso, situación que en el caso de la alcaldesa de manzanillo no aplica.

¡Mi solidaridad y apoyo para Usted alcaldesa!

La visión que tenías sobre mí, no la defraudare, eso me fortalece aún más, serás ese impulso para lograrlo.

Facebook: manuel olvera

Twiter:@manolsa

[email protected]

Publicidad