La Panga

0

El Volcán de Colima en Proceso Eruptivo

Por: Mayahuel Hurtado Ortiz

Hace una semana en La Panga escribimos sobre las erupciones volcánicas. Teníamos en ese momento la información y el presentimiento de que el Volcán de Colima entraría en una fase eruptiva. No nos equivocamos, pues desde el pasado domingo por la mañana, nuestro Volcán ha entrado en actividad explosiva. Y los colimenses y los jaliscienses hemos sido testigos de un espectáculo natural que nos maravilla, pero que nos debe de conducir a tomar las precauciones debidas.

Si vives cerca de un volcán activo, prepara un kit de emergencia que incluya gafas de seguridad, una máscara, una linterna y una radio en buen estado que funcione con pilas. Elabora una ruta de evacuación y ten el depósito de gasolina del coche siempre lleno. Evacua siguiendo las recomendaciones de las autoridades para no encontrarte lava y barro, así como rocas y escombros que puede arrojar el volcán. Evita zonas de ríos y regiones bajas.
Antes de abandonar tu casa, ponte una camisa de manga larga y pantalones largos; usa gafas de seguridad o normales, sin lentillas. Ponte una máscara de emergencia o envuélvete la cara con un paño húmedo.

Si no vas a evacuar, cierra puertas y ventanas, y bloquea la chimenea y otros puntos de ventilación para evitar que la ceniza entre en la casa. Ten en cuenta que la ceniza puede sobrecargar el tejado y puedes necesitar retirarla. Durante la limpieza, lleva elementos de protección. La ceniza puede dañar motores y piezas metálicas, así que evita conducir. Si debes conducir, no superes los 55 kilómetros por hora.

En el momento de transcribir la ficha de riesgo del Volcán de Colima. Porque no hay nada mejor que estar bien informados en un tiempo de crisis: Los municipios aledaños del volcán son Comala y Cuauhtémoc, en Colima; así como Tuxpan, Zapotitlán y Tonila, en Jalisco. Se trata de un estratovolcán cuyas erupciones a lo largo de la historia se han considerado por los expertos como explosivas.

A lo largo de 500 años, el volcán ha tenido más de 40 explosiones desde 1576, de entre las cuales destacan las de 1585, 1606, 1622, 1690, 1818, 1890, 1903, 1913 (el 13 de enero de ese año se cerró el cuarto ciclo de actividad) y 1999. El 6 de junio del 2005, a las 11:00 horas, se produjo una columna eruptiva que alcanzó 4 km sobre el volcán, arrojó cenizas de roca y piroclastos, y desde principios de enero del 2013 se ha clasificado en actividad creciente. Su ciclo eruptivo es de aproximadamente 100 años. En 2015 comenzó a presentar un aumento en su actividad que está en constante vigilancia.

Además, se debe tener en cuenta la actividad de menor grado, todo lo cual demuestra que a lo largo de los últimos siglos este volcán ha incrementado su proceso eruptivo, y se siguen estudiando los riesgos de una nueva erupción. En los estados de Colima y Jalisco, varias poblaciones son vulnerables ante una posible erupción. El depósito de flujos piroclásticos, lluvia de pómez y cenizas y de flujos de lodo o lahares podrían afectar en primera instancia a las poblaciones de La Yerbabuena, La Becerrera, Barranca del Agua, Rancho El Jabalí, Suchitlán, San Antonio y Rancho la Joya, en el estado de Colima, además de Juan Barragán, Agostadero, Los Machos, El Borobollón, Durazno, San Marcos, Tonila, Cofradía de Tonila, Causentla, El Fresnal, Atenguillo, Saucillo, El Embudo y El Chayán, en el estado de Jalisco, y en segundo término a otras poblaciones de ambos estados un poco más alejadas, como Quesería, Ciudad Guzmán, Tuxpan, la ciudad de Colima, Villa de Álvarez, Comala y Cuauhtémoc, entre otras.

El volcán de Colima entró en una actividad tan grande que se creó un domo que casi cubre la boca. Entonces acudieron a Colima vulcanólogos y temiendo una fuerte explosión comenzaron a poner en alerta máxima a todas las poblaciones aledañas al coloso. Se dijo entonces que el riesgo era tan grande que de hacer explosión el daño alcanzaría hasta 15 kilómetros alrededor. Entonces se produjo una explosión que destruyó el domo y hubo emisiones de ceniza que cubrieron los pueblos aledaños como Tonila, San Marcos, Juan Barragán y La Becerrera.

Durante 2005 el volcán de Colima presentó una actividad explosiva que no superó el VEI 3. Se caracterizó por el desarrollo de domos y su destrucción casi inmediata, a través de explosiones que formaron columnas eruptivas que alcanzaron alturas entre los 4500 y 9000 metros sobre el nivel del mar, así como el desarrollo de flujos piroclásticos que alcanzaron hasta 3.5 km de distancia del cráter. Tras los eventos explosivos, se generaron emisiones de ceniza que se distribuyeron en general hacia los cuatro puntos cardinales, y alcanzaron distancias de hasta 100 km.
Como consecuencia de esta última, se formó un cráter que alcanzó en ocasiones una profundidad de hasta 60 metros. La actividad fue en aumento, por lo que los gobiernos de los estados circunvecinos han estado en extrema vigilancia de la actividad volcánica.
Una de las erupciones que tuvo repercusiones en la actividad diaria de las personas fue sin duda la registrada el 3 de enero del 2015 a las 10:00 aproximadamente (hora de la Ciudad de México), la cual tuvo una explosión que alcanzó 3 km, y la ceniza arrojada se expandió a Mazamitla, Zapotiltic, Ciudad Guzmán, Tonila, Tamazula de Gordiano y Valle de Juárez, todas ellas localizadas en el estado de Jalisco.

El 16 de enero del 2015 se produjo una columna eruptiva, que arrojó cenizas de roca y flujos piroclásticos. El 21 de enero del 2015 (fecha en que se conmemora el aniversario de un terremoto en el propio territorio colimense) se produjo una columna eruptiva que se alzó 4 km. El viernes 10 de julio del 2015 se presentó una erupción mayor, que obligó a evacuar poblaciones en las zonas contiguas al volcán.

Estamos en un proceso eruptivo del Volcán de Colima. Y nos lo dicen los expertos, no hay que tener miedo, todo es cuestión de estar bien informados. Y es que es como decía mi abuela …. Más vale prevenir que lamentar.

REMAZO: el fin de semana pasado estuve de paseo en la Ciudad de México  y  justo atravesé en el Estado de México la zona de Tultepec, que  es un mega mercado de cohetes de varias manzanas, es decir no puedo precisar a usted lo grande del lugar. Lo que  si al pasar recuerdo muy bien que pedi a Dios no explotara en ese momento, puesto que un descuido o un accidente, generaría una desgracia de grandes dimensiones, pues en cuestión de segundos se encenderían en cadena miles de cohetes. Esta desgracia debe servir a las autoridades para regular la venta de cohetes e incluso, prohibirla. Ayer sumaban 26 muertos por la explosión en ese mercado, la pregunta es ¿Cuántos muertos más se necesitan para reaccionar?

Compartir