LA GIRA DEL ADIÓS Y LA PROTESTA QUE NUNCA FUE

    0

    La advertencia había sido enviada desde ayer a los medios de comunicación donde trabajadores y directivos de los Cendi “Tierra y Libertad” protestarían en el puente ubicado frente al Hospital Regional Universitario, con aproximadamente 400 personas de Colima y Villa de Álvarez, “porque no hay recursos para movilizar a gente de Manzanillo, así como del resto de los municipios” decía el comunicado de prensa enviado por la dirigencia petista.

    Pero el diputado local Marco Bajaras Yescas que encabezaría la movilización estaba ahí en el evento, solo y su alma, llegando al punto de revisión donde, en conjunto con otros reporteros, pasaron el cerco de seguridad sonriente y saludando a otros invitados que llegaban.

    La razón de su sonrisa: la Secretaría de Educación propuso un diálogo para revisar la situación de los recursos a los Cendis.

    También se rumoraba una manifestación pacífica de los pescadores de la Laguna de Cuyutlán debido a un decreto presidencial que les impide ejercer su oficio y mantener a más de 500 familias que vivían de la pesca. Pero tampoco fueron.

    El presidente Felipe Calderón llegó a las 10:20 am donde ya los invitados y autoridades lo esperaban: bajó de su Suburban y saludó a la presidente municipal de Colima, María Guadalupe Vuelvas Cisneros y el secretario de Desarrollo Urbano del gobierno estatal, Alejandro Torres Contreras.

    Después ingresó a una pequeña carpa que instalaron para la develación de una placa con los nombres de los distribuidores viales, pero antes el delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Benito García Meléndez, comenzó la explicación de las obras pero estaba tan nervioso que se le quebraba por momentos la voz y hasta se le olvidó el nombre de José Luis Cuevas, el autor de la escultura “Figura Obscena” que había sido removida para llevar a cabo las construcciones.

    El titular de la SCT, Dionisio Pérez Jácome, inició con los discursos donde resaltó que en la actual administración había superado en recursos para obras en la entidad a los últimos dos sexenios.

    Posteriormente, tocó turno al gobernador colimense Mario Anguiano Moreno quien le agradeció las obras pero sobre todo resaltó el tiempo en que colaboraron juntos como representantes populares “que se ganó el reconocimiento de la gente”.

    Al hacer uso de la voz, Felipe Calderón comenzó con una condolencia por el asesinato del hijo de Humberto Moreira, exgobernador de Coahuila y expresidente nacional del PRI y giró instrucciones a la Procuraduría General de la República (PGR) para atraer el caso.

    Más de un reportero expresó: “Ahí está la nota” mientras el discurso presidencial continuaba presumiendo las obras.

    Calderón terminó felicitando a Mario Anguiano por el tiempo en que coincidieron como autoridades y dijo que esta podría ser su última gira aunque tal vez habría tiempo para una más.

    De igual forma se acordó del exgobernador Silverio Cavazos de quien se refirió como un excelente gobernador.

    Terminado el protocolo, el presidente se despidió saludando a los invitados y al final, algunos de los reporteros presentes le pidieron la foto “para el recuerdo, mi presi”.

    La gente se fue y los arcos detectores de metal se convirtieron en expendios de empanadas para que no digan que su padrino no se acordó.

    {Jathumbnail off}

    Compartir