La Fórmula 1 prescinde de las azafatas

0

*»La costumbre es contraria a las actuales normas sociales», afirma la empresa propietaria de la competición. 

CN COLIMANOTICIAS

Madrid.- Llegaron con la publicidad, con los grandes patrocinadores, con la televisión… La “grid-girls”, las chicas de la parrilla, se popularizaron en la Fórmula 1 cuando Bernie Ecclestone hizo de este deporte una marca, un enorme espectáculo global. Llegaron con el Tito Bernie y se van casi con él, un año y pico después de que el octogenario jefe de la F-1 dejara paso a los nuevos dueños de la F-1, a Liberty Media, al nuevo jefe Chase Carey, empeñado en darle un aire más moderno al show.

La F-1 prescinde de las azafatas no porque en el Gran Circo alguien crea que sea una imagen sexista o denigrante, se van porque algunos promotores de gran premio ya no las quieren, presionados por algunas fuerzas políticas, se van porque algunas empresas que esponsorizan carreras tienen miedo a una campaña contra ellos. Las azafatas llegaron con un fin comercial y se van por una cuestión económica. Y nadie les ha preguntado nunca si querían llegar, quedarse o irse. Señalaban el lugar de cada coche en la parrilla, y realizaban un pasillo para los tres hombres del podio a los que acompañaban y aplaudían.

La imagen de esas chicas ya no volverá a la F-1. «Durante el último año, hemos observado varias áreas que sentimos que necesitaban actualizarse para estar más de acuerdo con nuestra visión para este gran deporte», señala Sean Bratches, director general de operaciones comerciales de la F1. «A pesar de que la práctica de emplear a azafatas de parrilla ha sido esencial durante décadas, sentimos que esta costumbre no cuadra con nuestros valores de marca y claramente no concuerda con las normas de la sociedad moderna. No creemos que esta práctica sea apropiada o relevante para la F1 y sus fans, antiguos y nuevos, en todo el mundo», concluye Bratches.

Estreno en 1976

La historia considera a la japonesa Rosa Ogawa como la primera azafata de carreras. Fue contratada para acompañar al ganador de las carreras en Japón a finales de los 60. Era una época en la que eran las mujeres y novias de los pilotos las que les acompañaban en la parrilla, las que cronometraban en el muro. La mujer del tricampeón Jackye Stewart era una auténtica especialista del cronometraje, como la de Petterson. Las novias de James Hunt auténticas iconos del estilismo de la época… Pero cuando Ecclestone hizo de la F-1 un gran negocio llegaron los grandes patrocinadores, y con ellos, las chicas de la parrilla. Comenzaron de la mano de Marlboro en el Gran Premio de USA Este en el circuito Watkins Glen, al norte de Nueva York, en 1976, y ya se quedaron para siempre. Hasta el 2018.

El Gran Premio de Europa en Valencia en el 2009 fue la primera carrera en la que alternaron chicos y chicas, pero la medida pasó completamente desapercibida. A raíz de la polémica de varios periódicos ingleses calificando de “denigrante y sexista” la foto de Lewis Hamilton mojando con champagne a una azafata en el podio de China en el 2015, llegaron de nuevo las parrillas mixtas en el GP de Mónaco y Brasil. “Yo no quiero ver a Dave o Philip delante de mi coche, me gustaba ver a una chica guapa”, dijo entonces el tetracampeón Sebastian Vettel. Más leña al fuego.

En plena polémica con el ciclismo en Australia o el Motociclismo en Jerez, llegó el primer aviso, el Mundial de Resistencia de Automovilismo, al que pertenecen las 24 Horas de Le Mans, que prohibió las azafatas ya en la temporada pasada. Ahora toca el turno a la Fórmula 1.  Queda por ver si este rol desaparecerá por completo de la parrilla o si se dará la oportunidad a niños o aficionados como en la Fórmula E.

Con información del PAÍS.com