Hamilton, con la mesa puesta para coronarse

0

*Un quinto lugar en el Gran Premio de México le bastará al británico para festejar su cuarto título en la F1; Vettel necesita un milagro para evitarlo.

CN COLIMANOTICIAS

Ciudad de México.- Hace una década, un joven de 23 años hacía su debut en el Gran Premio de Australia conquistando un tercer lugar para McLaren. Su nombre era muy conocido: Lewis Hamilton, campeón con el equipo ART en GP2 y con ASM en la Fórmula 3 Euroseries. Se decía que era el protegido de Ron Dennis y uno de los primeros novatos que podían llegar a ganar un campeonato, tras haber reconocido cada una de las pistas de Fórmula 1 en el simulador.

Ahora, diez años después, ese niño que brillaba en la máxima categoría del automovilismo ha llegado a México para enfrentar el tercer Gran Premio en este país, esperando concretar una carrera perfecta, como las últimas dos en las que ha ganado, y volver a alzarse con la victoria, igual que en 2016, y coronarse en uno de los podios más emotivos del calendario del Gran Circo, frente a 26 mil personas que abarrotarán las gradas del Foro Sol.

La situación es similar a cuando Sebastian Vettel llegó al Gran Premio de la India, en 2013, y, desde la pole position se impuso con un manejo impecable para conseguir el tan ansiado cuarto título de pilotos, y dio a Red Bull su cuarto trofeo de constructores.

Ahora, las piezas cambian de lugar, pues el grado de efectividad de Hamilton es su arma para ganar su cuarto campeonato, tanto en la pole como en carrera. A lo largo de esta temporada ha sumado nueve sitios de honor y lleva ya 22 carreras sumando puntos, desde Estados Unidos en 2016.

El inglés sólo necesita quedar en quinto lugar para ser campeón, y sólo en dos carreras ha terminado en ese sitio o por debajo: Azerbayán (quinto) y Mónaco (séptimo), pues en las demás fechas ha finalizado en los cuatro primeros.

Vettel necesitaría un milagro, tal vez que pasara algo como lo que ocurrió en Mónaco, cuando Mercedes no encontró el set de neumáticos adecuado para la calificación de Hamilton y esto lo castigó al tener que salir desde la décimo cuarta posición; algo así sería una esperanza para el germano en su lucha por el campeonato… algo parecido a lo que le pasaba a Lewis en 2013.

El buen inicio de temporada que tuvo Vettel le hizo soñar con poder destronar a Mercedes del dominó los últimos tres años, pero la segunda parte de la temporada en Asia acabó por descarrilar la ilusión de Ferrari. Cuando mejor le salieron las cosas a Mercedes, peor fueron para los italianos: Vettel abandonó en Singapur y Japón; además quedó fuera del podio en Malasia y sólo regresó a él  en Estados Unidos, para defender el honor del Cavallino Rampante.

Y aunque a Hamilton sin duda le gustaría un poco más de competencia por parte de la escudería escarlata, en la CDMX no dudará exprimir al máximo la velocidad punta del Mercedes, que es otro de los factores a favor para que se corone tetracampeón.

El año pasado, la velocidad punta de los motores alemanes alcanzó 372.5 kilómetros por hora. Para este año, con autos más grandes, capaces de desarrollar velocidades mayores, es posible que este récord nuevamente se vuelva a pulverizar en la recta de un kilómetro de la pista mexicana y, tal vez, alcance el récord que impuso en 2016 Valtteri Bottas, en el GP de Europa en Azerbaiyán, cuando su Williams alcanzó los 378 kilómetros por hora.

Mientras que Mercedes se lucirá, como si la pista fuera suya, los de Ferrari deberán hacer un trabajo mayor para tratar de replicar la arrancada del Gran Premio de Estados Unidos, en la que Vettel se le puso al tú por tú a Hamilton.

Sin embargo, las posibilidades de que los de Maranello sean más rápidos que los de Barckley son muy pocas.

Si Hamilton se corona, acompañará los nombres de John Surtees y Graham Hill como quienes definieron su campeonato en el trazado mexicano de 4.304 kilómetros, una pista que, desde que regresó la Fórmula 1 a México, no conoce otro triunfador que no sea de Mercedes.

Con información de AP

Anuncios