La UdeC Logró Avances Reales en Renglones Fundamentales: Rector

    0

    Dicho presupuesto, enriquecido con recursos propios y de fuentes alternas, agregó el rector, permitió que nuestra casa de estudios tuviera egresos totales de mil 310 millones, 105 mil 285 pesos, que fueron invertidos en sus 3 mil 513 trabajadores, en sus planteles y dependencias y en el desarrollo de sus diversos programas específicos.

    Miguel Ángel Aguayo dio a conocer estas cifras al rendir el primer informe de su segundo periodo administrativo en un acto al que asistieron el gobernador del estado, Mario Anguiano Moreno, rectores de varias universidades y las autoridades militares y civiles de Colima.

    En su rendición de cuentas, el rector recordó la importancia de la autonomía, de la libertad de cátedra y de investigación y del ejercicio plural de la crítica para que las instituciones educativas “mantengan su rol estratégico” en las sociedades, sobre todo ahora, dijo, que ante los problemas mundiales “la humanidad necesita una revolución ética, un nuevo contrato social que norme las relaciones entre naciones, organismos multilaterales y ciudadanos”.

    Aguayo López dijo que la Universidad de Colima “tiene un proyecto académico con certidumbre, una gran capacidad de gestión y un equipo de trabajo comprometido”, y agregó que este año la institución trabajó en un “ejercicio plural y reflexivo” mediante el cual diseñará una nueva institución educativa para los próximos veinte años.

    La Universidad, dijo también el rector, no ha perdido su carácter social, ya que desde 2004 incrementó su matrícula en un 19 por ciento, a pesar de las crisis sucesivas, porque le interesa brindarles a todos los colimenses una oportunidad de superación académica. En 2009, ese incremento fue de un cinco por ciento, con lo que ahora la institución tiene 26 mil alumnos en todos sus niveles de estudio.

    Pero la institución no sólo se preocupa por darles cabida a más estudiantes, aclaró, sino por retenerlos y hacer que concluyan exitosamente sus estudios.

    Este año, informó al rector, la institución entregó 8 mil 018 becas, lo que implicó una inversión de 25 millones 602 mil pesos. Las becas son posibles gracias a los recursos del Sorteo Loro y de empresas como Coca-Cola, el grupo ALPE y la familia Cárdenas Longoria, además de la participación de los gobiernos estatal y federal.

    El fondo Ramón Álvarez-Buylla, creado con recursos de la institución, apoyó este año 74 proyectos en los que participan alumnos de licenciatura para formarse mejor en la ciencia. Además, los investigadores universitarios, por méritos propios, consiguieron apoyos para 16 proyectos por un total de siete millones 875 mil pesos.

    Aguayo López reconoció a José Antonio Sánchez Chapula y Avital H. Bloch por pertenecer al nivel tres, el más alto, en el Sistema Nacional de Investigadores. Además, informó que el número de investigadores universitarios subió de 6 a 17, del nivel uno al dos, en este mismo Sistema, el más competido del país.

    El rector también reconoció el trabajo del Voluntariado Universitario, que cumple veinte años apoyando a la comunidad universitaria, a sus familias y a varias colonias de la ciudad que viven una difícil situación económica.

    Habló de la cultura emprendedora que impulsa la institución educativa al crear, con apoyo de la Secretaría de Economía, delegación Coima, una incubadora de empresas basada en una metodología que se conoce como EmpreSer, y agregó que la Universidad fue acreditada como Centro para el Desarrollo de la Pequeña Empresa a nivel nacional.

    En su informe, el rector abordó tres de los grandes proyectos que ha desarrollado en su administración al frente de la Universidad, el del recinto fiscalizado o puerto seco, ya autorizado por el Sistema de Administración Tributaria (SAT), “que no compite con la vocación comercial del puerto de Manzanillo, sino que la complementa y optimiza”; el de la Fundación de la Universidad Popular de Colima, AC, que iniciará sus operaciones el año que entra, y un proyecto piloto, con el apoyo de la Secretaría de Educación, para que los jóvenes de bachillerato puedan prevenir las adicciones a través del cómic y para que desarrollen ellos mismos un buen proyecto de vida.

    El rector, en la lectura del documento que se prolongó por más de una hora, se dijo “convencido de que nuestra labor, producto del trabajo colegiado, se fortalecerá para el bienestar de la comunidad universitaria y colimense, pues buscamos que la Universidad de Colima sea ratificada como una de las mejores del país”. Además, agradeció a la sociedad “la confianza al permitirnos ser partícipes de la formación de los ciudadanos del presente y para el futuro”.

    El rector ratificó el compromiso y la alianza estratégica de esta casa de estudios con la administración de Mario Anguiano, a quien llamó “nuestro amigo” y le manifestó “el respeto de nuestra institución y la certidumbre de que nos guían los fines superiores del bienestar del estado”. La Universidad de Colima, agregó, “ha sido y será solidaria con los objetivos del gobierno estatal porque la misión de ambos se identifica con las causas sociales”.

    Por último, luego de reconocer la “actitud constructiva” del líder sindical de nuestra institución, Leonardo César Gutiérrez Chávez y el liderazgo de Luis Fernando Mancilla en la Federación de Estudiantes Colimenses, Miguel Ángel Aguayo anunció que para el 2010, año en que la Universidad cumplirá setenta años, se le otorgará Fernando Savater, uno de los filósofos más importantes de la actualidad, el doctorado Honoris Causa.

    Este galardón, que será entregado al reconocido filósofo español, es parte de todo un movimiento institucional que busca, comentó el rector, “en los momentos delicados que atravesamos como país, renovar una alianza social con los padres de familia y maestros para emprender la reconstrucción del interés de los alumnos por el conocimiento”.

    Este movimiento busca, además, “reflexionar el sentido del país, de la educación y de la historia” y “transmitir la pasión por el conocimiento, transmitirla desde el ejemplo y con el convencimiento de que nos atraen los desafíos, ya que la universidad es una de las instituciones idóneas para recrear valores y forjar utopías”.

    Para terminar, y citando al poeta griego Hesíodo, quien afirmaba que “la educación ayuda a las personas a aprender a ser lo que son capaces de ser”, comentó que éste sigue siendo el reto central de la educación y también de la Universidad: ayudar a los demás a ser lo que pueden ser; una máxima, dijo, que sigue vigente casi tres mil años después.

    Al terminar su informe la comisión de glosa, en voz de la profesora Carmen Silvia Peña Vargas, aprobó en lo general y en lo particular la rendición de cuentas ofrecida por el rector Aguayo López, porque refleja los avances de la vida académica logrados por la máxima casa de estudios colimense en este año.

    Compartir