Los Descuentos al Aguinaldo, un Atraco

0

Por: Mario Acevedo Manzano

Mucho trabajo sindical y político entre sus agremiados tendrán que hacer los líderes de los sindicatos de burócratas para justificar el atraco que hace el gobierno federal al quitar una tercera parte de la gratificación anual que reciben todos los trabajadores de todo el país, tanto de iniciativa privada, como de los gobiernos municipales, estatales y federal. Y decimos que es atraco por la manera tan perversa de ocultar una ley fiscal en donde se aumentan los impuestos, con el doble discurso de parte de Peña Nieto cuando dijo: ya no habría ningún aumento fiscal después de la pasada reforma fiscal recaudatoria ¡y saz! el golpe trapero a los trabajadores.

Desde la pasada legislatura federal fueron aprobadas reformas a las leyes fiscales para semejante atraco, inequitativo, por la sencilla razón de que aumenta los impuestos a la fuerza de trabajo y deja sin gravar al Capital, si comparamos a un trabajador y a un empresario, el trabajador tiene en el reparto de utilidades y las gratificaciones anuales el equivalente a las utilidades netas que reciben los empresarios cada año, pues bien, al capital lo dejan intacto, no gravan los beneficios acumulados de los empresarios, pero si se van en contra de los trabajadores para aumentar el caudal de las arcas públicas.

En muchas empresas tanto públicas como privadas son los Patrones los que absorben los impuestos, entonces, si se trata de cumplir con una ley fiscal ¿Por qué tienen que ser los trabajadores quienes aporten al fisco parte de su ingreso? Y más, cuando de repente sin decir agua va, reciben la puñalada trapera, en realidad eso calienta y los trabajadores están en su derecho de recurrir legalmente a la defensa de sus intereses económicos.

En una revisión muy rápida de la pésima política fiscal, nos damos cuenta de la dictadura del gobierno federal, en términos de imposición a todas las entidades federativas, en lo que se refiere a la distribución del pastel fiscal, para empezar el gobierno federal es el único que recauda en todo el país los principales impuestos como son el ISR, IVA, Impuestos especiales y mucho más derechos y aprovechamientos, a las entidades de la republica únicamente les deja el predial a cargo de los ayuntamientos y un mínimo de impuestos locales que nunca pasan del 5% de toda la recaudación de impuestos, ahora bien, a la hora de repartirse los ingresos, las leyes fiscales le dan al gobierno federal el 80% de todo lo recaudado y reparten entre todas las entidades de la republica únicamente un 20%, ¡hágame favor estimado lector!, ¿no le parece injusta la distribución del total de ingresos fiscales entre el gobierno federal y las entidades federativas? Desde luego que es injusto, y se tienen que modificar las leyes fiscales para dar pauta a un verdadero federalismo fiscal en donde cada entidad federativa reciba, cuando menos, la mitad de los que se recauda en su territorio.

El tema de la pésima política fiscal centralista ya empieza a ser ventilado por diferentes actores políticos como el gobernador de Michoacán Silvano Aureoles  quien  pide un aumento en las  participaciones federales pasando del 80-20 a 75-25 y lograr en parte las estabilización de las finanzas públicas estatales que no cubren todas las necesidades que demanda la población.

El gobierno federal es un mal administrador de la riqueza pública, si bien, lo gobiernos anteriores al de Peña Nieto estabilizaron las finanzas públicas con cero déficit fiscal, Peña Nieto esta aumentando del déficit fiscal o deuda pública hasta un 50% del PIB y con el criterio de que es manejable la deuda, sigue endeudando a los mexicanos.

Se suponía que las reformas estructurales, sobre todo la energética y la de telecomunicaciones darán suficientes recursos públicos para hacer frente al desarrollo económico y social,  no es así, ahora, el gobierno hace recaudación de los trabajadores a costa de su aguinaldo para cubrir sus gastos, bueno fuera que en lugar de castigar a los trabajadores, mejor se redujeran los beneficios de todos los funcionarios públicos, incluyendo a los legisladores federales que se dan el lujo de recibir más de medio millón de pesos de aguinaldo, la pregunta es, ¿les descontaran también a los diputados federales el ISR?

Notas cortas

Mely Romero como Subsecretaria de Sagarpa, está cumpliendo con su responsabilidad de fomentar la producción de bienes y servicios del sector agropecuario, la experiencia asimilada en su puesto de subsecretaria, le dan un impulso en su carrera como figura política estatal para que su nombre aparezca en la boleta electoral en las elecciones del 2018.

Es notoria la ineficiencia de la secretaria de promoción económica del gobierno del estado, un dato tan importante como lo es el aumento del empleo estatal en más de un 300% al pasar de un poco menos de mil empleos en el 2015 a más de 4 mil en el 2016 no hacen ser la primera entidad de la república en el aumento del empleo formal, las inversiones hechas para lograr este aumento impactaran el PIB estatal para hacer de Colima un estado prospero a pesar del pésimo fomento económico realizado por la burocracia enquistada en esa dependencia del gobierno del estado. Se está tardando Nacho Peralta en hacer una limpia en fomento económico.

Compartir