Localizan cadáver de bebé ‘robada’ en Saltillo; su madre confiesa que fingió el secuestro

0

CN COLIMANOTICIAS

Coahuila.- Imágenes obtenidas en las cámaras de un negocio cercano, evidencian que una mujer depositó el cuerpo de la bebé de cinco meses Karol en un lote baldío, y cuyo aspecto coincide con Ana María, madre de la menor, quien confesó el hecho, según el fiscal Gerardo Márquez Guevara.

El martes a las 14:30 horas, la madre reportó a su hija como víctima de un secuestro, sin embargo, al siguiente día se dio el hallazgo del cuerpo, y en una investigación que descarta dicho móvil se apunta la presunta responsabilidad de la familia.

De acuerdo a su declaración, Ana María reconoce que encontró a la menor boca abajo sin respirar, mientras ella lavaba la ropa, aunque trató de resucitarla, pero no lo logró y optó por ir a la tienda a comprar unas toallas húmedas para posteriormente llevar el cuerpo y dejarlo en el terreno baldío donde fue encontrada.

“Tenemos videos, testimonios que dan cuenta que por lo menos (testigos) no se percataron de esas condiciones (de secuestro) y por el contrario tenemos también unos videos en los que se ha determinado que una persona del sexo femenino acude al lugar en donde se encontró el cuerpo de la menor con algo en las manos, seguramente con algo envuelto”, dijo la Fiscalía General de Coahuila. 

«Finalmente también se asume por las características que puede corresponder la media filiación a la madre de la menor”.

Expuso que están a la espera de cerrar la investigación para la calificación del delito, a qué corresponde y cómo habrá de judicializarse, lo que podría ser acción por omisión, pero no se ha determinado, además de insistir que existen indicios de que en Coahuila, y en específico Saltillo, opere una banda que se dedica al robo de menores.

El Fiscal de Desaparecidos, José Ángel Herrera, confirmó que los datos de la necropsia practicada por el servicio Forense de la Fiscalía dieron como resultado que la muerte de la menor fue a causa de asfixia por bronco aspiración.

José Ángel Herrera señaló que se detectaron inconsistencias en la versión de la madre que desechaba su versión de secuestro, en donde los tiempos no coincidían con presuntas acciones como la solicitud de auxilio.

“En las testimoniales se desprende que en ningún momento se oyeron gritos, ningún llanto, no había testigos del robo de la bebé, nadie oyó nada, nadie escuchó nada”, comentó.

Expuso que fue después del hallazgo cuando la madre comentó los pormenores de cómo ocurrió el hecho, por lo que se espera el cierre de la carpeta para determinar las responsabilidades.

Fuente: MILENIO

Anuncios
Compartir