Hábitos alimenticios que debes evitar o afectarán tu productividad

0

CN COLIMANOTICIAS

México.- Para entender la relación tan importante entre alimentación y productividad, basta con leer la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2019) respecto a lo qué es nutrición:

“La nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud. Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad”.

En ocasiones, hemos escuchado la frase “eres lo que comes”; pues en la actualidad, también aplica el dicho popular: “trabajamos como comemos”, es decir, dependiendo de la calidad de nuestra alimentación y la cantidad consumida de alimentos, será el rendimiento que tengamos no sólo en nuestra vida laboral, sino en nuestra calidad de vida.

Es por ello que, te comparto algunos consejos, para mejorar tu productividad:

1. Evita exceso de carbohidratos simples. No tengas dulces y chocolates a la mano en el cajón de tu casa o en el lugar de trabajo. El consumo de aperitivos no saludables, evita que te mantengas alerta y despierto para seguir tu jornada.

2. Mantente hidratado. Aunque tengas que ir continuamente al baño, necesitas del agua en todo momento. El transporte de nutrientes y, por lo tanto de energía, se da gracias a una buena hidratación. Si te deshidratas pierdes la concentración mucho más rápido.

3. No olvides el desayuno. Salir de casa sin desayunar, es como querer arrancar el automóvil sin gasolina. Empezar el día con el “tanque lleno” es muy importante.

4. No comas frente a la computadora. Descansar y darle el espacio y lugar adecuados a la alimentación, forma parte de los hábitos saludables que mejorarán tu jornada laboral. En muchas ocasiones, creemos que el no salir a comer, nos ahorra tiempo para seguir trabajando. A la larga, sucede todo lo contrario, el cuerpo resiente esta deficiencia y, en muchas ocasiones, nos genera más cansancio, problemas metabólicos y un desgaste innecesario.

5. Aprende a descansar. El ciclo del hambre y la saciedad está directamente ligado al ciclo del sueño. Es por ello que, aquella persona que quiere tener una vida productiva y sana, debe darse espacios para todo. Tiempo de calidad para dormir, comer, trabajar y recrearse.

El éxito de la productividad estará en el balance y el equilibrio entre tu jornada laboral y tus hábitos de alimentación saludables.

Fuente: EME DE MUJER

Anuncios