Las buenas y malas señales de Claudia

0

VENTANA POLÍTICA

Por: Guillermo Montelón Nava

La virtual presidente electa Claudia Sheinbaum, presentó ayer jueves a los primeros 6 integrantes de lo que será su gabinete, los que se suman a Rogelio Ramírez de la O quien “de común acuerdo” con López será el Secretario de Hacienda, ya que “por sugerencia” del actual presidente, se quedará por tiempo indefinido al frente de la dependencia, signo de la debacle financiera que viene. La intención es minimizar la desconfianza que ha generado el aplastante triunfo de la 4T.

Se trata pues de Rogelio Ramírez en Hacienda, Marcelo Ebrard en la Secretaría de Economía, Juan Ramón de la Fuente en Relaciones exteriores, Julio Berdegué Sacristán en Agricultura, Rosaura Ruiz Gutiérrez en la nueva Secretaría de Ciencia, Humanidades, Tecnología e Innovación, además de Alicia Bárcena en la Secretaría de Medio Ambiente y de Ernestina Godoy como titular de la Consejería Jurídica.

Como vemos, se trata de personas con amplia capacidad, experiencia y trayectoria que rompen con el esquema obradorista de 90 por ciento de lealtad y 10 por ciento de capacidad lo que representa una buena señal sobre lo que será el próximo gobierno, pues se advierte que no solo se trata de personajes identificados plenamente con la virtual presidente, sino de gente con amplia formación académica, experiencia profesional y trayectoria en sus respectivos campos, lo que indica que Claudia busca tener funcionarios con los cuales pueda hacer equipo y que, se supone, sabrán desempeñar muy bien su encargo.

El hecho de que al menos tres de ellos hayan sido parte del gabinete de López, no necesariamente quiere decir que son propuestos por Obrador, pues aunque él sigue dando señales de que quiere seguir ejerciendo poder e influencia, la nueva presidente comienza, con cierta cautela, a ir marcando su propio estilo en sus mensajes y las decisiones que toma; habrá que estar muy atentos y observar mucho para saber exactamente lo que podemos esperar de la nueva administración que ella encabezará, por lo pronto y en el marco del clima de incertidumbre y desconfianza que no termina de apaciguarse, Sheinbaum manda el mensaje de que tendrá en su gabinete a funcionarios con los que se podrá dialogar, que tienen experiencia para la solución de problemas económicos o de las relaciones multilaterales y que su gobierno buscará estar al día en temas de desarrollo tecnológico, entre otras cosas.

Sin embargo, no todo son buenas señales y aunque de Alicia Bárcena no hay mucho qué decir sobre su desempeño en este gobierno, pareciera que darle la titularidad de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales no corresponde a su trayectoria y experiencia y por lo que hace a Ernestina Godoy, la señal que se percibe, desde mi punto de vista, no es positiva dado los escándalos en los que estuvo envuelta como Fiscal de la Ciudad de México, especialmente por su cuestionado desempeño, falta de ética y por prestarse a la persecución política de adversarios opositores. Su inclusión de cualquier manera demuestra que habrá gente de su equipo cercano, habrá que ver si llegan otros que ya se mencionan.

Por otra parte, la presidente aún virtual, si bien anuncia que la próxima semana dará a conocer otros seis nombres, tendrá que cuidar mucho no solo el perfil de quienes reciban el cargo y nombramiento, sino que cumplan con los requisitos de tener experiencia, capacidad, amplia formación y que puedan ser parte de un equipo que, desde otra perspectiva pinta para ser más tecnócrata que político, aunque la complejidad de los problemas que deberá atender Claudia en cuanto asuma formalmente la presidencia, exigen necesariamente que sepa conducirse con inteligencia y audacia en lo político, para lo cual, aunque tenga mayoría en el congreso, será fundamental que atienda y escuche a las minorías opositoras, que no sea como López, que en su toma de posesión prometió muchas cosas y en los hechos hizo todo lo contrario.

Por lo pronto, en el tema de la reforma al poder judicial, si bien dice la virtual presidente que los empresarios e inversionistas no deben temer a la mayoría calificada en el congreso, en el proceso de parlamento abierto que ya inició se insiste en que lo que queda fuera de discusión es que se deberán elegir jueces, magistrados y ministros por voto popular, de ahí que la COPARMEX insista en que una reforma al poder judicial para restarle autonomía, minaría severamente la confianza de los inversionistas. Por lo pronto, ya comienzan a correr los rumores sobre salidas de capitales y cancelación de importantes proyectos de inversión, lo que a la 4T parece no importarle con tal de que puedan tener en control absoluto del poder. Si Claudia sigue por esa línea, será el inicio del caos. Por lo pronto sigamos observando.

*Las opiniones expresadas en este texto de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles CN COLIMANOTICIAS.